lunes, 29 de julio de 2013

CINOSCAR SUMMER FESTIVAL: EL CLUB DE LOS CINCO, de John Hugues

EL CLUB DE LOS CINCO (THE BREAKFAST CLUB), de John Hugues (EE. UU., 1985)
Cinoscar Summer Festival: Sección oficial a concurso
Elección y presentación de Félix Redondo: ''El club de los cinco es una genial película del cine adolescente, una temática no suficientemente reconocida. Es un film sobre las apariencias y la dificultad de comunicación de los jóvenes. Los adolescentes se camuflan con frecuencia en personajes para no descubrir su interior. Todos ellos, en el fondo, buscan lo mismo: entenderse y aceptarse, sentirse queridos y parte de una comunidad. Nada mejor que El club de los cinco para explorar la odisea de ser adolescente''.
¿De qué va?: Son cinco jóvenes que no tienen absolutamente nada en común, o al menos eso es lo que parece. Aunque van al mismo instituto, apenas han coincidido por los pasillos y no conocen sus nombres. Un sábado son obligados a quedarse toda la mañana encerrados en la biblioteca del centro con una misión: escribir una redacción sobre qué quieren hacer con sus vidas. La posibilidad perfecta para poder intimar y darse cuenta de que aunque los cinco están castigados por motivos distintos sí comparten muchas dudas y deseos.


Reseña: A cada época le corresponde un tipo de cine. Ver en el 2013 El club de los cinco tiene el mismo efecto que subirse a la máquina del tiempo y volver al cine familiar de hace 30 años. Tal vez por haber nacido en el 1990, estrictamente el último año de la década de los 80, como espectador me cuesta conectar con el supuesto buenrollismo de ciertos títulos yankis para todos los públicos, películas de culto como es el caso de la cinta de Hugues, clásicos populares como Grease u obras maestras discutibles como E.T.: El extraterrestre. Entre mis primeros VHS nunca figuraron títulos como Los cazafantasmas, Regreso al futuro, Big, Los Goonies, Mi chica o Dentro del laberinto, e indudablemente eso marca una mirada cinéfila. Sin el factor sentimental, sin la posibilidad de acogerme a la melancolía de 'otros tiempos fueron mejores' - básicamente porque 'no fueron mis tiempos' -, El club de los cinco tiene un interés exclusivamente cinematográfico, o lo que es lo mismo, la curiosidad por ver cómo se reflejaban las tensiones adolescentes en esos 80 que muchos hemos intuído pero no vivido. El club de los cinco aspira a ser una película juvenil, pero se mire por donde se mire cuesta seguirle el ritmo: a los diez minutos desconectas de la historia, los diálogos se suceden sin el menor interés, y los personajes, trazados con las líneas más burdas y básicas, tanto los jóvenes como los adultos, resultan o bien lelos o bien antipáticos. No ponemos en duda que John Hugues fuese el padre de la comedia ochentera, pero diacrónicamente su cine carece de gancho, está repleto de frases ñoñas, destaca por una utilización manipuladora de las músicas ambientales, y aunque tiene la frescura de los veinte años no tiene la rabia, la espontaneidad y la vitalidad que corresponde al perfil y a la edad de sus personajes. Por lo menos El club de los cinco sirve para darse cuenta que por el camino han quedado los mismos problemas endémicos (la soledad, la dificultad de comunicación, las tensiones entre padres e hijos, la obligación social por ser 'popular', etc.), si bien hemos perdido la mojigatería de antaño (la eclosión de las drogas en los 80 está tratada aquí de forma muy naïf, y ahora muchos pondrían el grito en el cielo con las malas conductas del profesor protagonista). Será por la vacilación de tiempos, pero hay más esencia teen en los pasillos de la serie Glee o en la adorable Chicas malas que en este club donde solo están invitados a formar parte los que sientan la brillantina, los pantalones de campana y el blockbuster estadounidense como señas de su identidad cultural.


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA

Hugues cree el principio que 'cuando creces, tu corazón muere'. No siempre es así. Variety.

No necesita revelaciones sorprendentes: es la historia de unos chicos sencillos que crecen intendando hablar los unos con los otros. Roger Ebert, Chicago Sun-Times

Guste o no, resulte buena o mala, es la esencia de las películas teen de los 80. Simon Crook, Empire Magazine.


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA DEL FESTIVAL

Videoclip “Pop” de los 80’s. Superficial crítica social y personajes estereotipados como legado al género. Uggo Kollado

La típica película ochentera, que busca un tipo de público. No me entretiene, algunas situaciones son absurdas y solo puedo destacar algunos momentos del personaje de Emilio Estevez. Guillermo Navarro


Comedia adolescente de culto ochentera e innovadora. No es la típica comedia americana de adolescentes hot y final feliz. Interpretaciones acertadas, destacando a Judd Nelson y Ally Sheddy. Jose Zambrano

El día en que cinco desconocidos se encontraron en su ‘desdicha’ y se dieron cuenta que tenían mucho en común. El inicio se hace algo pesado pero luego hasta resulta entretenida. Mayra Meza


PUNTUACIÓN DEL JURADO


3 comentarios:

Mara Miniver dijo...

A mí me encanta esta película, pero viví los 80 y recuerdo este tipo de cintas como entrañables. De todas formas las he vuelto a ver de mayor y creo que Hugues sigue siendo un grande, bien merecido se tenía el Oscar que le dieron...

Un saludo

reptilio dijo...

Ahora que la pude ver me gusto mucho

Esta padre

No se la pierdan

Luciano Sívori dijo...

Buen post!! The Breakfast Club es, para mí, el emblema de toda una generación y, al mismo tiempo, una historia atemporal
Todos recordamos lo que significa ser adolescente, y esta cinta capta la esencia a la perfección. Definió los "cliches" (a través del etiquetamiento) de los personajes de la secundaria como ninguna otra película de su momento.

Es una película rara, con situaciones que pueden parecer bizarras (y de hecho lo son) pero con una esencia muy humana. Bella, inocente y muy divertida.

Te invito a mi propia crítica de "The Breakfast Club" en mi página: http://on.fb.me/18vPQJR


También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

https://www.facebook.com/sivoriluciano

¡Saludos!