domingo, 24 de noviembre de 2013

LISTA: LAS 12 MEJORES ACTRICES QUE NUNCA HAN ESTADO NOMINADAS AL PREMIO GOYA

Después de desvelar la lista de los mejores actores no aspirantes al Goya, ahora es el turno de ellas. Y como siempre, 'son todas las que están pero no están todas las que son': a nuestras doce propuestas, añadan los nombres que quieran. Las consideradas aquí reúnen bastantes nexos en común: larga trayectoria en televisión y apariciones en films de éxito que la Academia no trató como merecían. Cuatro madrileñas, tres catalanas, tres andaluzas, una mañica y una argentina: os dejamos con nuestra lista.

12. YOHANA COBO
(Madrid, Comunidad de Madrid; 12/01/1985)
Cobo tuvo su momento de gloria en Cannes, donde fue galardonada como parte del magnífico reparto femenino de Volver. Con todo, fue la única de ese plantel que se quedó sin opción a Goya: Maura, Portillo y Dueñas ocupaban junto a la Gil de El laberinto del fauno la categoría de actriz de reparto. Tampoco tuvo suerte con El séptimo día, para este blog un peliculón. Lo mismo con La vida mancha, otro título colosal pero poco conocido. Y a la espera de saber si su carrera como intérprete tendrá continuidad (no sabemos nada de ella desde Vidas pequeñas), es evidente que Cobo no debería ser recordada por los papeles de niña mona que defendió como pudo en Canciones de amor en Lolita's Club, Arena en los bolsillos, Fin de curso o Bullying. Lástima que a estas alturas no sepamos nada de Tramontana, producción española rodada en la costa holandesa y catalana y único papel protagonista de Cobo en el cine. Nosotros tenemos la intuición de que Cobo dará mucha guerra en el futuro: de ahí a ser aspirante al Goya hay sólo un paso.

11. BELÉN LÓPEZ
(Sevilla, Andalucía; 28/03/1970)
Belén López es una de las caras más agradables del cine español. Por Ismael y 15 años y un día puede conseguir la nominación en breve (del film de Querejeta, Susi Sánchez también podría estar en esta lista), pero su presencia aquí se justifica por la candidatura frustrada de La distancia, film que los académicos ignoraron vilmente. Conocida en las tablas andaluzas, posteriormente reivindicada gracias a populares títulos televisivos como Motivos personales y Pelotas, y transformada en tonadillera con mal fario en Holmes & Watson: Madrid Days y el telefilm pantojil Hoy quiero confesar. Ha participado en una treintena de series para la mal llamada 'caja tonta' (sigue en antena con el culebrón de Antena 3 Amar es para siempre), y sin hacer ruido ya suma tres candidaturas de la Unión de Actores. Lo cierto es que López sigue a la espera de que alguien le ofrezca el papel definitivo en el que demuestre de una vez por todas todo su potencial. Mientras esperamos, disfrutamos de ella en sus cortas pero notables intervenciones en cine, tele y teatro: no nos gustaría que una de las mejores actrices de su generación terminase su andadura sin un Goya bajo el brazo.

10. MACARENA GÓMEZ
(Córdoba, Andalucía; 02/02/1978)
Si hay una intérprete española bizarra, amante del pringue y las tramas retorcidas, esa es sin duda Macarena Gómez. También es de las más queridas: hemos perdido la cuenta de sus 'miniroles' en cortometrajes gore y de sus salidas de tono en La que se avecina. Y de las citadas aquí, puede que estemos ante el nombre que más pronto presumirá de nominación: en el aquelarre de De la Iglesia, su enfermera desatada irradia verdad y maldad por los cuatro costados. Gómez ocupa una parcela muy concreta en nuestra industria: es la reina, por accidente y por decisión propia, de papeles tan complicados como los de drogadicta, salida, loca, enferma, punky y extravagante a distintos niveles. Sus apariciones en Dagon: la secta del mar y Verbo tenían varias horas de maquillaje a sus espaldas. Para Sexykiller precisó de clases extra en el gimnasio. Y en la teleserie Padre Coraje lo dio todo y más. Chapero-Jackson, Vigalondo y Cabezas, y actualmente tiene en cartel Del lado del verano. Para este blog, Gómez merecía nominación como secundaria en tres ocasiones: con la cantante cachonda de El calentito, con el personaje más simpático de la desafortunada Holmes & Watson: Madrid Days y como pesadilla de Hugo Silva en Las brujas de Zugarramurdi. Esa tercera candidatura todavía está por determinar: le deseamos muchísima suerte.

