domingo, 1 de diciembre de 2013

LISTA: LAS 15 MEJORES ACTRICES QUE NUNCA HAN ESTADO NOMINADAS AL OSCAR

Terminamos los especiales dedicados a los intérpretes más destacados sin nominación al Oscar-Goya con esta lista de 15 mujeres de distintas nacionalidades, estilos y edades que han coqueteado sin éxito con el tío Oscar. Algunas parece que nunca lograrán ese honor; otras en cambio pueden estar nominadas el próximo enero por algunas de las películas más destacadas de la temporada. Estas son nuestras propuestas:

15. EMMA STONE: Presentó las nominaciones a los Oscar 2012 ayudada por el host Seth MacFarlane, defendió la causa de Davis, Spencer y compañía en Criadas y señoras, aspiró al Globo de oro por Rumores y mentiras y es una de las actrices cómicas más jóvenes y prometedoras de su promoción. Repetirá como 'novia' de Spiderman y el año que viene la veremos en lo nuevo de González Iñárritu y Allen: de seguir así, el Oscar no tardará en llamar a su puerta.
14. ANDIE MACDOWELL: Aunque parezca mentira, MacDowell no siempre ha sido imagen fija de las marcas de cosméticos: de hecho, nunca ha dejado de lado el cine, si bien sus últimas propuestas no han gozado de la fama de Cuatro bodas y un funeral, Vidas cruzadas, El gran halcón, Matrimonio por conveniencia o la palma de oro Sexo, mentiras y cintas de vídeo. Destacamos Las flores de Harrison y Michael: sus nominaciones a los Globos de oro la convierten en una gran citada en la lista de 'no nominadas al oro'.
13. SALLY HAWKINS: Su presencia en el top se debe al desplante que los académicos hicieron a Happy-go-lucky: Hawkins se llevó al Globo de oro a casa, pero el Oscar pasó de largo. Con todo, Blue Jasmine seguramente hará que muy pronto su nombre desaparezca del listado. Pago justo, An Education, El secreto de Vera Drake y Todo o nada, todas ellas nominadas al Bafta, conforman su notable filmografía.

12. DEMI MOORE: Que nadie se escandalice:  nosotros también pensamos que Moore es una actriz bastante limitada. Pero el algodón no engaña, y la ex de Bruce Willis y Ashton Kutcher ha sido una de las más citadas en los MTV. No se entiende que Ghost, nominada a mejor película, no le diese a Moore la nominación que sí consiguió en los Globos de oro (incluso se llevó a casa un Saturn Award). Acoso o Streaptease están lejos de los gustos académicos, pero no hay que olvidar que su breve aparición en Margin Call estuvo en algunas quinielas. Una proposición indecente, La letra escarlata y La teniente O'Neill le dieron una popularidad que compartió con Sharon Stone en los 90, con la diferencia de que Stone sí tuvo su opción al Oscar gracias a Casino. Veremos cuáles son sus próximos proyectos.
11. MARIA BELLO: Actriz norteamericana de apellido italiano que a opinión de este blog merecía candidatura por Una historia de violencia (de hecho, fue una de las secundarias protagonistas de su temporada), sin olvidar sus intervenciones en Gracias por fumar, Word Trade Center, Asalto al distrito 13 o The Cooler. Apareció en 25 episodios de la serie Urgencias y ha aspirado al Globo de oro en dos ocasiones, pero da la sensación de que Hollywood y sus mandamases todavía no han descubierto la gran actriz que es Bello: apostamos por una candidatura suya en menos de diez años.

10. DARYL HANNAH
(Chicago, Illinois, EE. UU., 03/12/1960)
Su primera aparición en la gran pantalla fue a finales de los 70 de la mano de Brian de Palma y desde entonces Daryl Hannah ha sido fiel al cine de género, con menos suerte a lo que premios se refiere con respecto a su compañera Sigourney Weaver. Fue sex symbol de los 80 y últimamente es más conocida por sus excentricidades y sus campañas ecologistas. Como ocurre con muchos nombres citados aquí, su presencia en el ranking se debe a una valoración conjunta de toda su filmografía, aunque en su caso la injusticia es todavía más flagrante: nunca ha aspirado al Globo de oro, tiene un inmerecido Razzie a la peor intérprete por Wall Street y sólo ha sido reconocida en dos ocasiones por los Saturn Awards. Cuesta reivindicar su filmografía reciente (de ahí que sea difícil su incursión en los Oscar, salvo que Tarantino se ponga manos a la obra): destacamos Silver City, la española Two Much, la adorable Magnolias de acero, la taquillera 1,2,3... splash y el clásico de clásicos Blade Runner. Al menos tiene en su haber la pelea femenina más espectacular de los últimos años (y puede que de todos los tiempos): la enfermera de un solo ojo de Kill Bill: Volume 1 y la manipuladora de manual de Kill Bill: Volume 2 son imposibles de olvidar.

