lunes, 13 de junio de 2016

CRÍTICA | UNA NUEVA AMIGA, de François Ozon


UNA NUEVA AMIGA (UNE NOUVELLE AMIE), de François Ozon
Sección oficial del Festival de San Sebastián 2014 y premio Sebastiane. 2 nominaciones al César
Francia, 2014. Dirección y guión: François Ozon Fotografía: Pascal Marti Música: Philippe Rombi Reparto: Romain Duris, Anaïs Demoustier, Raphaël Personnaz, Isild Le Besco, Aurore Clément, Jean-Claude Bolle-Reddat, Bruno Pérard, Claudine Chatel, Anita Gillier, Alex Fondja, Zita Hanrot, Pierre Fabiani Género: Comedia dramática Duración: 105 min. Tráiler: Link Podcast Especial François Ozon: Link Crítica del blog: Link Elección de Natalia Pomeda
¿De qué va?: De pequeñas, Claire y Laura hicieron un pacto: juraron estar juntas para siempre y cuidarse mutuamente, pasase lo que pasase. Al fallecer Laura, Claire quiere cumplir su promesa y conseguir que David, la pareja de su amiga, sufra lo menos posible. Sin quererlo, Claire descubrirá una faceta oculta de David, hasta punto que entre ambos surgirá una amistad muy particular.


CRÍTICA ALBERTO: Si hubiera que señalar una mirada limpia y cristalina a la hora de abordar cinematográficamente la cuestión de género, esa sería la de François Ozon, realizador que gracias a su amplio abanico de recursos narrativos elabora auténticos y admirables tratados sobre sexualidad. Su sensibilidad inusitada ha conformado una filmografía admirable, en la que su última incursión resulta muy atípica. Hablamos de extrañeza, porque, sin olvidar la tendencia dominante, el discurso es más histriónico de lo habitual, y el hecho de querer dar excesivos vuelos a las posibilidades del transformismo provoca un olvido de valores que se traduce en carencias narrativas. Aún así, la admirable postura de Ozon para definir ambientes y el excelso trabajo de Romain Duris sostienen con solidez un film imperfecto, pero muy interesante. Ozon añade ciertos matices de barroquismo a su obra y sigue formulando cuestiones sobre el complejo universo definitorio de nuestros días.

CRÍTICA ISIDRO: Con la segunda película que veo de Ozon me he dado cuenta que este hombre, a cuyo cine nunca le he prestado mucha atención, es todo un autor. Aunque En la casa y Una nueva amiga tengan tramas radicalmente distintas, se observan muchos tics en común: ambas siguen cierto esquema de comedia de enredo americana basada en la mentira, están impregnadas de cierto halo de ligereza y amabilidad con un fondo en realidad más turbio y provocador de lo que podría parecer, juegan con los giros de guión y las dos acaban con un plano final muy elocuente pero demasiado empalagoso con los violines y el piano de Rombi a toda pastilla. En Una nueva amiga, tras un inicio copieteado de Up (¡reconócelo, François!), la pérdida de una queridísima mujer y amiga da pie al redescubrimiento de las identidades y orientaciones sexuales reprimidas de sus protagonistas: el marido se descubre primero como travesti y después como mujer, y la amiga, madre de familia, como lesbiana. Vamos, solo le falta una nota más extravagante y menos burguesa y a Rossy de Palma para ser una de Almodóvar. No todas las relaciones que crea entre sus personajes principales terminan de estar bien construidas, pero el interés no decae en ningún momento y cuenta con algunos escenones de gran potencia cinematográfica y unas interpretaciones muy convincentes: Roman Duris está genial haciendo de Cate Blanchett en Carol. No apostaba por ella y me ha acabado convenciendo. Virginia en la peli decía que mientras que los niños nacen de un repollo y las niñas de una flor, ella lo había hecho de una coliflor, pero yo prefiero decir que todos nacemos de coliflores, que aparte está muy buena rebozada. Buena película. ½


