miércoles, 6 de febrero de 2013

OSCARS '13: MEJOR ACTRIZ PROTAGONISTA

Las nominadas al Oscar a la mejor actriz protagonista son:


JESSICA CHASTAIN, por La noche más oscura
A favor: El de Chastain es el trabajo más difícil. Porque su personaje es un misterio. Interpreta a alguien y al mismo tiempo a nadie. El ejercicio de vaciar el personaje, de reducirlo a los impulsos más básicos, y al mismo tiempo llenándolo de matices con sus gestos, es una de las composiciones más complejas jamás realizadas. Estamos ante una interpretación de matices que obliga al espectador a replantearse quién es y qué se esconde detrás de Maya. Los Oscar valoran lo explícito, lo teatral; Chastain toca el cielo optando por la contención, los pequeños detalles que marcan su desgaste físico y su fortaleza y tenacidad a la hora de dar caza a Bin Laden. Maya en sí es una metáfora de los Estados Unidos y una representación del vacío que impera en cualquier contienda. Y en paralelo a esto, Chastain emociona sin necesidad de maquillaje extra o escenas de descarado lucimiento, algo que sí tiene Lawrence. Chastain se las ve con el personaje más duro, áspero y conceptual. Y en la escena final nos recuerda que es la actriz que mejor ha llorado en la pantalla del cine en los últimos años. Hay que valorar todo ello, admitiendo que su papel dista de seguir los patrones de lo que se viene premiando aquí pero que tiene la hondura suficiente para, dentro de unos veinte años, seguir viendo su premio como un absoluto acto de justicia. No lo tiene todo a favor pero tampoco demasiado en contra: La noche más oscura debería llevarse al menos un premio, ha ganado el Globo de oro, ha estado nominado a todo... y es la única de los 20 intérpretes nominados que repite nominación por segundo año consecutivo. Si Lawrence cuenta con el referente de Los juegos del hambre, Chastain tiene en estos momentos el film de terror español Mamá en el top de taquilla de Estados Unidos: ¿le beneficiará el hecho de ser la actriz del momento?
En contra: Mucho me temo que los académicos no sabrán apreciar todo lo dicho anteriormente. La gente sale del cine alabando a Lawrence, pero el efecto no es el mismo con Chastain. Eso no debe entenderse como que la actriz pelirroja no cumple con su trabajo sino más bien al contrario: el personaje 'tiene que estar sin estar', 'destacar y al mismo tiempo no destacar'. Un discurso, vaya, demasiado complejo para unos académicos que votan en bloque y guiados por el instinto. Mientras que el voto intelectual se dividirá entre ella y Riva, el de Lawrence se fragmentará menos, dato decisivo cuando las tres parten con opciones reales. La polémica que ha salpicado el film desluce de rebote las posibilidades de Chastain. ¿Maya es alguien que realmente existió? Y sintiéndolo mucho, son demasiadas las dudas que rodean tanto a la película como a su interpretación para que la Academia tenga plena confianza en ella. Con todo, y a juzgar por su carrerón (más de diez películas en apenas dos años), lo lógico sería que muy pronto vuelva a estar peleando por el trono.


