sábado, 17 de enero de 2009

OSCARS 6: CHICAGO



Título: CHICAGO Título original: Chicago Dirección: Rob Marshall País: Estados Unidos, Canadá Año: 2002 Duración: 110 min. Género: Musical Reparto: Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones, Richard Gere, Queen Latifah, John C. Reilly, Cliff Saunders, Dominic West, Jayne Eastwood, Bruce Beaton, Roman Podhora, Colm Feore, Rob Smith, Sean Wayne Doyle, Steve Behal, Robbie Rox, Chita Rivera, Taye Diggs Guión: Bill Condon Distribuidora: Lauren Films S.A. Producción: Marthy Richards y Harvey Weinstein Diseño de producción: John Myhre Dirección artística: Andrew M. Stern Fotografía: Dion Beebe Vestuario: Colleen Atwood Música: Danny Elfman Montaje: Martin Walsh Presupuesto: 40 MILL.$ Nº oscars: 6/13 Nº globos de oro: 3/8 Fechas de estreno: 27/12/02 (EE. UU.), 07/03/03 (ESP.)

La gala
Bonito día (23/03/03) para que el Teatro Kodak celebrara la resurrección del género musical. El éxito de Chicago quedó deslucido en una entrega aún más sobria que la anterior: fue la única edición que no tuvo la habitual alfombra roja, una decisión tomada por los organizadores ante el inicio de la guerra de Irak. Los Oscar tuvieron su particular ambiente bélico y el desfile de vestidos quedó relegado a un segundo plano. Los Oscar, pese a todo, continuaron siendo la hipérbole superficial y festiva de siempre. La Academia celebró el 75 aniversario de los premios reuniendo a un sinfín de actores, destacando una embarazadísima y recién galardonada Zeta-Jones. Peter O'Toole recibió el premio honorífico de rigor. O'Toole, harto de complacencias, demostró que tenía y tiene energía para rato al estar nominado por Venus años después. Los Oscar, al igual que O'Toole, recobraron su vitalidad al año siguiente, aunque nadie podrá olvidar la seriedad y la calidad de una de las mejores ediciones de la década. ¡Que empiece el baile!

¿Merecía el Oscar?
El quinteto nominado estuvo compuesto por cinco propuestas de culto, cada una con una munión de adeptos y detractores considerable. Se repitió el consabido patrón: la Academia premió lo accesible, lo entretenido. La gloria que tocó Chicago y su novato Rob Marshall tuvo dos pilares muy importantes: el terreno que dejó abonado Moulin Rouge! y el apoyo que tuvo la película por parte del Sindicato de Actores. Nada menos que cuatro intérpretes del film estuvieron nominados a la estatuilla, sin contar el imponente globo de oro que recibió Richard Gere. Apoyos a parte, Chicago fue la película con mayor número de nominaciones desde Titanic, una profecía clara del éxito del film. La factura técnica de Chicago era impecable y los sobres dorados sentenciaron. Pero todo galardón tiene su lado oscuro: Martin Scorsese, resignado y medio sonriendo, veía el fracaso rotundo de Gangs of New York, víctima de sus propios excesos (de estilo, de metraje, etc.). La batalla tuvo un claro y merecido ganador, aunque es de justicia destacar el premio de Nicole Kidman por Las Horas o los tres premios sorpresa de El pianista, una obra maestra que ya había ganado (aunque con polémica) un Cannes muy politizado. Roman Polanski no pudo recoger su estatuilla (todos sabemos por qué) y se convirtió en el vencedor invisible de la noche. Para el recuerdo quedará el largo y peliculero beso entre Brody y Berry, el discurso incendiario de Michael Moore o el Oscar al mejor guión original para Pedro Almodóvar, director que ya había hecho historia al estar nominado al mejor realizador. La Academia española debería reflexionar qué habría pasado si Hable con ella hubiera sido nuestra representante en los Oscar (el mérito recayó en la notable Los lunes al sol). Un error garrafal.

¿Por qué ganó?
Con los actores y la sección más conservadora de la Academia a favor, Chicago tenía el galardón asegurado. Las dos torres no podía recibir el premio con solo seis nominaciones y sin estar nominada a mejor director (al fin y al cabo, los académicos remendaron el olvido con el pleno del año siguiente). Las horas tenía nueve posibilidades de premio pero el drama de Daldry era demasiado inaccesible y novedoso para la Academia. Otro remiendo: el Oscar de Kidman, aunque injusto, enterraba el vacío de Moulin Rouge!. El pianista, representante del cine europeo que a veces encuentra su sitio en estos premios, no tuvo ningún sinsabor: la Academia había apreciado la maestría de la propuesta. A Gangs of New York no le ayudó su semifracaso de taquilla y su condición de favorita, mérito que recibió antes de tiempo (recordar que el globo de oro fue para Las horas). Sería justo decir que El Pianista y Las horas son dos obras maestras; Chicago, una digna merecedora del premio; Las dos torres, una buena continuación de la primera parte de ESDLA y Gangs of New York, una película notable de la que se despotricó injustamente. Otro futura compensación: Scorsese recibiría los alagos deseados con Infiltrados. El cine ganaba cinco obras para el recuerdo y el tiempo se encargaría de premiar a quienes no fueron premiados. Todos contentos.



