domingo, 4 de enero de 2009

OSCARS 4: GLADIATOR


Título: GLADIATOR (EL GLADIADOR) Título original: Gladiator Dirección: Ridley Scott País: Estados Unidos y Reino Unido Año: 2000 Duración: 145 min. Género: Drama histórico Reparto: Russell Crowe, Joaquin Phoenix, Connie Nielsen, Richard Harris, Djimon Hounsou, Oliver Reed, Derek Jakobi, Ralf Moeller, Tommy Flanagan Guión: David Franzoni, John Logan y William Nicholson Distribuidora: United International Pictures Producción: David Franzoni, Branco Lustig, Laurie MacDonald, Terry Needham, Walter F. Parkes, Douglas Wick y Ridley Scott Diseño de producción: Arthur Max Dirección artística: Keith Pain Fotografía: John Mathieson Vestuario: Janty Yates Música: Hans Zimmer y Lisa Gerrad Montaje: Pietro Scalia Decorados: Jille Azis, Elli Griff, Sonja Klaus y Crispian Sallis Efectos especiales: Lee Lighting Ltd. y Mill Film Presupuesto: 100 MILL.$ Nº oscars: 5/12 Nº globos de oro: 2/5 Fechas de estreno: 01/05/00 (EE. UU.), 17/05/00 (ESP.)

La gala
Los Oscar encajaron una gala y un ganador discutible. El Shrine Auditorium de Los Ángeles alzó la estética y trama romana de Gladiator durante las más de tres horas que duró la 73ª entrega de los premios más conocidos del panorama cinematográfico. La noche del 25 de marzo de 2001 fue una velada mediocre, plagada de injusticias académicas. El palmarés estuvo muy ajustado sin llegar a endiosar ningún film de los presentes. La actuación de Steve Martin supuso el respiro perfecto entre premio y premio, entre sonrojo y sonrojo. John Travolta, resucitado por Tarantino a mitad de los 90, presentó el imprescindible In Memoriam del año. La gala, pese a la polémica, nos regaló varias estampas para el recuerdo. Refresquemos la memoria...

¿Merecía el Oscar?
La crítica fue bastante fría ante el estreno y posteriores premios de muchos de los films nominados. Chocolat y Erin Brockovich recibieron duros escritos que imposibilitaban su éxito en los Oscar. Dos películas de marcado carácter femenino, uno desde el realismo mágico de Hallström y otro desde el thriller con mensaje, periplo de madre coraje e historia de superación que representaba Erin Brockovich. Steven Soderbergh era antes de empezar el ganador moral de los premios: el director, siempre anclado entre lo comercial y lo indie, veía coronadas sus dos propuestas entre las mejores películas del año. La otra contendiente era Traffic, un relato original sobre la droga, su consumo, su comercialización y su importancia en un mundo globalizado, carente de principios, representación de un sistema político, policial y educativo nefasto y corrupto. Traffic, sin ser un portento, era la película más compleja del año y la Academia, consciente de estar ante una obra importante, la premió con tres estatuillas: guión original, actor secundario para Benicio del Toro y director. Traffic no podía considerarse perdedora: sus tres Oscar, los cuatro de Tigre y Dragón (una propuesta demasiado exótica para ganar el premio gordo) y las cinco medallas de Gladiator demostraron que los votos de los académicos habían sido muchos y muy variados. No creo equivocarme al decir que muchas victorias estuvieron bastante reñidas y se saldaron con escasos votos de diferencia. Gladiator utilizó la confusión y el desánimo de los entendidos con una campaña publicitaria potentísima. La película se había estrenado en mayo y nadie apostaba por ella. Pasado el verano, Gladiator fue milagrosamente rescatada. El taquillazo de temporada se convirtió en el aroma academicista e histórico que la Academia precisaba. Su victoria fue injusta, pero no había otra opción.