9. MEG RYAN
(Fairfield, Connecticut, EE. UU.; 19/11/1961)
Sobrevivir a la etiqueta de 'dama de la comedia romántica yanki' no ha sido tarea fácil para Meg Ryan, últimamente poco asídua a los platós y adicta sin suerte a los quirófanos. 'La novia de América' sí tuvo su noche de Oscar, pero Ryan sigue esperando una nominación que año a año parece más improbable. Hay que bucear en el baúl de los recuerdos recientes para hablar de Algo para recordar, Hechizo de un beso, Tierra prometida, Restauración o French Kiss. Consiguió sillón en los Globos de oro por Cuando Harry encontró a Sally (el imitado orgasmo en la cafetería la hará pasar a la historia), Algo para recordar y Tienes un e-mail (gracias a la informática y al gancho noventero de Tom Hanks).  Prueba de vida, En carne viva, Kate & Leopold o Entre mujeres, todas ellas más recientes, estuvieron por debajo de lo esperado. En el caso de Ryan, no ponemos la mano en el fuego por una futura nominación al Oscar: en todo caso, extraña que en su cúspide creativa, en sus casi dos décadas de romance con la taquilla y la crítica estadounidense, no aspirase ni una sola vez al Oscar. ¿Renacerá Ryan cual ave fénix?

8. EMILY BLUNT
(Roehampton, Londres, Reino Unido; 23/02/1983)
En apenas una década, Blunt se ha convertido en una actriz imprescindible que temporada tras temporada aparece como protagonista o coprotagonista de algunos de los films más destacados de cada curso. De momento no ha gozado de ese papel clave, aunque su salvoconducto al Oscar puede ser cuestión de pocos años más. Muchas de sus propuestas recibieron la atención de los académicos: trabajaba en la misma planta que Hathaway y Streep en El diablo viste de Prada, compartió pantalla con Amy Adams en Sunshine Cleaning y Los Muppets, fue una de las artífices de La pesca del salmón en Yemen, corrió junto a Matt Damon en Destino oculto y enseñó su lado gamberro en dos comedias muy diferentes como Eternamente comprometidos y El amigo de mi hermana. Su opción más firme de cara al Oscar fue de la mano de La reina Victoria, que le dio una de sus cuatro candidaturas a los Globos de oro. Dentro de nada estará en lo nuevo de Rob Marshall y acompañará a Tom Cruise en el thriller Al filo de la mañana. Londinense, pero también norteamericana de adopción: esperamos su nominación al Oscar con muchas ganas.

7. JAMIE LEE CURTIS
(Los Ángeles, California, EE. UU.; 22/11/1958)
La eterna perseguida por Mike Meyers es una mujer de ranking: Un pez llamado Wanda es seguramente una de las películas más divertidas de todos los tiempos, Mi chica traumó a toda una generación de niños y su desnudo en Mentiras arriesgadas, una de las escenas más recordadas de los 90, marcó a toda una generación de adolescentes. Por desgracia, en los últimos años la hija de Tony Curtis y Janet Leigh se ha dejado ver muy poco en películas poco remarcables como Ponte en mi lugar, Una navidad de locos u ¿Otra vez tú? (para el año que viene estrenará la película de la serie Veronica Mars). ¿El motivo? Curtis está plenamente concentrada en su trabajo como escritora de libros infantiles. Con todo, hasta el inicio de siglo su carrera se caracterizó por cierta continuidad y una gran aceptación tanto de público como de taquilla: de ahí que no descartemos su vuelta al ruedo, y por lo tanto un Oscar en el horizonte. 2 Globos de oro de 5 nominaciones y una candidatura a los SAG y a los Emmy son sus principales méritos. Puede parecer una actriz del pasado, pero a sus 55 años recién cumplidos tiene todavía muchísimo que aportar a un cine y a una comunidad cinéfila que la echa de menos.