9. ALEXANDRA JIMÉNEZ
(Zaragoza, Aragón; 04/01/1980)
Jiménez tiene chispa, un sentido del humor más chanante de lo habitual y un físico rotundo que la convierte en carne de parodia y comedia romántica. Su nombre aparece vinculado al sello Telecinco-Mediaset casi desde sus inicios: Periodistas, Los Serrano, La pecera de Eva, Cheers y la reciente Familia lo demuestran, así como el film Spanish Movie (Silvia Abril también merece su lugar de honor en este ranking). Finiquitada su etapa como intéprete de adolescente veinteañera (La fiesta), Jiménez ha cultivado la comedia en Fuera de carta, Promoción fantasma, No controles y Las brujas de Zugarramurdi (si bien su papel en esta última es del todo anecdótico). Si la Academia fuese más cachonda, su reinterpretación de la Raimunda almodovariana en el 'Scary Movie' patrio hubiese estado nominada. Sea como sea, tendrá más posibilidades en el futuro: su carrera acaba de despegar. Y ya que estamos...: ¿para cuando una segunda parte de Spanish Movie? Ante la crisis, la risa: por eso necesitamos tanto de talentos como el de Jiménez.

8. NATHALIE SESEÑA
(Madrid, Comunidad de Madrid; 11/11/1967)
Los más jóvenes conocen a Seseña como inquilina del bloque de edificios de La que se avecina, pero el particular rostro de Seseña lleva rondando el cine y la televisión española desde principios de los 90. Hay que buscar mucho para encontrarla en episodios esporádicos de Pepa y Pepe, Farmacia de guardia, ¡Ala...Dina! o Mis adorables vecinos. También para recordarla como estudiante de música en una de las escenas más graciosas de Alegre ma non troppo. Eso sí: la situamos en seguida en el mundo castizo-satánico de El día de la bestia, en el burdel de Airbag, en las discotecas de Atómica, en el vecindario de Marujas asesinas o en la alocada familia de Carne de gallina (estas dos últimas, cintas de culto en la sombra). Seseña se ha dejado ver en títulos de humor de gusto dudoso (de Lo mejor que le puede pasar a un cruasán, Todo menos la chica o Cásate conmigo, Maribel no se acuerda 'ni el Tato'), y ese detalle la ha dejado fuera del alcance de lo 'académico': de hecho, su opción más seria al Goya la tuvo de la mano de La Celestina, por la que fue recompensada por la Unión de Actores. Ojalá la serie de Telecinco le dé nueva vida a su carrera: ha aportado mucho a la comedia patria.

7. NATALIA VERBEKE
(Buenos Aires, Argentina; 23/02/1975)
De apellido belga, orígenes chés y carrera como actriz en España. Verbeke fue uno de los rostros más bonitos de principio-final de siglo, periodo en el que sumó tanto éxitos como fracasos profesionales: las series El pantano y Al filo de la ley no funcionaron, pero la audiencia sí respondió positivamente con Los Serrano y Doctor Mateo. Debe principalmente su fama a El hijo de la novia, el primer bombazo argentino en los cines españoles, y a los exitazos de taquilla de las comedias generacionales-fundacionales El otro lado de la cama y Días de fútbol, sin olvidar su trabajo en la rentable Nadie conoce a nadie. En la balanza de sinsabores están Un buen novio, thriller fallido pero que le abrió muchas puertas, la pobre comedia Carretera y manta o la muy deficiente El punto sobre la I. Formó parte del grupo de chachas parisinas de Las chicas de la sexta planta, repartía formularios a los candidatos de El método, puso voz a la animada El Cid: La leyenda y estuvo en la intriga de GAL. De momento, está desaparecida en combate: su última aparición fue en un capítulo del reality-escaparate bizarro-costumbrista Alaska y Mario.

