jueves, 18 de junio de 2015

CRÍTICA | LA CALUMNIA (THE CHILDREN'S HOUR), de William Wyler


LA CALUMNIA (THE CHILDREN'S HOUR), de William Wyler
Largometraje nº 12: Cinoscar Summer Festival 2015: Sección oficial a concurso
Elección de Mariano Silva
EE. UU., 1961. Dirección: William Wyler Guión: Lillian Hellman, a partir de su obra de teatro Duración: 105 min. Género: Drama Tráiler: Link Reparto: Audrey Hepburn, Shirley MacLaine, James Garner, Miriam Hopkins, Fay Bainter, Karen Balkin, Veronica Cartwright, Mimi Gibson
¿De qué va?: Dos jóvenes maestras dirigen una escuela de chicas. Una alumna empezará a difundir una mentira que afectará a la actividad personal y laboral de las mayores. Las repercusiones de la calumnia llegarán a tal punto que la vida de las dos mujeres quedará condicionada para siempre.
Palmarés: 5 nominaciones a los Óscar y 3 a los Globos de oro.



RESEÑA ISIDRO: Wyler, después de realizar una película mastodóntica como Ben-Hur, se dejó de cuádrigas y cartón piedra para rodar una historia mucho más intimista a partir de una obra de teatro que ya había llevado al cine. A una niña cojonera le da por soltar que a sus maestras les va el 'rollo bollo' y los padres, quizá preocupados porque se trate de un virus que se pega o algo, sacan a sus hijas del internado a espuertas, lo que lleva a la ruina a las pobres zagalas. Aunque se le notan las costuras teatrales, como drama sobre el poder devastador de la calumnia resulta muy potente (qué yuyu da la niña), pero su retrato de la identidad sexual es triste. Me explico: las protagonistas actúan de acuerdo a una percepción del mundo impuesta por una sociedad intolerante donde no cabe la homosexualidad, aunque ello suponga ir en contra de sus propios impulsos, y su tormento no tarda en explotar con amargas consecuencias. Y eso es triste. Pero la película consigue evitar la compasión y apunta directamente a la indignación del espectador. Y eso es valiente, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de una película estadounidense de los 60. A mí me ha ganado, muy buena. 

------------------------------



RESEÑA MAYRA: En los años 60, Wyler se encargó de adaptar por segunda vez La calumnia (The Children's Hour), y en esta ocasión decidió hacerlo de una manera más fiel a la obra original, marcando así una diferencia con Esos tres (These Three) estrenada en 1936, primera adaptación cinematográfica de la obra The Children's Hour que, por aquella época tan conservadora, trasladó su argumento a un triángulo amoroso heterosexual cuando originalmente se trataba de un conflicto de identidad sexual, con una calumnia como detonante. La calumnia es una película con una historia muy bien contada sobre la amistad, el amor, las consecuencias de la mentira y de la falta de tolerancia; todo ello, muy bien estructurado, desarrollando así un film intenso y de gran crítica social en el que el espectador se enganchará a la historia de principio a fin. Hepburn y especialmente MacLaine brindan unas interpretaciones magnificas. Puede que visionar esta cinta en su época supusiera mucho más mérito, pero aun en este tiempo no pierde vigencia su tema y no se puede negar la valía y lo interesante de este imprescindible film. 

 
------------------------------



RESEÑA MIGUEL: The children’s hour (el título español, La calumnia, me parece un acierto) es una muestra de lo que ocurre cuando una vil mentira trastoca la vida de las víctimas y todo lo que lleva consigo. El film es un tenso retrato de los mecanismos que sigue la sociedad, gestora de rumores y murmullos, para acusar y sentenciar con una facilidad pasmosa. El director asume un papel de observador, y nos regala secuencias muy largas de confesiones, acusaciones y perdones. En concreto, la secuencia en la que las profesoras entran en casa de la abuela de la niña es un claro ejemplo de la magnífica puesta en escena por parte Wyler. Las interpretaciones están a gran altura, sobresaliendo una Shirley MacLaine apoteósica. 

