domingo, 20 de diciembre de 2015

CRÍTICA | STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA, de J. J. Abrams


Érase una vez, en una galaxia muy muy lejana...
STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA 
(STAR WARS. EPISODE VII: THE FORCE AWAKENS), de J. J. Abrams
EE. UU., 2015. Dirección: J. J. Abrams Guión: J. J. Abrams, Lawrence Kasdan y Michael Arndt Fotografía: Daniel Mindel Música: John Williams Reparto: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Carrie Fisher, Oscar Isaac, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong'o, Andy Serkis, Anthony Daniels, Mark Hamill, Peter Mayhew, Kenny Baker, Katie Jarvis, Christina Chong, Miltos Yerolemou, Warwick Davis Género: Ciencia ficción Duración: 135 min. Tráiler: Link Fecha de estreno en España: 18/12/2015
¿De qué va?: La galaxia sigue en peligro debido a los siniestros planes de la Primera Orden. Un soldado desertor, ayudado por una valerosa chatarrera, liderarán una resistencia a la que se sumarán viejos aliados. Mientras, un robot rodante esconde el plano que revela el escondite de Luke Skywalker, el único que puede sellar la paz del espacio.


En un momento de este esperadísimo resurgir del universo galáctico, la Princesa Leia se sorprende al ver a Han Solo con la misma cazadora de antaño, aunque el mítico personaje de Harrison Ford insiste que su chaqueta es nueva. El símil de esa prenda, uno de los tantos objetos míticos de la saga original, sirve para explicar esta Star Wars: El despertar de la fuerza: nos encontramos ante la película de siempre, aunque su vitaminada colección de efectos especiales haga pensar en un film diferente. J.J. Abrams se identifica con los fans que rechazaron las tres precuelas y vuelve a los orígenes: la sombra de la primera cinta del año 1977 planea en toda la historia, hasta el punto que uno no sabe discernir los límites entre la sabia relectura y la copia sin más. Sea como sea, el lado oscuro y los jedis veteranos ganan aquí un nuevo guerrero (Finn), una heroína de rompe y rasga (Rey), una versión ampliada del androide setento (BB-8) y un Han Solo en potencia (Poe Dameron), sin olvidar regresos por todo lo alto (Ford y Fisher) y una premisa con suficiente cuerda como para facturar una nueva trilogía con enjundia. Obviamente, los acólicos de George Lucas babearán de gusto, mientras que los escépticos seguirán bostezando a lo grande. Quien escribe, ni se entusiasma con las espadas láser originales ni sanciona la inocencia de La amenaza fantasma y siguientes. Star Wars: El despertar de la fuerza es un film ligeramente entretenido y técnicamente irreprochable, y eso es lo que cuenta. A Abrams le ha podido más la admiración de quien vio las primeras entregas siendo un niño que el espíritu rompedor que debería tener cualquier cineasta con vocación de eternidad. Y aún así, nadie duda que este séptimo episodio reescribirá a golpe de taquilla otra página clave del cine popular. La fuerza le acompañará, queramos o no. Incluso entre los espectadores que seguimos viendo esta galaxia muy muy lejana de nuestras preferencias cinéfilas.


Para los seguidores acérrimos de La guerra de las galaxias.
Lo mejor: Daisy Ridley: ¿ha nacido una estrella?
Lo peor: Dura demasiado y arriesga poco.

1 comentario:

Alexander Strauffon dijo...

Me gustó la película. El buen JJ hizo un buen trabajo. Tanto los personajes nuevos, como los que retornan de las anteriores hacen buen papel. Lo único que no me pareció es que descubrieran el rostro de Kylo Ren, gravísimo error el mostrarle sin máscara. Y la muerte de Han debió esperar hasta el final de la actual trilogía, mejor. Fuera de eso, es genial y salí satisfecho de la función.