6. NEUS ASENSI 
(Barcelona, Catalunya; 04/08/1965)
Asensi se prodiga poco en la actualidad, seguramente por aquello de que las actrices de más de cuarenta y tantos tienen difícil mantener su puesto de honor en la industria, pero en los 90 fue uno de los rostros más importantes de la pequeña y la gran pantalla. Trueba la montó en la troupe de La niña de tus ojos, pero la suerte goyesca de la película no se acordó de ella. Armero, Sáenz de Heredia y García Sánchez la moldearon como intérprete cómica, y la pescadera de Torrente, el brazo tonto de la ley la convirtió en mito guarro (gracias, en parte, al mítico baile salsero junto a Santiago Segura). Torrente fue para Asensi un arma de doble filo: si bien hizo posible su aparición en El corazón del guerrero y Arachnid, también la encasilló en cierto personaje 'de barrio' y 'de brocha gorda' como los de Marujas asesinas, El robo más grande jamás contado, El oro de Moscú, Escuela de seducción o Locos por el sexo. Sin la banda de sex symbol, parece difícil que Asensi vuelva al trono (algo parecido le ha sucedido a Beatriz Rico entre otras): su última aparición fue en Los muertos van deprisa... y de eso hace ya tres años. Porque nos encantan sus papeles en los films de Monzón y porque Marujas asesinas nos parece una joya 'chonil', Asensi mereció y merece su hueco en los Goya.

5. CLARA SEGURA
(Barcelona, Catalunya; 1974)
Licenciada por el Institut del Teatre barcelonés y vinculada a la escena catalana, tanto televisiva como teatral: no por casualidad, sus únicos premios hasta la fecha los ha recibido en casa como el Gaudí a la mejor actriz de reparto por Les dues vides d'Andrés Rabadán o el Butaca por El somni d'una nit d'estiu. Por Mar adentro se quedó fuera de los puestos de honor porque la distribuidora del film no encontró espacio para ella en las tres candidaturas actorales femeninas (Rueda, Rivera y Dueñas ganaron), y por Una pistola en cada mano el overbooking de posibles nominadas terminó beneficiando a la catalana más veterana (ganó Peña). Por Els nens salvatges volvió a aspirar al Gaudí y estará seguramente en la próxima alfombra roja de esos premios por Tots volem el millor per a ella. Por el camino, Segura ha firmado Mil cretins de Pons, la profesora mala de Tres metros sobre el cielo o uno de los rostros más divertidos de Excuses! Pocas veces las grandes damas de Barcelona y alrededores llegan hasta los Goya (a Segura se suman nombres como Àgata Roca o Vicenta N'Dongo), seguramente porque en Madrid todavía muchos se resisten a ver películas locales con su versión original en catalán, gallego o vasco subtituladas en castellano, y colateralmente no se valoran los star system paralelos (de ahí la importancia de la victoria de Pa Negre). Con o sin Goya, hay que reivindicar su carrera.

4. LETICIA DOLERA
(Barcelona, Catalunya; 23/10/1981)
En persona Dolera es menuda, angelical y calmada, pero en pantalla grande le gusta explotar su parte más oscura y gamberra: sus desatados roles en Imago Mortis, Los últimos días y sobre todo Rec 3: Génesis la han convertido en gran dama del nuevo fantástico español y ya es lo más parecido a una Sigourney Weaver ibérica de gran potencial. La hemos visto en algunas de las series con más seguimiento de la última década (Al salir de clase, Hospital Central, Los Serrano, El barco), sabe hacernos reír (El otro lado de la cama, Spanish Movie, Semen, una historia de amor) y su talento la ha llevado a ponerse al otro lado de los focos y defender la dirección de tres cortos muy interesantes (A o B, Lo siento, te quiero y Habitantes, este último visto en la última edición de la Seminci vallisoletana). Poco queda de la hija que Puigcorbé buscaba desesperadamente en Besos de gato: Dolera demostró en De tu ventana a la mía que sus posibilidades dramáticas no tienen límite. Actriz del presente pero sobre todo del futuro: a punto de estrenar Kamikaze y a falta de saber la suerte que correrá la raruna Violet, Dolera está en la lista de actrices que merecen un Goya, un Gaudí y mucho más: de momento, tiene el Sant Jordi a la mejor intérprete española del 2012 por los films de Plaza y Ortiz.