Change, we need
Algunos vieron en esta 75ª edición una demostración de los cambios que se fraguaban en el seno de la Academia. ¿Eminem con un Oscar?, ¿Hayao Miyasaki premiado?, ¿Bowling for Columbine, mejor documental? La Academia no es el súmmum de lo moderno, pero algunas decisiones merecían el aplauso de los cinéfilos. El factor hispánico, representado por Almodóvar y Alfonso Cuarón, tuvo en Frida su máximo esponente: dos espledorosos Oscars para un pequeño gran biopic. Más discutible fue el premio a la mejor película de habla no inglesa: En un lugar de África, versión alemana de Memorias de África, ganaba frente a las superiores Hero y El crimen del padre Amaro. Pero el palmarés no admite debate: ganaron los mejores. Solo cabe esperar que la Academia premie a Julianne Moore, actriz que sufrió la mala suerte de competir con dos títulos a la vez (la gran Lejos del Cielo y Las Horas).



La anécdota
Pocos mencionaron que la película, al igual que Una mente maravillosa, estaba basada en hechos reales. La digna sucesora de Cabaret fue muy promocionada desde su rodaje (el testigo lo está recogiendo Nine) y John Travolta, Madonna, Nicole Kidman, Cameron Diaz o Ruper Everett estuvieron a punto de ser los protagonistas. También cabe destacar que Chicago fue la última película a destacar de Zeta-Jones, actriz que luego se centraría en su retoño recién nacido (¡algunos dijeron que una ambulancia estaba estacionada al exterior del Kodak Theatre en caso de parto!). Toda una comedia a la que Steve Martin, maestro de ceremonias, hizo referencia en sus chistes. Para finalizar, es curioso comprobar que Spielberg participaba con dos películas en la recámara: Minority Report y Atrápame si puedes. El Rey Midas empezaba a temblar: El retorno del rey esperaba su noche gloriosa.

PRÓXIMA SEMANA: OSCARS 7: EL RETORNO DEL REY

5 comentarios:

Javi Triunviro dijo...

Una de mis películas pendientes.

Vidal apuntame un 6 para "Resistencia" y un 8 para "Milk", mañana te diré sobre "siete almas".

Saludos.

http://rodriguezspain.blogspot.com/
http://ciudadquenuncaduerme.blogspot.com/

Mark Rubio dijo...

Chicago me parece una muy justa ganadora!
Cierto que Las Horas sea una obra superior, cierto q El pianista tambien lo sea.
Pero no hay nada como Chicago, q es excelente en todos los aspectos, y a todos deja contentos.

Esa noche me gusto en abundancia el palmares. Zeta-Jones, Kidman y Brody estaban magnificos en sus actuaciones (aunque el Oscar se lo habria dado a Zellweger, y a Kidman se lo habria dado por MOulin Rouge!). Cooper muy bien tiene q estar para haber superado a C. Reilly y Ed Harris, q hacen unas actuaciones magnificas.

Me muero por leer tu analisis de El Retorno del Rey, una de mis peliculas favoritas.

saludos!

VitoneMen dijo...

manLa verdad es que sin desmerecer a "Chicago" que la vi y es una buena película me hubiese gustado y hubiese encontrado la justa ganadora a "El Pianista", algo parecido con lo que paso con "La Vida es Bella" y "Shakespeare In Love"

Saludos!

Jose Barriga dijo...

Con la gran competencia dudo que esta fuese la justa ganadora, nunca he conseguido entender los musicales la verdad me aburren mucho. Jjj por cierto he realizado una entrada especial sobre BENJAMIN BUTTON (La posible próxima ganadora del oscar) me gustaría saber tu opinión sobre este, por cierto APRA tu proyecto apunta las siguientes notas (muy pronto mi crítica):

WENDY AND LUCY: 9
TRES MONOS: 8.5
IN BRUGES 8
HACE MUCHO QUE TE QUIERO 6
ENTRE LES MURS 10

Un saludo….Xavier (siento tu ausencia en mi blog jjjjj)

Alec Roivas dijo...

Su victoria n me parecio justa, incluso hablando solo de las nominadas.

The Pianist era la mejor del quinteto seguida de muy lejos por Las Horas.
Aunque la Academia olvida muchas grandes películas, Hable Con Ella merecio más que dirección y guión e incluso Cidade de Deus que aunque fue nominada el siguiente año su lugar era aqui.
Para mi, la justa ganadora de ese año tuvo que ser 25th Hour de Spike Lee que injustamente no obtuvo ninguna nominación.