------------------------------



RESEÑA XAVIER: La Briony Tallis de Expiación podría quedar como una santurrona ante la alumna metomentodo de La calumnia, la película que William Wyler dirigió tras la exitosa Ben-Hur. No es de locos comparar el clásico de Wyler con la obra de Wright, a pesar de las casi cinco décadas que las separan: ambas explican las destructivas repercusiones de una mentira, y encuentran en la descripción de las causas y los efectos de ese bulo la posibilidad de explorar las interioridades de sus personajes. De hecho, sólo el blanco y negro y la presencia de actrices como Hepburn y MacLaine nos avisan que estamos ante una película de los años 60, ya que su actualidad temática y la vigencia de sus formas (mención especial para su inquietante concepción fotográfica) denotan una modernidad sorprendente. Wyler retomó la historia que ya había rodado el año 1936 en Esos tres, y a falta de visionar ese referente, y a pesar de la censura de la época (la versión inicial del guión contenía citas más explícitas sobre la sexualidad de su protagonista), el espectador apenas detecta la base literaria y las distintas refundiciones que sufrió el libreto de Lillian Hellman. Un drama oscurísimo, digno del mejor Hitchcock, que en su último tramo habla de la dignidad, la amistad y la lucha (no solo queer). Una película excelente cargada de una rabia muda, de un miedo que cala. 

------------------------------


RESEÑA DANIEL: La amistad que han llevado Karen y Marta desde hace tiempo ha dado frutos colocándolas como directoras de una prestigiosa escuela para niñas. Pero un día algo sale mal. El mundo que han creado, en el cual todo fluye con una parsimoniosa maniobra, se desmorona de golpe. Todo es culpa de un chisme. Un chisme nacido en los pensamientos más perversos de una niña que repudia todo a su alrededor. La calumnia de Wyler es magnífica. Nos presenta el devenir de dos mujeres, íntimas confidentes, y el tormento al que son entregadas por los dichos de terceros. La presentación de una sociedad conservadora y devastada por los prejuicios, enferma del alma, es el motor que incinera el alma de una de las protagonistas, mientras que su compañera se acoge al desamparo, a la soledad. La calumnia es trágica pero refrescante; una odisea de emociones, de mentiras, de engaños; un soberbio drama que personifica la homosexualidad femenina desde una perspectiva diferente, y que llega a revolver nuestra mente ayudándose de dos soberbias interpretaciones protagonistas y de escenas que quitan el aliento. Fascinante y necesaria. 

------------------------------


VALORACIÓN DE LA CRÍTICA

La sórdida historia de maledicencia a que se ven sometidas dos profesoras fue captada con tanta dignidad expresiva como contención formal. Los contornos precisos de su dramaturgia acaban resultando insuficientes. Fotogramas, Redacción

Esta segunda adaptación de la obra de Hellman resulta más poderosa que la primera en su retrato de las mentiras, las mentiras y sus repercusiones. Emanuel Levy, EmanuelLevy.com

Por ella, no han pasado los años. Aunque resulta demasiado increible su asunción de la credulidad humana. No es perfecta, pero tiene sensibilidad y pureza. Bosley Crowther, The New York Times

Hepburn y MacLaine se complementan a la perfección, aunque esta última ofrece un trabajo más rico y profundo. Una disección de los efectos devastadores de la mentira. Un retrato memorable. Variety, Redacción

NOTA DE LA CRÍTICA

Nota Filmaffinity: 7'9 / Nota IMDB: 7'8 / Nota Sensacine: 8'1 / Nota Rottentomatoes: 8'5
------------------------------


VALORACIÓN DEL JURADO FESTIVAL

El jurado del CSF ha decidido promover el film a  
10 PREMIOS DEL FESTIVAL:

Mejor película
Mejor director: WILLIAM WYLER
Mejor actriz protagonista: AUDREY HEPBURN
Mejor actriz protagonista: SHIRLEY MacLAINE
Mejor actor secundario: JAMES GARNER
Mejor actriz secundaria: FAY BAINTER
Mejor actriz secundaria: KAREN BALKIN
Mejor reparto
Mejor guión adaptado: LILLIAN HELLMAN
Mejor fotografía: FRANZ PLANER

NOTA DEL JURADO

1 comentario:

victor dijo...

Cruda, realista y muy valiente cinta..Una maravilla con los actores muy inspirados. Muy recomendable. Hace tiempo tambien la recorde en mi blog.
Un ssaludo