sábado, 26 de septiembre de 2009

CUANDO EL CINÉFILO SE QUEDA SIN CINE (Y SIN CINES)


¿Ven esa pasarela? Es la misma que crucé para ver Tropic Thunder, Wanted, Los hombres que no amaban a las mujeres, Mentiras y gordas o Enemigos públicos. Puede que la lista se acabe porque el cine cierra. Las luces se apagarán y el centro comercial donde se incluye el complejo perderá la que fue su insignia desde hace catorce años. Los responsables del cine alegarán falta de espectadores o conflictos con la directiva del centro comercial. Han protagonizado múltiples portadas y centrarán otras tantas si la amenaza llega a cumplir. En todo caso, quien sale perdiendo es el cine. O mejor dicho los cinéfilos, que deberán desplazarse en autobús o coche para poder ver un film en pantalla grande. Tarragona, que hace unas décadas gozaba de numerosos, pequeños y vivos cines en su casco urbano, se quedará sin la magia del séptimo arte. La insignia reza 'Tarragona, ciudad de la cultura'. Permítanme que lo dude.


¿Qué hacer cuando el cinéfilo se queda sin cine (y sin cines)? No nos ponen las cosas fáciles. Los estudiantes tenemos, por lo menos, trabajo de lunes a jueves. Pero... ¡sorpresa!: los cines aplican sus descuentos entre semana, algo ilógico. Los adolescentes no van al cine porque les resulta caro. Pero cada uno tiene ordenador en su casa, casi siempre pagado por los papás. No hay duda que el joven optará por descargarse la película que quiera ver, relegando el cine a pequeñas grandes excepciones (casi siempre reuniones de amigos). La estrategia de construir multisalas lejos de las grandes ciudades y en polígonos industriales afecta a los más jóvenes, que no gozan ni de coche ni de tiempo. Luego hablan de la caída de espectadores, incluso de factores relacionados con la contaminación. ¡Menuda hipocresía! La realidad es que servidor, que ni puede ni quiere vivir sin cine, lo tendrá más difícil a partir de noviembre para ver películas (y lo que es peor: para actualizar el blog con críticas de actualidad). El cine que peligra, Lauren Tarragona, aúna seis salas y su rutina de proyecciones solo contempla películas comerciales (hay excepciones: allí se pudieron ver Milk o Déjame entrar). Para el cinéfilo exigente no es una pérdida notable, pero sí una derrota de la cultura y de la decencia. No solo perdemos un edificio, sino las historias que en su día contuvo y contiene. Una pena.

17 comentarios:

ArturO dijo...

Pues que mala pasada en tu ciudad, que la verdad del otro lado del charco, en mi ciudad tenemos cuatro cines y no solo llegan peliculas comerciales, ahorita hay una muestra de cine frances + el forum de la cineteca. Y es cierto la gente exige cultura, y ns quitan lugar donde se xpone y representa. Una pena.
Saudos...

Pabela dijo...

Bueno, el cine de mi barrio como otros miles en la República Argentina fueron cerrando y convirtiéndose en templos de la Iglesia Universal asique te entiendo perfectamente la bronca y la impotencia. Por mi parte si bien no es un largo trayecto pero igual tengo que tomar bus o taxi para llegar a alguna de las salas más cercanas.

Blanch dijo...

Eso es una verdadera putada. Y yo que me quejaba de Tenerife, aquí al menos seguimos teniendo varios multisalas y un Renoir...
Espero que se resuelva y puedas seguir yendo al cine sin tener que irte a otra ciudad.

Un saludo!

Manuel Márquez dijo...

Lamento mucho la circunstancia, compa Xavier, y espero que, en la medida en que aún haya opción para que no se materizlice, tengas la suerte de que no "culmine".

Un abrazo.

Cinemagnificus dijo...

En Málaga, mi ciudad (guiri landia) sólo queda un cine en el centro (y otro que acaba de comprarlo el Ayuntamiento para hacer la filmoteca, pero queda tela para verla terminada), el resto están en los grandes centros comerciales, que si bien reservan (algunos) salas para películas "de autor", están lejos en los polígonos, masificados y son carísimos. Lo triste es que, de alguna u otra forma, con internete al cine se le ha dado un enorme mazazo, y los "avariciosos" de los que regentan tantos cines se han buscado que la gente se baje las películas (ya que en realidad, hasta la película más difícil de conseguir acaba en internete). Todo ha cambiado tanto en tan poco tiempo...