3. MANUELA VELLÉS
(Madrid, Comunidad de Madrid; 16/01/1987)
Pocas actrices pueden presumir de tener un debut en el cine tan esplendoroso como el de Manuela Vellés, aunque finalmente la Ana de Julio Medem resultó demasiado caótica para la Academia. Los votantes tampoco se acordaron de que ella era la hermana de Camino, el film ganador de su temporada. El físico y desgarrado personaje de Secuestrados se selló con otro olvido: no ayudó la fecha de estreno del film, su escasa repercusión en taquilla y la mala fama de cierto cine de género y de terror en saraos como los Goya. Y recientemente Buscando a Eimish tampoco la subió al podio, de nuevo condicionada por la mala fortuna a nivel de crítica y de distribución de la cinta. Ser una de las más jóvenes de la lista es un dato a tener en cuenta (su nominación está al caer), pero el tercer puesto del ranking está totalmente justificado: sus opciones anteriores a las distintas ternas eran cantadas, merecidas, esperadas y finalmente truncadas por factores que se desconocen. Somos gente honrada y Al final todos mueren han sido sus últimos estrenos, y en la recámara tiene la teleserie Galerías Velvet que la confirmará seguramente como uno de los rostros de la pequeña pantalla más cotizados (ha formado parte de los casts de Hispania y La Señora).

2. PETRA MARTÍNEZ
(Linares, Jaén, Andalucía; 24/06/1944)
Cuando La soledad ganó por sorpresa el Goya hace un lustro, la gran mayoría fue a las salas para descubrir ese film pequeño pero matón que casi nadie había visto en su estreno estival. Lo mismo sucedió con Petra Martínez, actriz que descubrimos a sus más de 60 años y que en poco tiempo se ha convertido en un rostro esencial del cine, la televisión y el teatro de este país (para ver algo similar hay que remitirse a la figura de María Galiana y al éxito de Solas el año 1999). Martínez, principalmente vinculada al mundo del teatro, ha merecido la nominación al Goya en varias ocasiones: ahí está el cariñosísimo personaje de Nacidas para sufrir o su participación en La noche de los girasoles. No se entiende que el entusiasmo del film de Rosales no se tradujese en una candidatura para ella. Tampoco que la anciana del bloque que vigilaba Tosar en Mientras duermes no figurase entre los mejores trabajos secundarios de su año. La mala educación, Noviembre, Que se mueran los feos y sus breves apariciones en Sólo mía, Salvajes y Gente Pez completan una filmografía capitaneada por algunos de los cortometrajes más notables de los últimos años: Allanamiento de morada y El barco pirata ganaron el Goya. A falta de Goyas, Martínez cuenta con tres premios de la Unión de Actores: esperemos que su capacidad interpretativa no quede reducida a un galardón honorífico.

1. CARMEN MACHI
(Madrid, Comunidad de Madrid; 21/09/1963)
Mujer polifacética que se dio a conocer al gran público gracias al personaje televisivo de Aída (tanto en 7 vidas como en el posterior spin-off) y que debe casi todo su prestigio como intérprete a las tablas teatrales. Entre tanto, Machi ha aparecido en el parodiado anuncio de los yogures Activia y ha presentado la gala de los Goya. Unos Goya, por cierto, a los que nunca ha aspirado: la granjera de Que se mueran los feos bien merecía un hueco en la selección de actrices de reparto, y con La mujer sin piano merecía presencia en la categoría principal. Este año tiene dos bazas: la portera parlanchina de Los amantes pasajeros y la mujer maltratada de La estrella, aportaciones notables por las que de nuevo figura en las quinielas. Almodóvar la ha sumado a su exclusivo plantel de actrices: ahí están sus apariciones en Los abrazos rotos y Hable con ella, sin olvidar la mítica concejala antropófaga del famoso cortometraje. También la hemos visto en títulos de corte muy parecido, cuanto menos vecino al del manchego, como Descongélate o Torremolinos 73. Hasta hace poco era un rostro secundario, pero ahora es sin duda una de las grandes de la escena española: en el momento en que algún valiente sepa escribirle a Machi el personaje que se merece (Rebollo y Almodóvar parecen los mejor dotados), Machi subirá al escenario a por su cabezón.

1 comentario:

Mervibora dijo...

Aitana Sánchez-Gijón
Emma Penella
Amparo Soler Leal
Mary Santpere
Gemma Cuervo
Esperanza Roy
Mónica Randall
Marta Fernández Muro
Amparo Larrañaga
Alicia Borrachero
María Adánez
Dafne Fernández