6. CHARLOTTE RAMPLING
(Sturmer, Reino Unido; 05/02/1946)
67 años dan para muchos y Rampling no ha perdido el tiempo. Su filmografía es una variadísima muestra del mejor cine hecho a lo largo y ancho del planeta: ha trabajado en su Inglaterra natal, en Estados Unidos, en Francia, en Italia, en Canadá, en España y en infinidad de países bajo la batuta de directores muy diferentes. El gran público no conoce su nombre, pero ha disfrutado de Rampling en La duquesa, Nunca me abandones, La lista o Spy Game. Swimming Pool de François Ozon le dio el EFA a la mejor actriz europea, y aunque ha rodado junto a Moll, Cantet, Medem o Solondz no se deja ver mucho por las alfombras rojas. Rampling parece haber rodado lo que le ha dado la gana en el momento que más le apetecía, una estrategia muy sabia en la que no hay espacio para la jubilación. Lo próximo será el díptico ninfómano de Von Trier, aunque ella se ha ahorrado aparecer en las orgásmicas promociones del film. También dará mucho que hablar su pequeña pero clave intervención en Joven y bonita, de nuevo junto a François Ozon (el director que mejor filma a Rampling). El Oscar tendría que dar muchas vueltas y cambiar de mentalidad para acabar en la estantería de Rampling, pero su presencia en la lista es más que merecida.

5. SCARLETT JOHANSSON
(Nueva York, Nueva York, EE. UU.; 22/11/1984)
Aunque muchos se niegan a ver a Johansson como una de las grandes artistas de su generación, su currículum (o lo que es lo mismo: su ficha de IMDB) toca muchos palos: directora de un cortometraje, productora, cantante, uno de los rostros más jóvenes en recibir una estrella en el Paseo de la Fama de Los Ángeles, reputada actriz de doblaje y artista con un Tony teatral, un Bafta y cuatro candidaturas a los Globos de oro. Fue la actriz del 2004 gracias a Lost in Translation y La joven de la perla; en el 2005 estrenó seis películas en España, y a punto de llegar a la trentena ya es una chica Allen, carne de blockbuster con Iron Man y Los vengadores y cara recurrente en publicaciones de moda y rankings frívolos. Un metro sesenta de talento, erotismo y gran capacidad cómica y dramática. Ya es una leyenda de la gran pantalla y para los próximos años tiene muchos títulos y rodajes en la recámara. A los Oscar se los ha criticado muchísimo por no seguir los designios-gustos de la mayoría: algún día los votantes tendrán que dar su brazo a torcer y darle a Johansson el espaldarazo definitivo (tal vez cuando Allen haga con ella lo que ha hecho recientemente con Cate Blanchett en Blue Jasmine). Si Jonah Hill ha estado nominado al Oscar, ¿por qué no Johansson? De momento, su interpretación en Her (o mejor dicho: su voz) ya le ha dado un premio en el Festival de Roma.

4. KIRSTEN DUNST
(Point Pleasant, Nueva Jersey, EE. UU.; 30/04/1982)
Adorable niña en Mujercitas y Jumanji, absolutamente aterradora en Entrevista con el vampiro y posteriormente famosa por películas de escasa relevancia como Así es el amor o A por todas. Antes de besar a Peter Parker en una de las escenas más recordadas del S. XXI, Dunst, ya convertida en mujer, demostró mucho talento gracias a Sofia Coppola y Las vírgenes suicidas. La unión siguió con María Antonieta, film que la llenó de caprichos y de tristeza: el experimento pop-histórico más polémico de los últimos años contaba con una gran interpretación de Dunst, aunque muchos se perdieron ante tanto traje de época y no le dedicaron los halagos que se merecía. Los adjetivos más generosos volvieron con Melancolía: nada sienta mejor a una actriz norteamericana que viajar al otro continente y dejarse seducir-torturar por una garantía de calidad como es Von Trier (tercera actriz dirigida por el danés más popular que consigue la Palma de oro). ¿Y para el futuro? Habrá que esperar. Dunst no tiene demasiada suerte (sus últimos estrenos son casi inenarrables: En la carretera, Un amor entre dos mundos y Despedida de soltera), pero en cuanto encuentre el papel perfecto seguramente escalará posiciones hasta conseguir el Oscar que ya mereció en anteriores episodios. Lo confesamos: Dunst es una de las debilidades de este blog.

3. CAMERON DIAZ
(San Diego, California, EE. UU.; 30/08/1972)
La conocimos como modelo del sello Elite, luego como la melena rubia y las largas piernas que acompañaban las payasadas de La máscara, y posteriormente como actriz de talento cómico con títulos de heterogéneo perfil y gusto dudoso (Algo para con Mary está en el número uno de este top). Tras La boda de mi mejor amigo o Very Bad Things muchos pensaban que lo de Diaz sería cosa de un día, pero luego vino Cómo ser John Malkovich, Los ángeles de Charlie la hizo rica y famosa, y tan pronto estrenaba sandeces palomiteras (La cosa más dulce) como dejaba seducirse por el lado indie de la industria (tremendo trabajo en Cosas que diría con sólo mirarla). La Fiona de carne y hueso no siempre ha tenido suerte (The Box y Miedo y asco en Las Vegas son ejemplos de 'films malditos', Un plan perfecto o La decisión de Anne eran más interesantes de lo que se dijo en su día, etc.), seguramente porque la comedia casi nunca es del gusto académico (de hecho, films muy decentes como En sus zapatos o Vacaciones no estuvieron ni en los Globos de oro). Por Vanilla Sky y la citada cinta de Spike Jonze estuvo a punto de tocar el Oscar: en su caso, la fórmula matemática no funcionó y sus candidaturas al SAG y al Globo de oro no se tradujeron en garantía de Academy Award. Este año ha sorprendido por su papel en El consejero, para muchos el mejor trabajo de Diaz desde Gangs of New York: le deseamos toda la suerte del mundo para la presente y las futuras temporadas de premios.

