sábado, 12 de septiembre de 2009

EL CINE Y LOS JÓVENES: ¿NO RECOMENDADO O PROHIBIDO?

El cine no solo cuenta historias: también las vende. Y para atraer al público, parece que todo vale. El póster de una película es muy importante y puede ser crucial a la hora de potenciar un posible éxito o fracaso. Pero hay algo que no suele recordarse: la calificación moral de las cintas. En algunos países, según qué calificación implica una obligación y cierto público, por ley, no puede acceder a ciertas películas. Donde hay moral, hay picaresca y disparidad de opiniones. España está creciendo en el seno del todo vale, y ello se traduce en una escasa atención a la clasificación de los films por edades. Pese a esto, es obvio que se precisa un buen sistema para evitar que algunos niños (también hay niños grandes: estos son los más imprevisibles y peligrosos) vean Agallas (está Hugo Silva, pero la violencia no debería ser apta) o Antichrist (un film de terror, pero no el idóneo para adolescentes calenturientos). ¿Qué sistema es el mejor?

Nuestra sociedad es bastante hipócrita. Nos escandalizamos cuando nos enteramos de un nuevo caso de violencia doméstica (algunos periodistas dicen 'violencia machista', término que encierra un sinfín de prejuicios: ¿y si la mujer maltrata al hombre?), pero no ocurre nada cuando un menor quiere pasar la tarde entre tiros y cuentos macabros. Existe demasiada flexibilidad a la hora de determinar qué deben ver nuestros menores; quienes, no olvidemos, serán nuestros políticos y/o delincuentes del futuro. El cine puede formar, pero, sin racionarlo, y si se carece de criterio propio, puede deformar. Las cosas ya no son lo que eran: Mentiras y gordas es la sensación de los más jóvenes (que tienen la sensación de ver algo prohibido) y películas como Up cada vez tienen más público adulto. ¿El mundo al revés?

Hemos malinterpretado el concepto de 'democracia'. Con dinero, uno puede ver la película que quiera en cualquier cine. Y si se opta por la descarga, las posibilidades de ver un film 'no recomendado' crecen. ¿Cómo implantar lo prohibido en una colectividad que lo quiere todo y al momento? Afortunadamente, la censura solo existe en los libros de historia, pero el camino actual no es el bueno. Los jóvenes se regodean con lo explícito, ignorando que lo que se deja intuir es, al menos en el cine, más potente que lo que se muestra. Estoy convencido de que podemos construir mejores sociedades con El vídeo de Benny que con Scream, con La vida de los otros que con Malditos Bastardos. Los inocentes chistes homófobos de Resacón en Las Vegas o Brüno pueden curtir sobremanera a futuros intolerantes. El real tema no está en racionar ni suprimir, sino en educar. Hay que enseñar a ver cine, aunque parezca una cosa obvia y adquirida per se. No todo es diversión: se necesita reflexión y, sobre todo, informar a las audiencias inexpertas que se puede y debe hablarse y pensar sobre un film. Lástima que los colegios e institutos no incluyan el visionado de películas en sus planes de estudio. Un craso error porque el cine es una herramienta de poder y de futuro, mucho futuro. Y sí: no es cosa de niños...

11 comentarios:

Mariano Masci dijo...

Esta buena la idea de educar con cine, y respecto a visionados en las escuelas, yo tuve la suerte de ir a un colegio donde ese método se utilizaba a menudo, si bien vimos muchos films mediócres en el colegio, recuerdo haber visto algunos como:
-Pride & Prejudice
-Hombre mirando al sudeste
-Tiempos Modernos
-La ventana indiscreta
-Citizen Kane
-Un perro andaluz
-All quiet on the western front
-Callejón sin salida
-Beign There
-Perfume
Y (sus respectivas novelas, para los que tenían una) otros que aun no vuelven a mi memoria...
Muy buen post!
saludos =)

Roke dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo último, en las escuelas y en los institutos se debería de enseñar a ver cine. Recuedo que cuando estaba en el colegio, a finales de curso, el profesor de religión nos puso "Scary Movie 3".

Este año, en historia, he metido mano al asunto y mi clase se ha tenido que tragar "Dr. Strangelove", "Full Metal Jacket", "Vals im Bashir" y "Persepolis". Y la gran mayoría salió diciéndome que vaya mierda de películas me había traído (aunque sé que tú de las dos últimas también me dirías lo mismo XD).

Y no creo que el adolescente medio se vaya a meter a ver Inglorious Basterds. Tarantino les aburre y mucho (que lo tengo comprobado con mis amigos y "Pulp Fiction" y "Kill Bill"). Además tendremos a "San Valentín Sangriento 3D" y "La noche de su vida" en cartelera.

Saludos Xavier.

albertaco dijo...