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Los cines, por desgracia, se están viendo relegados a refugiarase en centros comerciales, dejando de ser algo cercano y de barrio. Una pena.

Pablo Martinez dijo...

Bueno, esa una situación de mierda (si se me permite el término), la verdad. En mi caso, en mi ciudad, la capital de la provincia, hay UN SOLO CINE DE CUATRO SALAS, que proyecta solo films comerciales, como Hanna Montana: La película, Drag me to Hell, El Secreto de sus ojos, etc. Con decirte que todavía tenemos en cartelera Enemigos Públicos...

Yo estoy trabajando en un informe especial sobre el tema.

Excelente tu artículo, aunque lamentable el hecho.

Saludos! Pasate a dedicarle un comentario al Cumplemes del Blog! jajaja

Un abrazo Xavi!

PM

Dialoguista dijo...

Como dice Pabela, acá en Argentina, los cines pasaron a usarse para otra cosa. Solo quedan los cines en los complejos enormes, los shoppings, y alguno que otro de los antiguos. Pero hay, hay muchos cines en Buenos Aires. Ahora si viajas un poco an interior, ya no tanto. En la provincia de Buenos Aires, hay pueblos o ciudades en las que hay un solo cine, o ninguno, y el que hay pasan películas con más d eun año de retrazo.
No sé como será la distancia que mencionas para llegar a un cine. Acá tomar un colectivo es algo más común, las distancias son cortas, dentro de la misma capital. Pero por lo que decis, estas hablando de distancias más largas!!!!
La verdad es que el cinefilo sin cines (por más internet, tele, cable, que haya) se siente perdido!!!
Saludos!!!

March dijo...

Hace años ya cerraron otros dos cines que estaban en la ciudad y, por entonces, me disgustó mucho que pusieran un cine dentro de un centro comercial. No obstante, me da muchísima pena que lo cierren porque he pasado muy buenos momentos y, de hecho, era al único al que iba. Me niego a desplazarme en coche y perder tanto tiempo para ver una película.
Ahora solo nos quedará la Antiga Audiència (donde proyectan películas en VOS, pero con un horario muy restringido) e Internet (qué haríamos sin este gran invento los cinéfilos que vivimos en ciudades como Tarragona).
En fin, ¡una verdadera lástima! Así que este invierno: sofá, mantita y comodón DVD.

Saludos

Roke dijo...

Pues no sabes cuánto te entiendo, la sala de cine más cercana que tengo está a 30 minutos en coche, y cómo no, en un centro comercial a las afueras del pueblo que dedica tres salas a Transformers. Y si a esto le sumas que ni sé ni puedo conducir, que sólo hay dos autobuses diarios (el de la mañana y el de la tarde) a este pueblo con un horario pésimo para ver una película (te explico, el de la tarde sale a las 16.00 de mi pueblo, haciendo un trayecto más largo para llegar a otras paradas, así que la media hora se transforma en hora, a las 17.00 ya en el pueblo hay que coger otro autobús urbano que te lleva al centro comercial, y entre la espera del bus y el trayecto, es otra media hora. A las 17.30 ya estás en el cine, pero de qué te sirve si la mayoría de las sesiones empiezan sobre las cuatro y las cinco y las siguientes son a las seis y siete y a las 19.00 vas a tener que coger otro autobús para poder llegar a tiempo a la parada desde donde sale el mismo puñetero autobús que me trajo y el único que me volverá a llevar a mi pueblo) y que no conozco a nadie de mi pueblo que tenga una ferviente pasión por el cine que me pueda llevar en su coche, ver una película en el cine me resulta jodidamente difícil. Menos mal que todavía existen los videoclubs y sí, internet. Ahora ya sabes cuánto te entiendo.

Saludos Xavier, estoy de vuelta tras otra temporada sin internet, así que no he podido seguirte ni leer tus orbas del Directed by, pronto lo ahré y te dejaré mi comentario, tengo todas las esperanzas puestas en Macdollar.

Javier Cinarro dijo...

Pero solo queda ese cine en una ciudad como tarragona??? En zaragoza estamos de suerte, han abierto unos cines nuevos en un centro comercial no muy alejado del centro de la ciudad y ademas hay dos salas en versión original.