2. ISABELLE HUPPERT
(París, Francia; 16/03/1953)
El cine europeo tiene su principal escaparate y base de distribución-exhibición en los festivales, si bien cada país cuenta con sus propios premios. Los fallidos EFA no han ayudado a crear un star system europeo, tampoco el hecho de que las corrientes críticas imperantes (casi todas, además, de influencia francesa) destaquen la figura del director-guionista por encima de todas las partes y oficios del cine, pero los escenarios de nuestro continente cuentan con sus propios mitos de la interpretación. Huppert es sin duda la figura más relevante, porque su nombre encierra casi un género cinematográfico, y porque su experiencia la ha convertido en dama del cine de autor de todos los continentes y en musa de primerísimos nombres del séptimo arte (Chabrol y Haneke a la cabeza). Su filmografía está compuesta por casi un centenar de títulos, muchos de ellos inmortales, y aunque representa la integridad, la elegancia y la inteligencia de la clásica actriz gala nunca ha merecido las atenciones de Hollywood, ni tan siquiera por el reciente Amor hanekiano (ello la diferencia de Deneuve o Binoche, actrices tocadas por el Oscar pero que nunca buscaron el premio, ni tan siquiera hacer carrera en Estados Unidos). Para quien escribe, la actriz por excelencia: en su caso, no haber aspirado a la estatuilla y haber ganado todos los premios habidos y por haber (el César o el Premio Donostia entre ellos) es casi una declaración de intenciones, un estandarte más de su abultado currículum.

1. MIA FARROW
(Los Ángeles, California, EE. UU.; 09/02/1945)
Es increíble pero cierto: Farrow, historia viva del cine, nunca ha aspirado al Oscar. Sígueme le dio la Concha de Plata donostiarra. Gracias a dar a luz al mismísimo diablo pasó de ser una intérprete excelente a un mito. Antes de que Luhrmann hiciese de las suyas, Farrow ya estaba en el Gatsby de Jack Clayton. Ha trabajado con los mejores: Jan Troell, Robert Altman, John Guillermin, Michel Gondry o recientemente Todd Solondz. Y su nombre ha quedado asociado a la figura de Woody Allen, con la compartió cama, plató y algunos escándalos que mejor no recordar. Cuando Hannah y sus hermanas se convirtió en la segunda película alleniana más apoyada por la Academia, su protagonista ni aparecía en la terna de cinco elegidas. Por La rosa púrpura del Cairo muchos la daban como aspirante segura, pero se quedó esperando en la línea de salida. Y lo mismo sucedió con Annie, Otra mujer, Septiembre, Días de radio, Delitos y faltas, Zelig, Maridos y mujeres y otros tantos títulos a caballo entre finales de los 70 e inicios de los 90: en ninguno de los aplaudidos repartos del genio neoyorkino estuvo Farrow mencionada entre las mejores. Es difíciles que a estas alturas logre la nominación (de hecho, los más jóvenes la conocerán por la saga Minimoy de Luc Besson), pero Farrow se merece el trono. Esperamos un Oscar de honor para una mujer todoterreno, embajadora de UNICEF y aspirante en siete ocasiones al Globo de oro.

3 comentarios:

Manderly dijo...

Discrepo totalmente con el calificativo de 'mejores actrices' para algunas de las actrices de la lista.
Algunas ya han demostrado en muchas ocasiones lo buenas profesionales que son, sin embargo otras carecen totalmente de talento... o por lo menos aún no lo han demostrado.
Saludos.

marichuy dijo...

Otra gran actuación de Charlotte Rampling bajo la dirección de François Ozon: "Bajo la Arena". Un buen film, por cierto.

Saludos

Felipe Dumas Varon dijo...

Meg Ryan siempre me fascinó. Es una de mis actrices favoritas.
Hubiera sido nominada al Oscar por su papel en When Harry Met Sally y When a man loves a woman.