jueves, 22 de enero de 2015

ÓSCARS 2015: MEJOR ACTOR SECUNDARIO

Los nominados al Óscar al MEJOR ACTOR SECUNDARIO son:


ROBERT DUVALL, por El juez (The Judge)
Datos: Clásico viviente, con Óscar en la recámara, carrera envidiable y locomotora de los grandes título 'made in EE. UU.'. La Academia sabe que a sus 84 años Duvall nunca volverá a estar presente aquí, por lo que su nominación recuerda a las de Von Sydow por Tan fuerte, tan cerca o Newman por Camino a la perdición. Un bonito broche final para un actorazo como Duvall.
Estadística: Para situar su única estatuilla hay que irse al año 1983 (Tender Mercies). Por El juez, ha estado nominado a casi todo: mantiene alguna esperanza de romper las quinielas e imponerse en la 'photo finish'.  
A favor: Si algo demuestran las nominaciones de El francotirador es que la Academia sigue siendo la mar de conservadora. El papel de Duvall casa a la perfección con el tradicionalismo que gastan los Óscar: un juez intratable, un padre recio, una escena 'de juicios' que invita a la lágrima, un actor clásico que siempre apetece mencionar, etc. Si estuviéramos en el año 1975, ya tendríamos ganador.
En contra: El juez rema sola en estos Óscar: a sus contrincantes les avalan películas más 'pesadas'. También resta el escaso gancho que la película ha tenido entre crítica y público: nada que ver con el predicamento de Boyhood, Whiplash o Birdman. No tendrá el apoyo de los académicos más jóvenes: su papel resulta demasiado enconsertado y exagerado.

ETHAN HAWKE, por Boyhood (Momentos de una vida)
Crítica del film: Link
Datos: Paso a paso, sin prisa pero sin pausa, sin hacer demasiado ruido... pero Hawke es uno de los actores y artistas más destacados e imprescindibles de su generación. Atrás queda su imagen de 'niño bien' de los 90: no eres consciente que lo echabas de menos hasta que lo vuelves a ver en pantalla... y en Boyhood, pagaríamos porque fuera nuestro padre.
Estadística: Es la cuarta intentona de Hawke al Óscar, aunque estrictamente no está nominado desde 2002 y Training Day, ya que sus otras candidaturas han venido de la mano de los guiones de Antes del atardecer y Antes del anochecer. Hawke y Linklater, en definitiva, forma una 'dupla' de oro.
A favor: El padre al que da vida Hawke representa el norteamericano de edad media, de clase trabajadora, perfil reconocible y vida más o menos 'estándar': los votantes empatizarán con él. También valorarán la capacidad de Hawke para combinar todo tipo de papeles y registros: va del drama a la comedia, y su personaje tiene muchos matices (cambia vital y físicamente a lo largo del arco temporal que abarca el film). Para qué engañarnos: nos encantaría que ganase.
En contra: Si los premios fueran una pugna matrimonial, es evidente que Arquette ha ganado y por goleada a Hawke: ahí está el 'marcador a cero' del actor, si bien ha estado nominado a todo. No parece que los dos apartados secundarios vayan a recaer en el mismo título, logro que consiguió no hace mucho The Fighter: Boyhood ganará por la mínima, pero no necesita de Hawke para brillar con luz propia (película, director e incluso guion original son apartados más plausible).

EDWARD NORTON, por Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)
Crítica del film: Link
Datos: En Birdman no sólo hay una parodia-referencia a la carrera de Keaton: también se ironiza sobre la fama de intratable, exigente y expeditivo de Norton. Tal vez por eso, Norton es un actor que no ha tenido la relevancia que se esperaba en los 90, a pesar del gancho comercial de éxitos recientes como El ilusionista o El increíble Hulk. Con Birdman tiene la ocasión de acallar bocas y poner los puntos sobre las íes.
Estadística: A sus 45 años y 16 años después de su última nominación por American History X, Norton vuelve al ruedo de los premios. Un regreso por todo lo alto, ya que ha figurado en todas las ternas de la temporada.
A favor: Birdman gana enteros cuando Keaton y Norton se enfrentan, física y dialectalmente: si Keaton se impone, es de justicia que ese 'tête a tête' de la ficción se repita en el cuadro de ganadores. Como gran parte de sus votantes potenciales, su personaje es un actor: debería tener el voto 'amigo' a su favor. Norton está en la retina académica por otra nominada, El gran hotel Budapest: cierta suma de sinergias puede favorecer a Norton.
En contra: Este año hay pocos matices a los que acogerse porque Simmons lo ha ganado todo, o casi todo. El margen de error es mínimo, pero si la brecha se abre, Norton es sin duda el mejor situado. Y pensándolo mejor... ¿los actores no verán en su personaje una visión desvirtuada y negativa de su profesión? A los académicos no les gustan ni los sermones ni los psicoanálisis, por lo que Norton creará alguna que otra antipatía.

