sábado, 25 de abril de 2009

ANÁLISIS: PALMARÉS DEL FESTIVAL DE MÁLAGA

La 12ª edición del Festival de cine español de Málaga no ha gozado de popularidad ni de seguimiento, básicamente porque la sección oficial albergaba poco atractivo para la prensa, siempre deseosa de personajes famosos y vestidos bonitos. Málaga, al situarse a inicios de año, no es ni un termómetro del mejor cine español de cada año ni un reclamo publicitario para dar a conocer los títulos a competición. Desgraciadamente, el festival ha quedado como un intento por seguir la estela de los Oscar americanos, con el sabor cutre y mediterráneo que da nuestro carácter, cine y geografía. El Festival de Málaga está lejos de ser un festival de prestigio y su misión es ser una reunión de amigos, aunque el público de a pié no esté convidado a la fiesta. Un certamen que se autoproclamó plataforma de la comedia española nos vuelve a sorprender con un palmarés que, aunque rotundo (pocos títulos se han llevado el pastel: eso siempre es sinónimo de coherencia y fiabilidad), vuelve a laurear sin tapujos al drama. Lejos están los pequeños fenómenos que fueron El otro lado de la cama y Torremolinos 73, dos de las más recientes ganadoras del festival. El eclecticismo de la cita ha tenido ganadoras notables (Héctor, Los aires difíciles o Tapas), diferentes (3 días) e irreverentes (Bajo las estrellas), aunque estos títulos no trascendieron en los premios Goya ni se incluyan entre el mejor cine español de la última década. De aquí que el festival discurra agradable pero sin levantar pasiones, consciente de que todo lo que se dice, escribe y ve en el festival goza del poder de lo efímero.



La vergüenza, de David Planell, ganadora de la Biznaga de Oro

Estreno en cines el jueves 30 de abril

Ganar el Festival de Málaga no supone ninguna seguridad de cara a la taquilla, aunque sí un importante reconocimiento económico que posibilita que autores nuevos puedan labrarse una carrera más allá de sus óperas primas. Fieles al cuento de la lechera, nuestra industria espera hacerse un hueco entre las superproducciones norteamericanas de mayo, una difícil tarea que pretende seguir la estela de Los abrazos rotos y Mentiras y gordas, los dos títulos españoles más taquilleros hasta la fecha. El viento sopla a favor de La vergüenza, ópera prima del catalán David Planell (guionista de Siete mesas de billar francés) y Biznaga de Oro a la mejor película y al mejor guión. La obra propone un tema interesante: la historia de unos padres que devuelven el niño que en su día adoptaron. En definitiva, una trama abrupta, de carga dramática y contenido social. Tres dies amb la família (Tres días con la familia), la cinta que despertó el único gran aplauso de la crítica, triunfa al llevarse los premios a mejor actor (Eduard Fernández, gran intérprete) y mejor actriz (Nausica Bonnín). La película, dirigida por la principiante Mar Coll, narra el reencuentro de una familia coincidiendo con la muerte de uno de sus miembros, una premisa dramática a la que muchos auguran una próspera carrera de éxitos. El niño pez consagra a Lucía Puenzo como una directora de sumo interés. La directora volverá a Buenos Aires con el premio del jurado y consciente de ser una de las autoras más prometedoras de Latinoamérica. El público, extraterrestre de otro planeta, prefiere la comedia y premia a Fuga de cerebros, otro gancho juvenil que intentará ganar espectadores. Finalmente, el Pagafantas de Borja Cobeaga (nominado al Oscar al mejor cortometraje por Éramos pocos) se lleva el premio de la crítica, laurel que refuerza su trayectoria comercial.



En resumen, el festival ha seguido las tónicas habituales, un esquema rígido sin demasiados altibajos ni cúspides. La esperanza reside en tres films: La vergüenza, Tres dies amb la familia y El niño pez, aunque servidor sumaría Agallas, un a priori decente ejercicio de cine de género a la española. Ahora la batalla se librará en las salas y las derrotas serán más fuertes y numerosas. Aún queda mucho año y no debemos alimentar la catástrofe: 2009 puede ser un buen año para nuestro cine... y aún queda el periplo de Cannes (con Almodóvar, Coixet y Amenábar) y el Festival de San Sebastián. Seguimos como siempre pero más contentos, náufragos en busca de un salvavidas económico (ya tenga el nombre y rostro de Torrente o El orfanato) y cualitativo (cito a Camino, cómo no). El año que viene, más.

TRÁILER DE LA VERGÜENZA: http://www.youtube.com/watch?v=5QkxNLqIK8w

TRÁILER DE EL NIÑO PEZ: http://www.youtube.com/watch?v=GjYUSEzjkxY

TRÁILER DE PAGAFANTAS: http://www.youtube.com/watch?v=x4M25HLZbKM

2 comentarios:

VitoneMen dijo...

El niño pez tira una pinta increible, me encantan los festivales españoles.

Por si acaso ya tengo mi crítica de THE UNBORN, ojala te pases por el blog para ver tu opinión.

Saludos!

Javi Triunviro dijo...

Para mi 3 días es de lo mejor del cine español de los ultimos años, y de lo más arriesgado, cada encuadre es magistral.

Saludos