¿Por qué ganó?
En la producción de Gladiator intervinieron muchas personalidades cuya influencia e intereses fueron de vital impotancia de cara al Oscar. La Academia, pero, denotó insatisfacción. Esta era la oportunidad de oro para galardonar a Ridley Scott, autor de clásicos (¿clásicos?) como Alien o Blade Runner. Sin embargo, el premio al mejor director fue para Soderbergh. Puede decirse que la Academia no quiso premiar a Scott, ya sea por su desigual carrera o sus contínuos coletazos en aras de lo comercial, lo simplón, lo superficial. Pese a la obvia división de votos entre Erin Brockovich y Traffic, Soderbergh salió revitalizado en una lucha que carecía de contrincantes. La Academia también sorprendió premiando a Casi Famosos, la amable obra de Cameron Crowe, con el premio al mejor guión original. Los votantes consideraron que Casi Famosos, no nominada en las categorías principales, estaba mejor redactada que Gladiator. Tremenda incongruencia: si la mejor película no es ni la mejor dirigida ni la mejor escrita, ¿por qué venció? Para más inri, la película de Scott recurrió a la tecnología para confeccionar la mayoría de escenarios, vestuario y efectos especiales. Si Gladiator carece de las formas clásicas, ¿por qué ganó el mismo reconocimiento de títulos como Ben hur? El palmarés de ese año dejó numerosos recovecos y notables misterios. Mientras ganaban Roberts (espléndida) o Bob Dylan, se olvidaba la valía de Amores Perros o I've seen it all, la portentosa pieza musical que debería haberle dado a Björk una justísima nominación al Oscar. Los ganadores fueron unos cuantos; los olvidados, muchos. Aún recuerdo la cara de incrédulo y superioridad que puso Ben Stiler cuando Björk salió al escenario a interpretar su particular obra maestra. Esta escena es la perfecta metáfora para justificar que la Academia odia lo raro y premia lo clásico (o lo que se supone clásico). Cada vez que mi profesor de historia (menudo maestro) mencionaba la película en sus clases me ruborizaba, me escondía entre un alumnado que aplaudía y aplaude lo entretenido de la propuesta. Gladiator ha hecho mucho daño a la historia y a los Oscar. A los hechos me remito: los fotogramas de la película esconden numerosos gazapos e incoherencias históricas que muchas páginas web se han encargado de recopilar con esmero y atino. Ríanse ustedes del reloj plateado de Charlton Heston...


El orgullo de Máximo
Recuperar el honor y vengar la muerte de su familia eran las prioridades de Máximo, un Crowe musculoso e histriónico que competía contra Javier Bardem y su Reinaldo Arenas en Antes que anochezca. De poco le sirvió a Tom Hanks y a Ed harris ganar y perder peso en Náufrago y Pollock: el australiano ganó el Oscar y se convirtió en un enfant terrible seguido por muchos y odiado por otros tantos. Crowe fue el actor de moda, una moda pasajera que acabaría con Una mente maravillosa, la protagonista de los siguientes Oscar. Daldry, Bardem, Lee, Phoenix y Dench repitieron nominación en posteriores galas, muestra de que Hollywood tenía nuevas genialidades para aprovechar en proyectos inminentes. Aunque no puede decirse que Crowe es un mal actor, es de justicia evidenciar la polémica que siempre le ha perseguido, las opiniones encontradas que siempre ha despertado. Crowe representa tras Gladiator lo decadente y sombrío de la industria del cine; a sus nombrosos desaires con la prensa y problemas con la bebida cabe sumar la imagen descuidada a nivel físico de American Gangster y Red de mentiras. Crowe ha pasado de ser un sex symbol talludito a un Homer Simpson deleznable, la vieja gloria de una Roma no tan avanzada. ¿Exigencias del guión o reflejo de una realidad acallada? La polémica continúa.


La anécdota
Pese a que el premio a la mejor banda sonora fue para Tan Dun (Tigre y dragón), muchos reivindicaron la autoría de Klaus Badelt y Lisa Gerrad, compositores junto a Hans Zimmer de la música de Gladiator que no fueron reconocidos por la Academia. Todo ello ha aumentado el mito de Gladiator, una película que goza aún de cierta fama a nivel popular. Scott continúa anhelando su estatuilla. El tiempo, además, ha demostrado que Traffic y Tigre y dragón eran obras superiores que han calado hondo entre los cineastas de la actualidad. Tigre y dragón coincidió con una creciente admiración hacia el arte oriental, sobretodo el terror de cintas como La maldición o Llamada Perdida (obvio sus lamentables remakes americanos). La vena academicista seguiría un año más con Una mente maravillosa, esta vez premiando a otro autor polémico y comercial: Ron Howard. El paso adelante que supuso American Beauty fue inmediatamente eliminado por Gladiator y Una mente maravillosa. Esto nos sirve para ver que la Academia deja deslumbrarse por efectismos fáciles, prefiere que la entretengan, acoge más alegre el camino fácil, las leyes de lo ya visto (¿cuántos films extranjeros de temática bélica e histórica han ganado el Oscar a la mejor película de habla no inglesa?). La tensión entre los académicos veteranos y los recién llegados ya estaba latente y no eclosionaría hasta la gala del 2006. Algo se cocinaba a fuego lento y en silencio en el seno de la Academia. Gladiator escondía esta realidad... aunque no por mucho tiempo.