MARK RUFFALO, por Foxcatcher
Crítica del film: Link
Datos: Ruffalo ha sido y sigue siendo el eterno secundario. Su apuesta por un cine de relumbrón y palomitero parecía alejarlo del Óscar, pero su trabajo en Foxcatcher es toda una revelación, la promesa de que, en verdad, Ruffalo es un intérprete complejo y completo.
Estadística: Segunda nominación y presencia destacada en la temporada de premios. También ha pisado las últimas alfombras rojas gracias a The Normal Heart.
A favor: Es el actor que firma la transformación física más impresionante del grupo. Encarna los valores del esfuerzo, de la fidelidad, de la deportividad... ¡y es el personaje que sale peor parado al final de la película! Nada que ver, vaya, con el profesor de mano dura de Whiplash. Su Óscar vendría a compensar la no mención de Tatum, si bien, con la nominación de Carell, la ausencia se hace menos evidente.
En contra: Foxcatcher ha perdido enteros al quedarse fuera de la lista de nominadas en la categoría reina. El film atesora una atmósfera tan genuína y extraña que muchos no sabrán cómo interpretar el personaje de Ruffalo: en los Óscar tienen más éxito los papeles homogéneos, sin resquicios.

J. K. SIMMONS, por Whiplash
Crítica del film: Link
Datos: Su cara te suena, pero no sabes de qué. O de qué películas. Sí: cuesta reconocerlo, pero es así de cierto. Por eso tiene todo el sentido del mundo que J. K. Simmons, uno de esos actores que ruedan una media de 4 películas al año, una parte vital del engranaje del gran Hollywood aunque nunca se evindencia su importancia, gane el Óscar al mejor actor secundario. Si hay un secundario de lujo es él. Cuando volvamos a ver cintas oscarizadas como Juno o Las normas de la casa de la sidra nos daremos cuenta que Simmons siempre ha sido un gran intérprete.
Estadística: Se estrena en terreno Óscar y su victoria es casi un hecho: todas las estanterías que no ha llenado en largas décadas de carrera, las ha colapsado en tan solo tres meses.
A favor: Cuando el río suena, agua lleva: Simmons ha culminado la carrera perfecta al Óscar y nada puede dejarle sin el Óscar. Es un caso evidente de 'secundario protagonista', mientras que sus compañeros de nominación son 'secundarios a secas'. Su personaje deja huella, a todos los niveles: cuesta olvidarlo, aunque queramos, algo importante a la hora de reunir el tanto por ciento más elevado de papeletas.
En contra: La guerra Birdman-Boyhood puede afectar a Whiplash, incluso aquí, la baza más firme del film de Damien Chazelle. ¿Un personaje demasiado antipático para el Óscar? Tal vez. Pero poco más podemos escribir en este apartado: Simmons lleva las de ganar.


QUINIELA DE LOS LECTORES (Total votos: 40)
1. J. K. SIMMONS, con 25 votos (62%)
2. EDWARD NORTON, con 8 votos (20%)
3. ROBERT DUVALL, con 3 votos (7%)
4. ETHAN HAWKE y MARK RUFFALO, con 2 votos (5%)

QUINIELA DEL BLOG
1. J. K. SIMMONS
2. EDWARD NORTON
3. ETHAN HAWKE
4. MARK RUFFALO
5. ROBERT DUVALL

Y SI EL BLOG VOTASE...
1. J. K. SIMMONS
2. ETHAN HAWKE
3. EDWARD NORTON
4. MARK RUFFALO
5. ROBERT DUVALL

1 comentario:

Dualidad Alterna dijo...

JK Simmons está excelente en WHIPLASH y es quien debería de ganar.
Bern análisis Xavier.
Saludos