sábado, 29 de octubre de 2016

CRÍTICA | SHELLEY, de Ali Abbasi



El diablo subrogado
SHELLEY, de Ali Abbasi
Berlín: Sección Panorama. Sitges: Sección oficial a concurso
Dinamarca, 2016. Dirección: Ali Abbasi Guión: Ali Abbasi y Maren Louise Käehne Música: Martin Dirkov Fotografía: Nadim Carlsen y Sturla Brandth Grøvlen Reparto: Ellen Dorrit Petersen, Cosmina Stratan, Björn Andrésen, Marlon Kindberg Bach, Kenneth M. Christensen, Peter Christoffersen, Marianne Mortensen, Patricia Schumann Género: Drama. Terror Duración: 95 min. Tráiler: Link
¿De qué va?: Una pareja danesa acoge a una joven rumana en su casa para que les ayude en las tareas del hogar. La chica se presta a ser el vientre de alquiler de su ama, pero a medida que va avanzando el embarazo la paranoia se apodera de la casa.


Los tiempos cambian, hasta para el mismísimo diablo. Si antes era relativamente fácil engendrar el mal, ahora las madres tienen que echar mano de un vientre de alquiler antes de ponerle pañales al pequeño Lucifer. De la maternidad deseada, la impuesta y la extraña criatura que deriva de todo ello habla Shelley, thriller danés que compitió en el Festival de Sitges. Aunque la premisa da para interesantes reflexiones, la película aspira a ser una experiencia desasosegante que se entrega a lo inexplicable. Los tres protagonistas, que viven en una casa de madera, sin electricidad y en mitad de un bosque, sufren durante el metraje distintas transformaciones, si bien las más notables las protagoniza Elena, la nueva asistenta del lugar, y el patriarca, ambos superados por los poderes demoníacos del retoño: la primera lo sufre en sus propias carnes con un embarazo que la terminará por destruir, y el segundo asistiendo a los bizarros comportamientos del bebé. En todo el conjunto subyace las presiones de devenir padre, la relación jerárquica que se establece entre señores y criados, el poder enajenador de la naturaleza en su estado más agreste... pero el cineasta Ali Abbasi apenas descubre la epidermis de todo ese universo. Shelley, como resultado, es un thriller sin demasiada psicología, filmado con tanta elegancia como torpeza, que gustará a los que transitan un cine "malrollero". Una cinta mediocre que se vio beneficiada de la atmósfera cinéfila, gritos y aplausos incluidos, que se respira en los auditorios sitgenses. 


Para padres primerizos con dudas.
Lo mejor: Consigue una atmósfera notable con muy pocos elementos.
Lo peor: Le falta poso dramático.


Escucha EL PODCAST DE C&R: ESPECIAL FESTIVAL DE SITGES 2016