martes, 25 de diciembre de 2012

Crítica de EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO, de Peter Jackson

 Als Moras Brothers, experts del món ESDLA
A Miryam, futura professora d'èlfic
I a Núria, 'hobbit de pura cepa'
Bon nadal a tots!

El hobbit: un viaje inesperado no es el desastre que anunciaban algunos agoreros. Tampoco es la película épica capaz de poner patas arriba el género, al menos no con la misma intensidad que lo hizo El señor de los anillos. Pueden decirse muchas cosas buenas de este viaje, o regreso, a los mundos de Tolkien. El más evidente: Jackson abre una trilogía nueva, dictada por otros códigos, con nuevos personajes y un nuevo sentido del ritmo y del espectáculo, ayudado además por los avances tecnológicos y las posibilidades del 3D. Como enlace, título visagra u obra deudora de un imaginario anterior, cumple también su objetivo: la película no solo tiene la capacidad de atraer a expertos, curiosos y no iniciados en los delirios fantásticos de Tolkien sino que ofrece respuestas a algunos de los grandes interrogantes de la anterior saga - el caso más evidente y notorio es la filmación del encuentro entre Bilbo y Gollum, una larga y excelente escena que sirve de festín a todos los que vayan al cine con los deberes hechos de casa y las tres películas anteriores revisadas de cabo a rabo -. Hay, con todo, una cuestión aritmética que va a la contra de este El hobbit: sus 170 minutos pesan como una losa, con el problema de que además se intuye que este péplum engrandado no es más que la narración estirada de una novela de escasas 300 páginas. Vaya, que aun apreciando el nuevo humor que inspira un muy británico hobbit o el gancho de los nuevos enanos, la película acaba resultando demasiado contemplativa, un tanto tediosa, absolutamente insoportable cuando los protagonistas visitan las tierras de los elfos. Jackson, con todo, detecta los decaimientos puntuales de la trama y traza el metraje total de su criatura con la precisión de quien diseña las curvas y los momentos de descanso de una montaña rusa; todo, obviamente, en pos de la acción. De ello sale beneficiada una segunda parte de videojuego en la que suceden a una velocidad de vértigo huidas, luchas, giros y seres de lo más extraños. A muchos les empachará. Los fans saldrán chupándose los dedos. Y en mi caso, aun recortándole una media hora larga de rodeos, El hobbit: un viaje inesperado ha sido una satisfactoria vuelta a aquellos espacios que hace 10 años transitaba con la mirada de un niño. Cine contundente por su calidad y por su cantidad. Ofrece motivos de sobra para volver al cine la navidad del 2013, algo que para un no fan con tendencia al escepticismo como quien escribe es más que suficiente. Veremos si tras el despertar del dragón el castillo de naipes sigue en pie.


Para todos aquellos que coleccionan las versiones extendidas de El señor de los anillos.
Lo mejor: Es un nuevo inicio y al mismo tiempo un volver a empezar.
Lo peor: Una frivolidad, pero... ¡contratar a la gran Cate Blanchett para dar vueltas a una mesa durante diez minutos tiene mucho pecado!

Nota: 7

4 comentarios:

Rafa Jimenez dijo...

Una buena reseña Xavier, como de costumbre.
A mi me gusto un poco mas que a ti, aunque le reconozco un exceso de metraje, pero sobre todo de metraje que aporta poco, porque yo estaria horas y horas viendo una pelicula de la Tierra Media rodada por Peter Jackson.
Te animo a que veas mi blog a ver que te parece la mia.
Un saludo, crack!!.

Charly Hell dijo...

Aunque el arranque llega a hacerse un poco aburrido y tiene momentos (como el que dices de videojuego) un tanto... raros, para mi el resultado fue muy satisfactorio y me dejó con ganas de más.

Juan Roures dijo...

Por una vez debo decir no estar nada de acuerdo con tu artículo. "El Hobbit" podría ser mucho mejor, desde luego, pero esas "insoportables" escenas con los elfos constituyen la parte con más corazón del film, la más conectada al mundo de Tolkien, la de esencia más bella... Y Cate Blanchett hace mucho más que da vueltas. Su personaje (que no aparece en el libro) es esencial para ligar "El Hobbit" tanto a "El Señor de los Anillos" como al universo de Tolkien en general, ya que, como apunté en mi artículo de la saga (que, espero, leyeras) es el único personaje que sigue vivo desde la creación del mundo. Galadriel ha visto y sentido mucho y creo que eso queda muy bien transmitido mientras "Cate Blanchett da vueltas a la mesa". Precisamente, es la parte de los enanos la que se vuelve tediosa por momentos, sobre todo a principio cuando parece que la historia no va a empezar nunca y cuando corren de aquí para allá. Hay demasiadas americanadas no presentes en la trilogia de ESDLA y demasiados chistes metidos donde no deberían, restando credibilidad al resultado. Coincido, no obstante, en tu aprecio de la escena entre Bilbo y Gollum, es grandiosa. Aunque debo decir que el 3D no me aportó mucho al margen del mareo. Una gran aventura que no está a la altura de "El Señor de los Anillos"..., lo cual era imposible, de todos modos. Mi crítica principal es la reutilización de banda sonora de ESDLA, a veces está bien, porque siempre va ligada a personajes y lugares que, a fin de cuentas, se repiten, pero a veces es excesivo (sobre todo cuando el tema del Rey Brujo de ESDLA acompaña a Thorin en su ataque el gran oro, un sacrilegio). De todos modos, espero que la contemples en las categorías de canción, sonido, efectos visuales y fotografía de tus Cinoscars... Por cierto, ¿Qué nominaciones a los verdaderos Oscar le auguras? ¿Le ves posibiludad a optar de mejor película? Yo creo que podría colarse en la lista al haber diez nominadas, pero no tengo muchas esperanzas porque el guión le resta puntos. Saludos.

Anónimo dijo...

Ver películas del Señor de los anillos siempre es divertido, están muy bien hechas y son películas que te siguen sorprendiendo igual que la primera vez. Pero El Hobbit no me gustó para nada, es muy lenta, cuando te va emocionando es cuando se acaba, creo que bien pudieron no hacer esta trilogía y sería lo mismo.