PRÓXIMA ENTRADA: DOMINGO 11, UNA MENTE MARAVILLOSA

11 comentarios:

vitonemen dijo...

Galdiador fue una gran película pero para mi opinión Traffic es minotoraimente mejor.
Russel Crowe esta mejor en Una Mente Brillante que en Gladiador y creo que para esta categoría tambien estaban: Hanks , Rush , Bardem y Ed Harris y creo que debería haber ganado Hanks por El Naufrago.
Y Tambien creo que la bana sonora de Gladiador era mejo que la de Tigre y Dragon, incluso la de traffic era mejor que esa.

Exelente Analisis.

Saludos!

Jose Barriga dijo...

Gladiator, típico y flojo cine comercial americano, no se merecía ese premio, por su parte Traffic debió llevarse el Oscar a Mejor Película, que descaro por parte de la Academia, si Traffic tenia en sus manos 4 oscars: edición, guión, actor reparto y dirección como no va a ser esta la mejor película del año?. Una de las decisiones mas cuestionables de la Academia.

Javi Triunviro dijo...

A mi Gladiator me gustó, aunque Scott se superó con creces con American Gangster, película totalmente olvidaba por la academia.

Saludos.

http://ciudadquenuncaduerme.blogspot.com/
http://rodriguezspain.blogspot.com/

Nestor dijo...

Saludos !

en primer lugar felicitarte por tu blog ydecirte que compartimos la pasión por el cine.
Te invito a visitar mi blog y a que nos linkemos.

nestorcine.blogspot.com

Sandy dijo...

No soporto esta película. ¡¡Además de que Bardem estaba mejor que Crowe!! Definitivamente, Traffic sería la justa ganadora.

Saludos

Mia dijo...

Hola! Acabo de indagar un poco por tu blog y debo decir que me encanta.
Espero que no te importe que te haga un link en el mío :)

Por cierto, en mi blog estoy haciendo unos premios para el cine del 2008, si quieres pásate y vota a tus favoritos.

Un saludo y Feliz Año!!

http://novotelmusicaycine.blogspot.com

Mariano dijo...

EN MI BLOG YA SE HA ELEGIDO el MEJOR FILM DEL 2008... Me gustaría ver su opinión en el artículo!!
saludos amigos!
Mariano

http://marianotodooscars.blogspot.com

Mark Rubio dijo...

Por favor...

Gladiator mejor pelicula del año???

Sin duda yo me quedo con Casi Famososo y Traffic, dos peliculas enormes (Casi Famosos incluso merecia nominacion, y merecia mas el premio tambien)
Y Chocolat tambien me parece superior a Gladiator, es una propuesta mucho mas original y mejor resuelta.

Que no estoy diciendo q Gladiator sea una mala pelicula.
Pero con los oscar de actor, vestuario, sonido y efectos especiales habria sido un ganador justisimo, y habria pasado a la historia del cine como una justa vencedora.

Y Tigre y Dragon... su banda sonora es inferior a la de Chocolat.

saludos, y buen analisis!

Alec Roivas dijo...

Un año muy injusto, desde sus ganadores hasta los nominados.

La justa ganadora en cuanto a nominados era Traffic pero faltaron las nominaciones para Amores Perros, Dancer in the Dark y Requiem for a Dream, película de Aronofsky que este año seguro vuelve a ser olvidado con esa obra maestra llamada The Wrestler.

En cuanto a las categorias de interpretación, la victoria de Crowe fue injusta considerando que lo merecia en 1999 por The Insider, Roberts estuvo excelente pero prefiero a Ellen Burstyn, Benicio del Toro vencio justamente y Kate Hudson se quedo sin su Oscar por Almost Famous a favor de Marcia Gay Harden.

Y muy cierto lo que dice Jose Barriga como Traffic llevandose los premios a dirección, guión adaptado, actor secundario y montaje pierde el de película. Similares los casos de nomianción para Le Scaphandre et le Papillon y Cidade de Deus con nominaciones en dirección, guión adaptado, fotografía y edición y no logran en película siendo las mejores de sus respectivos años.

Por cierto, he publicado mi crítica para The Curious Case of Benjamin Button en Cine X Cine, espero poder leer tu opinión.

guillermo y gabriel dijo...

gladiator es la mejor peli de russel crow con cinderella man y solo por salir el es una bomba de peli

guillermo y gabriel dijo...

gladiator es un peliculos y russel crow un actorazo