martes, 17 de mayo de 2016

CRÍTICA | THE FENCER (MIEKKAILIJA), de Klaus Härö


Revolución a golpe de florete
THE FENCER (MIEKKAILIJA), de Klaus Härö
Jussi Awards de la Academia de Cine Finlandés a la mejor película y fotografía. Nominada al Globo de oro
Finlandia, 2015. Dirección: Klaus Häro Guión: Anna Heinämaa Fotografía: Tuomo Hutri Música: Gert Wilden Jr. Reparto: Märt Avandi, Ursula Ratasepp, Lembit Ulfsa, Kirill Käro, Carmen Mikiver, Kaie Mihkelson, Hendrik Toompere Sr. Género: Drama Duración: 90 min. Tráiler: Link Fecha de estreno en España: 15/07/2016
¿De qué va?: En su huida de la policía secreta, Endel, un campeón de esgrima, empieza a trabajar como profesor de gimnasia en un colegio. Sus clases de esgrima le harán ganarse el afecto de sus jóvenes alumnos, pero también las sospechas del director del centro.


The Fencer (Miekkailija) de Klaus Härö fue la representante finlandesa en la última edición de los premios Óscar y consiguió superar el primer corte, aunque posteriormente se quedó apeada de la nominación. A pocos meses para que se estrene en España, no cuesta entender por qué la apuesta nórdica tuvo tanto predicamento en Hollywood. The Fencer mezcla con bastante habilidad drama de época, romance, superación personal y deporte, todo amparado bajo el epígrafe "basado en hechos reales". La historia de un campeón de esgrima reconvertido en docente y perseguido por la policía secreta rusa es un agradable cuento de rebeldía y entrega, otro más en la nutrida lista de ficciones del norte de Europa que revisitan el yugo soviético de Stalin: la memoria nos lleva a la reciente In the Crosswind y a Adiós mamá, esta última también dirigida por Härö. Con todo, la película no acaba de conseguir el tono justo para que la audiencia pueda entender la dureza del trasfondo de la historia y al mismo tiempo empatizar con las hazañas de sus personajes. De la misma forma que el protagonista no sabe cómo tratar a sus alumnos debido a su inexperiencia, la cinta se muestra igual de torpe a la hora de dar densidad y sobre todo emoción a su historia. Con la frialdad nórdica como principal talón de Aquiles, The Fencer (Miekkailija) convence por su narración fluida, su cuidada recreación de época y las interpretaciones de su reparto infantil. Y aprovechando la cita a la Academia norteamericana, la película podría prestarse a un remake yanki, siempre y cuando el esgrima, un deporte poco o nada cinematográfico, no espante a los mandamases de la industria. Cine blanco, efectivo, reconfortante y conciliador.


Para amantes de las tramas que unen historia, amor y deporte.
Lo mejor: Su actor protagonista y dirección de fotografía.
Lo peor: El esquematismo de todo el conjunto.