domingo, 14 de diciembre de 2008

OSCARS 1: TITANIC


Título: TITANIC Título original: Titanic Dirección: James Cameron País: Estados Unidos Año: 1997 Duración: 194 min. Género: Drama romántico Reparto: Frances Fisher, Leonardo DiCaprio, Kathy Bates, Bill Paxton, Jonathan Hyde, Bernard Hill, Billy Zane, David Warner, Victor Garber, Kate Winslet Guión: James Cameron Distribuidora: Hispano Foxfilm S.A.E. Productora: 20th Century Fox, Paramount Comunications Inc., Lightstorm Entertainment Dirección artística: Bill Rea, Martin Laing Fotografía: Russell Carpenter Montaje: Conrad Buff, James Cameron, Richard A. Harris Música: James Horner Productor: James Cameron, John Landau Presupuesto: 200 MILL.$ Nºoscars: 11/14
Nºglobos de oro: 4/8 Fechas de estreno: 19/12/97 (EE. UU.), 08/01/98 (ESP.)

La gala
El 23 de marzo de 1998 (tarde comparado con las fechas actuales), un desfile de presentadores, monólogos chistosos y trajes de ensueño veían con asombro cómo el nombre de Titanic se repetía hasta once veces. Los sobres hablaron por sí solos y crearon el mito. Fue la última gran victoria (por cantidad y por calidad) que viviría el Shrine Auditorium de Los Ángeles.

¿Se merecía el Oscar?
La respuesta es un si rotundo. Cameron tuvo la suerte de participar en una de las ediciones menos concurridas de la historia. La imperfecta cosecha del 1997 se demostró en unas nominaciones un tanto contradictorias. Mejor… imposible y Full Monty eran las dos comedias a concurso. Si Mejor…imposible me parece un film brillante, Full Monty es pura superficialidad. El indominable Will Hunting gozó del beneplácito de la Academia. Con ella, quedaba ocupada el cupo lacrimógeno y academicista de Hollywood. El tiempo la ha definido como una de las peores películas de la historia (la peor, sin duda, de Gus Van Sant), uno de los oscar a mejor guión original más gratuitos jamás vistos y un título que, si antes caía simpático, ahora cae directamente en lo insoportable (si, también incluyo a Robbie Williams). La quinta opción era L.A. Confidential, una película notable pero sin la garra y la magia de Titanic. James Cameron mereció ser el rey del mundo, pero al monarca no le gustará saber que tanto derroche de oscars fue, en parte, por lo accesible de sus competidores.

¿Por qué ganó?
Con Titanic, la Academia empezaba a finalizar su apoyo masivo a blockbusters épicos como Braveheart y El paciente inglés, los ganadores de los años anteriores. Titanic era, además, acción, romance, impecable factura técnica y emotividad al cuadrado. Para hacer un símil fácil, podría decirse que el Titanic es la insignia de Norteamérica, algo grande y vistoso que en el fondo puede destruirse y devenir frágil en cualquier momento. Titanic fue el último gran éxito de taquilla, algo que no se volvió a repetir hasta El señor de los anillos. El dinero recaudado debía valorarse y el premio para Cameron atestigua su valía como artista pero también como empresario, como magnate del entretenimiento a gran escala. Titanic es en el fondo la historia de amor de siempre, los mismos conflictos sociales de toda la vida… y lo clásico, si se aumenta y se corrige, tiene el éxito asegurado. Con Titanic, Hollywood se permitió el lujo de soñar con el cine de antaño, estilo Ben-hur o Lo que el viento se llevó. Además, la película supo atraer a una generación de espectadores que forraron sus carpetas con las fotos de un aún imberbe Leonardo DiCaprio, entrar en el ADN de la sociedad del siglo XX y XXI, convertirse en la película de debía verse y que ahora, once años después del romance entre Jack y Rose, debe revisarse, degustar como los mejores vinos, guardar sus mil reediciones en dvd como clásicos perpetuos e inolvidables. Además, Leo y Kate han demostrado ser una de las parejas con más magnetismo del cine universal. Inteligentes, trabajadores y en contínuo estado de gracia, ambos actores han madurado en pantalla, los hemos visto nacer y crecer, ellos han sido los responsables de alzar Titanic como una obra maestra y no como un fiasco o un film de éxito y olvido inmediato. Con todo, cabe recordar que Titanic no materializó ningún Oscar a nivel interpretativo (Gloria Stuart y Kate Winslet).


Los restos del naufragio
De Titanic permanece viva la suerte de haber vivido una experiencia irrepetible, el último representante del melodrama romántico hollywoodiense. Titanic es una pieza capital del cine de ahora y siempre, una película idónea para recuperar en navidades y momentos tristones. La película forma parte de la niñez, adolescencia y juventud de los que ahora son críticos de cine, escritores e intelectualidad incipiente. Titanic contiene algo cultural, coyuntural, mágico. El Titanic nunca será olvidado: no hay mejor manera que hundirse en el primer viaje para perpetuar la leyenda.

