martes, 2 de junio de 2009

¿LIBRO O PELÍCULA?

Durante estos días habrán podido escuchar comentarios tales como "la peli de Ángeles y demonios es mejor que El código Da Vinci", "prefiero el libro de Dan Brown a la película" o "quiero ver la nueva de Harry Potter, aunque seguro que no supera el libro". La sociedad, todos críticos y espectadores, crea estigmas a la babalá, de forma que el colectivo interioriza ideas generales que, por aceptadas y falsas, devienen prejuicios. La moda de llevar a la gran pantalla los libros de turno (superventas, no literatura de altura) ha fraccionado nuestra mirada y ha alterado nuestras palabras. Se abre ante nosotros un ámplio abanico para el estudio de una película: citar el material nuevo a partir de otro, casi siempre conocido por un amplio número de personas. ¿Qué debe hacer el crítico: leer el libro para poder ver la película o olvidarse del soporte literario, centrándose directamente en el film y evitando comparaciones odiosas, contaminaciones artísticas? Nuestra forma de ver y de leer no es ingenua, está alterada por una tradición, una sociedad y unos cánones añejos. Nacemos con la capacidad de ver, pero leer implica un esfuerzo, un conocimiento mayor; de aquí que el libro, siempre de prestigio, sea mejor recibido que la película.La sociedad entiende que un film es accesible a todo el mundo. Se equivocan.



El fan del libro debe aceptar que el lenguaje cinematográfico es diferente al literario (sin embargo, hay cine poético y cine en prosa) y que el director, los actores y demás profesionales tienen la obligación de crear una buena obra, no una buena adaptación del material escrito. Amamos el arte y, din darnos cuenta, tiramos piedras contra su propio tejado: querer una adaptación cinematográfica fiel al libro, un peplum de cinco horas que resuma cada detalle y subtrama del texto, es inmoral, antiartístico. Algunos cineastas accederían encantados (para eso existe el término 'director de encargo'), pero el espectador con criterio no puede celebrar tales prácticas. Para analizar una pieza artística hay que establecer una distancia: no dejarse cegar por nuestros gustos y fanatismos, olvidar referentes anteriores y acercarse a la obra como elemento independiente y pieza global (dentro de la filmografía de un autor, actor o contexto histórico). Las interpretaciones, nuestra mirada, las posibles interpretaciones aumentan, crecen, evolucionan. Ante la variedad, el crítico debe mantener su estatus: todo el mundo es libre de dar su opinión, pero no todos gozan del raciocinio, criterio y estilo suficiente. Demasiado centrados en ver muchas películas (no es lo mismo ver películas que ver cine: las connotaciones cambian), no nos hemos percatado de que nadie nos ha enseñado a ver una película. El acto de ver no es tan fácil, incluso el sencillo aleteo de una mariposa precisa estudio. Ver e interpretar. El qué y el cómo. La filología, la filosofía y el cine. Estamos perdidos en la traducción, en la interpretación. No existe solución: basta con darse cuenta del embrollo.

El post inaugura una nueva sección: CINE Y LITERATURA.

Próxima entrada: CINE Y LITERATURA 1: THE READER

11 comentarios:

redna dijo...

Creo que los rasgos de un libro a una pelicula son muy distintos. Por ello muchas veces no se haga una buena pelicula, porque la pelicula no quiere decepcionar a los que leyeron el libro. El ejemplo que me gusta poner en estos casos es El señor de los anillos. Una obra maestra de la literatura se comvierte en una obra maestra del cine. Y puedo hacer una lista interminable de escenas, personajes o momentos que se diferencian entre el libro y la pelicula.

Cinefilico dijo...

Hace algunas semanas que te sigo Xavier, aunque hasta ahora no me he atrevido a escribir.

Primero de todo, enhorabuena por tan completo blog.

Espero con ansias este tema, me resulta muy interesante las adaptaciones que se hacen en cine.

Pabela dijo...

Pues siempre digo lo que acabas de decir, justamente son dos formas diferentes de contar y el cine basado en textos literarios no deja de ser una reinterpretación uno del otro. Y como la literatura exige nuestra propia recreación mental es fácil caer en comparaciones. Despegar las visiones de una y otra fomra de contar con sus recursos diferentes cuesta pero como dijo redna hay muy buenos ejemplos de excelentes adaptaciones de libros al cine. Estoy también ansiosa por este nuevo espacio de combinar dos cosas que tanto adoro como es el cine y los libros.

Sean Bauer dijo...

amplio campo de debate el q acabas de abrir Xavier ; )
Le prestaré toda mi atención a cada nueva entrega.

Si te fijas, una de las cosas q mas ocurre en las adaptaciones de libros al cine es ese sentimiento que el escritor dscribe en una linea, pero q unos torpes guionistas y directores han d plasmar en un dialogo estupido...

Mariano dijo...

Me gustaría poder separar libro de película, pero es innegable que cuando el director destroza la esencia de la novela, la adaptación no es buena. En fin, hablo de "adaptación"; una película puede entretener y hasta considerarse buena por lo que es, pero así y todo los fanáticos del LIBRO pueden tener razones para sentir que se burlan de ellos. Un claro ejemplo fue la cuarta de la saga de Harry Potter (mal o buen libro, eso va por gustos) donde el director, de las 600 págs, se quedó únicamente con las escenas menos relevantes: acción y problemáticas adolescentes; para cualquier fan de HP es pan comido entender la trama de todas formas, pero en base a esa mala adaptación es imposible encontrar relaciones entre ese film y los anteriores (y posteriores) para quienes no leyeron las novelas de J.K.R.
En resumen: creo que una película puede gustar y hasta ser considerada obra maestra; pero así y todo ser pésima como ADAPTACIÓN... Para quienes no hayan leido la novela, aquello pasará desapercibido, pero para lo ávidos lectores el daño está echo.
MUY BUEN POST ;-) ,SALUDOS!