Saludos

Off-topic: Quiero recomendar desde aqui "el secreto de sus ojos". Obra maestra (y no es algo que digo mucho).

Dante dijo...

Me he quedado de piedra, no sabía que en Tarragona (ciudad más grande que la mía) ya no quedara ni un cine. Es raro porque donde vivo no se ha cerrado ninguno, aunque hay una evidente bajada de público. Es raro que no digan que la causa primordial es la descarga de films por Internet, antes que el precio de la entrada. Me parece que si alegan que es caro, veo fácil la solución, ¿no?
Desde luego se pasan con los precios. Un robo manifiesto.
Espero que puedas seguir yendo al cine, aunque por eso tengas que moverte más de lo habitual.
¡Saludos!

satrian dijo...

Es una verdadera pena lo siento mucho.
En Zaragoza no nos podemos quejar de salas, pero tenemos muy poco circuito de VO, y algunas películas minoritarias es difícil verlas porque no duran nada en la cartelera, o solo en ciertas sesiones.

Santi dijo...

No fotem que tancan el Lauren del Parc Central!

Joder, yo hace mucho tiempo que no voy a los Lauren (creo que la última que vi allí fue "Matador" con un inmenso Pierce Brosnan), pero igualmente siempre había colas de gente para entrar. Siempre voy a Les Gavarres y allí no faltan espectadores (aunque a 9'50€ las versiones 3D a ver quien tiene huevos de ir). Como dices, el cine es caro, y más caro el fin de semana (¡¡7€!!), tan solo martes con carnet de la URV o miécoles sale algo más barato (y sesión golfa y matutina los domingos si la hay), pero es cuando más complicado está para ir.

Lo dicho, yo no disfrutaba del Lauren desde hace mucho (que ojo, he ido mucho a ese cine sobre todo cuando no tenía carnet de conducir) pero es una verdadera lástima. A ver ahora donde irán los chavales de menos de 18 años... ¡A bajarse películas! (que no es lo mismo que piratear, que conste). De todos modos, espérate que en el nuevo Corte Inglés no habran un cine...

Santi dijo...

PD: D.E.P. Lauren, siguiendo la estela de nuestros queridos Catalunya en la Rambla Vieja (donde recuerdo haber visto cosas como "El Rey León" y toda la re-proyección de la antigua saga de "Star Wars") y Oscar en Ramón y Cajal (donde vi, que recuerde ahora mismo, cosas tan variopintas como "El Show de Truman", "Los Otros" o "Congo")... Una pena y una vergüenza.

March dijo...

Qué recuerdos, Santi. En los Catalunya vi de pequeña "Las tortugas ninja", "Terminator", etc. y con mi abuela "Yo soy esa" de la Pantoja muy a mi pesar, claro. Mis gustos cinéfilos han mejorado mucho jejeje. Y en los Oscars: "Bailando con lobos", "Los otros", "Gato negro, Gato blanco", "El juramento", y un larguísimo etcétera.
Ay, esta ciudad va a peor culturalmente...

Santi dijo...

Ya te digo March, hemos pasado de una ciudad donde en su día se pudo ver "Gato Negro, Gato Blanco" (tela con los Oscar, ¿no?) a donde solo se ven "Transformers" y "Qué les Pasa a los Hombres"... o peor aún, ¡ya nada!

Por cierto, tiene guasa también lo de que en el Parc Central pusieran el parking pagando y solo sea gratis la primera hora... ¡¿y si vas al cine qué!? A pagar lo que pase de 60 minutos de la película (además de lo 7€ correspondientes). Mucha gente se habrá echado para atrás con esto del parking, y luego querrán atribuir el fracaso de los Lauren a la piratería... Valgam Déu! ¿Como puedes esperar que un cine el que te hagan pagar por el parking —que toda la vida ha sido gratis— vaya a funcionar?

Eso sí, hay que reconocer que los Ocine de Les Gavarres están muy bien, tienen una buena variedad (excepto algunas veces contadas que se dejan películas a estrenar como esta semana con "Destino: Woodstock" o "The Sky Crawlers"), pero en general la oferta es buena y las instalaciones también (y parking gratis y fijo). Si hasta ponen de vez en cuando pelis en VOSE (esta semana "¡El Soplón!" ["The Informant!"]) y se han subido al carro del 3-D (aunque con las gafas más incómodas que había en el mercado).