CRÍTICA KOSTI: François Ozon se mete de lleno en el tema de la identidad de género y la femineidad. Con un prólogo vertiginoso, Ozon nos introduce la alegría y drama inicial de sus personajes, ejes centrales de una historia a ratos incomprensible, fallida y manida. Y es que, como tiempos pasados fueron mejores, sus obras anteriores dejaron un poso que no logra alcanzar su nueva amiga. El tratamiento de la identidad sexual con el humor que Ozon desprende en el fondo resulta en unas risas dolorosas. Un humor que da cuenta de la hipocresía e invisibilidad de un asunto trascendental en nuestra sociedad occidental, que entronca además con el de la figura de la mujer. Romain Duris y Anaïs Demoustier dan vida a los representantes de esos dos colectivos, y vaya representación. Él consigue la dualidad y ambigüedad de su personaje de una forma auténtica y natural, y es que no queda claro cuando se pone el disfraz y cuando vuelve a ser él mismo, aunque se pueda intuir de cierta manera. Ella, sin embargo, refleja más una evolución, un camino con varios desvíos a los que los acontecimientos de su vida le van empujando. Independientemente de un tratamiento algo fallido, aunque tremendamente plausible, resulta curiosa la salida del armario (metafórica) de Ozon a través de unos personajes complejos, únicamente lastrados por su forma de andar y por unos diálogos farragosos, eternos y muchas veces sin una clara meta. Gran fondo para una historia embotada de sí misma que sólo alcanza a despertar el interés reivindicativo que sólo estaba yacente.

CRÍTICA RONNIE: François Ozon es un cineasta muy querido que examina en Una nueva amiga una relación fuera de lo corriente entre Claire (Anaïs Demoustier), David/Virginia (Romain Duris) y el marido de Laura (Isild Le Besco), una amiga de infancia de Claire. La cinta ajusta perfectamente con el tema de la sexualidad y las minorías sexuales. Ozon realiza un ejercicio fílmico que utiliza como estándar del "género transgénero": recordemos que el realizador escribió el guión mientras se dieron las manifestaciones en Francia contra los derechos de las minorías sexuales. Rescato el convincente trabajo de Romain Duris lleno de matices y energía, estructurado a base de plena confianza de sus facultades interpretativas; y si Duris me ha parecido muy bueno, no es menos el trabajo de Anaïs Demoustier, quien cuenta el relato desde su perspectiva con una gracia completamente aplaudible. Esta película de Ozon tiene claras referencias al cine de Hitchcock manteniendo el estilo de cinta de suspense con un aire de misterio y dobles personalidades de manera provocativa, una banda sonora tan conmovedora como escalofriante y una canción de Nicole Croisille, Une femme avec toi, que es el acompañamiento perfecto para el mensaje que el realizador aborda en la cinta: cada uno de nosotros tenemos motivos y razones para ser diferentes sin importar las apariencias, ya que estas no son importantes para ser felices, sin siquiera cuestionar la sexualidad. Una aguda observación de la sociedad actual representada con brillantez por un agradable y talentoso equipo. ½


CRÍTICA XAVIER: Una nueva amiga empieza con una estampa nupcial que termina en imagen fúnebre. Esa es sólo la primera mutación de una película que va mudando de temas y de formas cada cinco minutos. Cambiante, pero sobre todo fascinante. Desestabiliza, pero en el mejor sentido de la palabra. Ozon une el folletín cómico con la tragedia clásica para crear algo nuevo. El resultado es una película que o te seduce o te excluye, sin posibilidad de medias tintas. Es amanerada y rocambolesca y, al mismo tiempo, sutil, cargada de significado. A Ozon le gustan los polos opuestos y sabe que los contrarios se atraen. Por eso Una nueva amiga, cual historia cargada de capas, resulta una película totalmente nueva cada vez que la visionas (y quien os escribe ya la vio cuatro veces). Habla de la identidad, de la fidelidad, del amor y de la sexualidad. También de dos personajes que necesitan vivir un duelo de formas distintas, ambas lícitas. Al final, Ozon nos hace creer que lo que parece imposible (por imperativos sociales, por prejuicios culturales) es perfectamente plausible. Nos hace sentir e invita a respetar. Sin olvidar esos fantásticos diez minutos de arranque, un ejemplo de condensación narrativa sólo al alcance de los más grandes. Una nueva amiga, en definitiva, es una de las películas más arrebatadoras de los últimos años. Para quien sepa apreciarla. Y, sobre todo, para los que valoren las amistades peligrosas, pero fieles y duraderas, que ofrece el mejor cine. ★★★★

NOTA MEDIA del JURADO: ★★★½