SERHUMANA dijo...

A ver como te digo mi opinion sin extenderme demasiado.
De acuerdo con vos, creo que eso resume bastante.
En cuanto a ver cine, y poder criticarlo con criterio, obviamente hace falta conocer algo de lo necesario para llevar a cabo ese filme. Otra cosa distinta es dar una opinion personal, que tambien es valida e interesante, pero son dos cosas distintas.
Con respecto a las adaptaciones de libros, una cosa no quita la otra. El dilema de ¿primero leo o primero veo? creo que radica justamente en la comparacion, y que a mi entender, no tiene ningun sentido. Va a leer el que le guste la lectura, y a ver, el que le guste mirar películas. Y si a alguna le gusta tanto una cosa como la otra, pues tendra que leer el libro cuando le agarren ganas de leer y mirar la peli cuando tenga ganas de disfrutar una película.
Leer para ver; o ver para leer me parece ilógico.
Lo que si entiendo es que si leiste un libro que te encantó, cuando sale la película se tenga intencion de verla, por supuesto, porque lo que gustó es la historia (pero atenti acá, se va a ver algo un tantito similar, solo un tantito, no se va a ir a leer el libro a la sala de cine). Lo mismo al revez.
Yo, particularmente, prefiero ver las películas de las historias que me parecen interesantes. En realidad, no me detengo a pensar si esto o lo otro, miro las películas, porque es lo que me gusta. En cambio, leer, si bien me gusta, no soy de comprar muchisimos libros. Lo que si me pasa, es que si una peli me gusta mucho, me interese su libro porque se supone que alli se encuentran más datos de la historia, se desarrolla aun más.
Pero volviendo al tema de las pelis, analizarlas como adaptacion fiel, no existe, porque es imposible, tiene que estar bajado a lenguaje cinematografico, por lo que seria imposible de realizar.
Lo que yo interpreto por ser fiel al libro, es algo asi como "transmitir lo esencial" de la historia, las grandes partes.
Pero tambien existen las adaptaciones libres, y no tienen porque ser malas, solo el director tomo el libro como disparador de ideas y de alli salio algo completamente distinto.
En algo si no estoy de acuerdo y es en que vendan una adaptacion libre como una adapatacion. Por que alli hay engaño al especatdor.
Y ya me estoy extendiendo demasiado, pero es que este tema da para largo ;-)
Ahora hablemos de evaluar un guión. Ahi si, si es una adaptacion, creo que se debe leer el libro para saber como fue que lo pasaron a guion, que parece que no, pero alli hay todo un arte, en el pasaje en si. Aunque a mi entender siempre valga más como merito, un guión escrito original que una adaptación. Pero de todas formas alli hay todo un trabajo y hasta a veces bien engorroso, para mantener la historia y traspasarla a otro lenguaje diferente.
Bueno ya me dejo de escribir. ;-)
SALUDOS!!

Mariano dijo...

Ya está mi crítica de "Drag me to hell" en mi blog. Te invito a verla saludos!
http://marianotodooscars.blogspot.com

david gil dijo...

hola xavier,
1- buen análisis, estoy bastante de acuerdo
2- a mi me encanta el cine. Por eso, veo las pelis y extraigo mis conclusiones, evidentemente sin centrarme en el libro. Por la sencilla razón, que mi texto es el cine y no cómo se adapta o lo que me dice el autor literario (o casi mejor dicho novelesco)
eso es todo,

Un saludo,

www.festivalesdecine.tk

Grinch dijo...

Interesante y acertada sección, yo soy de los que si les ha gustado mucho la peli leen el libro. Normalmente sigo ese cliché de que el libro es mejor que la película, sólo una vez me gustó mucho más la peli que su origen literario: Brokeback Mountain.
Pero hay adaptaciones muy loables como la reciente A ciegas (Ensayo sobre la ceguera).

Saludos!

seo dijo...

SIEMPRE LIBRO.LAS PELIS DEJAN EN EL TINTERO MUCHOS MATICES QUE EN EL LIBRO APRECIAS MAS Y TU MISMO TE MOSNTAS EL ESCENARIO Y LO SIENTES DE MODO DISTINTO

TODO LIBRO QUE VEO ADAPTADO A CINE, ME DECEPCIONA EL RESULTADO

SALUDOS

maya93 dijo...

Hola!!!! Yo creo que cuando un director hace la película sobre un libro se deja muchos datos sin escenificar. Un buen ejemplo son las sagas de Harry Potter, yo soy adiccta a este mago y a sus aventuras, pero no puedo tolerar que por poner un ejemplo en la cuarta película se pierdan muchos datos o se modifiquen otros, no fue Neville Lonbotom quien le dio a Harry Potter las branquialgas, sino que fue Dobby el elfo domestico.
¿Podemos permitirnos estos errores? Yo creo que no porque leemos una cosa y luego debemos verla igual no diferente.
Debemos frenar todos ls errores de las roductoras.
Un besito de una chica de 16.