La anécdota
Céline Dion se negó a cantar la canción de James Horner y Will Jennings My heart will go on alegando que la pieza era demasiado cursi. La diva canadiense no pudo estar más equivocada: no solo aceptó cantarla sino que la canción se convirtió en un himno de éxito inesperado. La canción ganó el Oscar y se convirtió en uno de los momentos clave de todos los conciertos de Céline Dion. Pero los recelos sobre la canción también afectaron a James Cameron, que en un principio no quería ninguna pieza cantada en su película. Tras oír la canción, pero, el director cambió de opinión. Un gran acierto.



PRÓXIMA ENTRADA: DOMINGO 21, SHAKESPEARE IN LOVE

8 comentarios:

Mark Rubio dijo...

Que MAGNIFICA entrada!!!

TITANIC (para mi siempre es en mayúscula) es mi película favorita por antonomasia.
Es simplemente perfecta.
Lo mejor que han visto mis ojos en toda mi vida, sin duda alguna.

No tengo palabras para describir lo q provoca en mi, por eso basicamente no la he hecho todavía ninguna crítica en mi blog, pues nada puede describir el torrente de sensaciones que esta obra maestra (no solo del cine, si no de todas las artes) me provoca.

Me alegro muchísimo de que tu seas de los que la consideran una peli que merecía sus premios, y no la peli mas sobrevalorada de la historia.

saludos enormes!!

Cynthia dijo...

Titanic es grande y poderosa, y puede que lo que afirmes sobre los otros nominados es cierto, pero el film de Gus Van Sant es notables, me parece un excelente guión y unas interpretaciones admirables, por el contrario el guión de Titanic si que es flojo pero se oculta detrás de la mascara de ese derroche técnico esplendoroso (para aquella época). Titanic con todo y sus contras se merecía esos 11 premios…. Ciao Xavier

Jose Barriga dijo...

Oye… Peor que tienes contra mi director predilecto?... Pero es cierto, esa faceta comercial de Van Sant nunca me ha gustado, lo idolatro por películas como Gerry, Elephant, Last Days, Paranoid Park…. Y en cuanto a Titanic, aunque no me llene como a otros (debido a mis gustos por películas de autor y temas mas difíciles de abordar) es una excelente joya del cine de entretenimiento… que marco la historia y perdurara en ella. UN SALUDO AMIGO XAVIER

Roke dijo...

Estoy con Cynthia. Quizás entre los 5 nominados sea la más sobresaliente y la marecedora del óscar (aunque Good Will Hunting no me parece mala ni de lejos), pero habiéndose creado ese año dos obras maestras como lo son Jackie Brown y Boogie Nights, la respuesta a si merecía el óscar es un no rotundo.

Saludos Xavier.

Alec Roivas dijo...

Estoy de acuerdo con Roke, estando L.A. Confidential entre las nominadas y quedandose fuera Boogie Nights o Jackie Brown e incluso las extranjeras The Sweet Hereafter y Funny Games, no creo que se puede considerar un año malo para el cine, no fue excelente pero habian cosas mejores.

Sobre Van Sant, me gustan ciertas de sus películas de sus ambas facetas, Good Will Hunting no me parece excelente pero considerarla una de las peores de la historia no lo creo, tampoco me gustan todos sus filmes Last Days me parece muy regular y del remake de Psycho pues ningun comentario positivo para eso.

Si hablamos de nominadas Titanic se merecia muchos de esos Oscar, la factura es impecable por no decir perfecta, las actuaciones un poco sobrevaloradas (me parece la nominación menos merecida de Winslet) pero si algo le concedo a esta película es su espectacular ritmo, tiene una duración de más de 3 horas pero entretiene como pocas películas.

My Heath Will Go On, es una canción que llege a detestar por su excesiva reproducción en los medios, pero el premio era merecido.

Si soy justo se merece 9 de 14 Oscar a los que optaba (siendo derrotada por L.A. Confidential o alguna de las mencionadas no-nominadas en película y dirección) pero si hablamos de películas emblemas, de filmes que cambiaron la historia, entonces fueron 11 merecidos Oscars.

RafaOnFire dijo...

Obra Maestra y merecedora totalmente de sus 11 Oscars, pero... DEBIERON SER 12!!!!, a la Winslet le birlaron el Oscar descaradamente por una interpretación de Helen Hunt sosa y plana donde las haya. Fué en su día tan grande y causo tanto impacto que hoy en día la gente la repudia y esta como mal visto decir que TITANIC es una Obra Maestra. Per señores, le pese a quien le pese, TITANIC ES UNA OBRA MAESTRA!!!!.

George dijo...

Titanic es una rotunda obra maestra, de allí sus criticas innumerables, y concuerdo contigo en lo que expones acerca de L.A C. Me gusta mucho tu blog, Tratare de seguirlo.

daniel dijo...

TITANIC, jamas en la histora me olvidaria de esta genial pelicula. Muy merecidos sus 11 oscars. Qué gala tan espectacular la del 23 de marzo de 1998.