Excelente reflexión...yo tb kreo ke el cine sirve para educar...y hay ke enseñar a ver cine..el público español en general no tiene ni idea de ver cine...debemos aprender de los franceses que incluyen en los colegios la asignatura de cine de autor..y luego mirad como el público español visionado películas farncesas, españolas y más cine europeo de calidad...en fin..oye estoi promocionando un neuvo blog..proke me han invitado a participar..soi puedes pásate..este es el link...http://nuevoinfocinema.blogspot.com/..saludos y buen finde!!!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Justamente lo que me preocuparía de prohibir ciertas películas es que en muchas escuelas o institutos se podría prohibir alguna de las pelis mencionadas por Mario o Roke.

En todo caso, mejor que cada familia decida que puede ver el niño. ¿Es Trainspotting una película peligrosa porque refleja el placer de la droga o nos avisa de sus terribles efectos? En muchos paises está clasificada como +16 cuando la estadística demuestra que se empieza con las drogas mucho antes. Pero por su temática y violencia seguro que no la exhiben a alumnos de 13 años que es cuando sería util.

Casi que prefierno no prohibir ninguna y que cada familia valore la madurez de sus hijos, caso por caso. El hecho de prohibir pelis solo crea tabúes que hacen más difícil hablar de ciertos temas pero no arregla ninguno de los problemas del mundo. Educación ante todo y con palabras claras.

Offtopic: yo también uso la expresión "violencia machista", es un insulto perfectamente adecuado para hombres que matan a sus ex-parejas. No creo que encierre prejuicios contra los hombres,o almenos yo como hombre no me doy por ofendido ni por aludido, ni me averguenza admitir que hay mucho machista por el mundo. Lo que me averguenza es usar eufemismos para disimular o maquillar los hechos, que creo son bién conocidos por todo el mundo.

Saludos,

satrian dijo...

Cuanto más prohibes más provocas las ganas de trasgredir, sería bueno que quisieran ver Up y no Mentiras y Gordas, pero me temo que en esta sociedad, nadie educa, todos relegan esa función en los demás, y nadie la asume, y cuando lo hacen generalmente no de las mejores formas.

Pabela dijo...

Qué excelente publicación Xavi. Debo decir que de todos los colegios donde he trabajado por lo general se ve cine y se debate sobre él, diría que es una práctica bastante frecuente en materias como historia o Literatura, yo dando inglés también lo aplico con la excusa del vocabulario y demás, claro me limita el no poder dar por ejemplo un film francés o español, pero bueno. Actualmente en nuestra escuela se está planeando armar cine-debate aprovechando la gran pantalla en el salón de actos, ejeje, pero es cierto que ningún plan de estudios lo incluye...ninguno. Cuando hay este tipo de prácticas es porque parte del propio profesor o de la institución, nadie más. En el caso de la calificación por edades, es difícil a veces pero es cierto que cuanto más prohibes peor despiertas el interés. Creo que la clave está como dices en que se eduque hablando, debatiendo y sobretodo ofreciendo ver un cine distinto a aquel que siempre se vende mejor y en definitiva el único que les llega a los más jóvenes.

Javier Cinarro dijo...

Cada uno que vea el cine que quiera, pero en que entre en una sala que cierre la bocaza y deje de molestar al de al lado, que ha pagado 7 euros por ver una pelicula y lo que menos le apetece es tener a un capullo intentando hacerse el gracioso al lado.

Se nota mucho que ayer vi district 9 y estaba lleno de adolescentes capullos??? a lo que estamos llegando, no solo hay que educar en cine, hay que educar en todo.

Saludos

Javier Escartín Gómez dijo...

Suscribo todo lo que dices. Chapeau.

Pablo Martinez dijo...

Durante mi primaria y secundaria siempre vi peliculas en mis colegios. Eso es algo que siempre me enorgulleció. A la primaria fui en Buenos Aires, y la secundaria en mi Misiones natal. Ahora cursando la Universidad también se utiliza este medio (principalmente en la carrera que estudio) para enseñar.

Excelente articulo!

Saludos!

PM

Dialoguista dijo...

Nunca estuve tan de acuerdo con vos!!! Este post es un lujo y es un post más que necesario. Todo lo que escribiste en él, es tema obligatorio para pensar y debatir, y para recapacitar sobre qué cosas ven los chicos y cuánta guía por parte de los adultos, tienen para poder dicernir e incorporar enseñanzas de lo que ven.
Y si, tiene que existir una materia cinéfila en las escuelas, no me cabe ninguna duda!!!
Post archirecomendable el tuyo!!!
Saludos!!!

VANE dijo...

Muy bueno el post, y eso del mundo al reves, es del todo cierto,mas adultos ven cine para niños que los mismos niños, en el colegio no me inculcaron mucho el cine, eso fue mas en casa...mi familia me hacia ver peliculas, y ese es el pasatiempo que compartimos hasta ahora... Y sí, deberian enseñar en las escuelas apreciar el cine y no ver por ver...

Saludos