JENNIFER LAWRENCE, por El lado bueno de las cosas
A favor: Aunque su papel, a proporción, es breve, es también el más desatado, el más extrovertido, el más vistoso, el más inmediato, el más lucido. En una palabra: el más oscarizable. Lawrence ha conseguido que sus 22 años no sean una muralla para el Oscar y los votantes precisamente valorarán la juventud, la frescura y las peculiaridades tanto físicas como psíquicas de su personaje. En ella se intuye la soberbia y la presencia de las grandes damas de la interpretación. Su personaje tiene gancho, y junto al de Wallis es el más positivo. Lawrence es además guapa pero no despampanante, justamente el prototipo de 'normalidad extraordinaria' que busca una industria como Hollywood para el futuro. Lawrence es vista como una actriz potente desde su intervención en Winter's Bone, y su potencial comercial ha quedado confirmado con la excelente acogida de Los juegos del hambre. Puede que no sea la mejor actriz del grupo, pero para Hollywood será la más completa, y urge premiarla. Es la baza más estable con la que cuenta El lado bueno de las cosas, y si se trata de poner sobre la mesa no ya la calidad pero sí las posibilidades reales de ganar el film de Russell lleva ventaja con respecto el de Bigelow. En una categoría con papeles que impactan desde el lado emocional (una anciana en su ocaso, una niña en medio del desastre, una madre de familia en una situación extrema), el de Lawrence es el más alegre y el de Chastain puede ser demasiado conceptual y oscuro. La Academia votará con el corazón y ganará Lawrence, aunque al día siguiente nos estiremos los pelos. Su caso se parece al de Whiterspoon, un buen augurio para ella. Y su victoria en los SAG puede ser decisiva.
En contra: ¿Por qué nadie ha dejado la puerta abierta a que El lado bueno de las cosas pueda irse de vacío? ¿Y por qué se da por sentado que La noche más oscura se irá tal y como vino? Puede que se hayan sobredimensionado las posibilidades de la cinta de Russell y Lawrence puede caer en favor de la otra favorita o del 'joker' que encarna Riva. Lo dicho: su papel es breve mientras que Chastain está en todos los 150 minutos de su película. En el manual de 'lo premiable' típicamente no ha entrado la comedia, y solo se impone esa opción cuando la interpretación dramática en liza cuenta con algunas dificultades extra: el 'pero' de Riva es ser precisamente Riva, pero las posibilidades de Chastain son un misterio. Algunos medios de comunicación estadounidenses no halagan precisamente a la actriz: parece que los detractores de la cinta también restan consistencia al trabajo de Lawrence, mientras que aquellos que no conecten con La noche más oscura sí pueden sentirse atraídos por Chastain.


EMMANUELLE RIVA, por Amor (Amour)
A favor: Riva puede ganar el Oscar por el mismo motivo por el que venció Cotillard: ninguna actriz de la órbita 'Hollywood' se hubiese atrevido a decir 'sí' a un papel tan desglamourizado, tan duro. Riva no simula: es. Ese es su gran mérito. Y no asistimos a una representación de la vejez: somos espías directos y como espectadores somos unos intrusos en una casa que podría ser la nuestra o la de nuestros vecinos. Un realismo que no está al alcance de todos y que este año solo ha conseguido Riva. Vamos a decir lo evidente: puede que sea la mejor, y a veces no valen ni estrategias de voto ni temporadas de premios. Riva es la anciana adorable que la Academia ha mencionado estrictamente por su trabajo en Amour: dudamos que desde Norteamérica se haya querido rendir tributo a Riva por toda su carrera, y prueba de ello es que no han nominado a su compañero Trintignant. Le acompaña la misma esperanza que a Wallis: el hecho de que Chastain y Lawrence sean 'favoritas dudosas' y que este 2012 - 2013 la competición de mejor actriz haya estado más abierta que nunca. Como 'extranjera en un film de habla no inglesa' lo normal sería que hubiese llegado hasta aquí sin medallero destacable, y Riva sí se ha impuesto en un par de asociaciones de críticos que pueden ser decisivas. Aunará el voto europeo, el mismo que la llevó al EFA. La duda es, de entrada, interesante: ¿ganará una actriz joven (Chastain, Lawrence, Wallis) o un mito (Riva) que nunca más podrá volver a luchar por el Oscar?
En contra: Los Ángeles no es Cannes y no premian al estilo EFA, ni tan siquiera como los Bafta. Riva llena lo cuota 'internacional', la misma que abanderaron en el pasado actrices como Imelda Staunton por El secreto de Vera Drake o Penélope Cruz por Volver. Nosotros conocemos a Riva, pero ¿y los votantes? La respuesta no admite debate: no. Y no sirve el ejemplo de Cotillard, porque este año el peso de El lado bueno de las cosas y La noche más oscura es mayor al que en su momento tenían Juno y Lejos de ella. Cuestión de equilibrio: el de Wallis sería un premio prematuro y el de Riva sería un galardón un tanto extraño. Riva encarna la sombra de la enfermedad, la pérdida de la mobilidad... ¿realmente los ancianos académicos querrán enfrentarse a sus fantasmas? Su nominación es más una estrategia por 'sofisticar' la lista de candidatos que una verdadera voluntad por premiar el cine de los márgenes. Si Amour gusta hasta el punto de llevarse más de una estatuilla, lo lógico sería que la medalla fuese a parar directamente a Haneke, por su labor como cineasta o como guionista.


QUVENZHANÉ WALLIS, por Bestias del sur salvaje
A favor: Medio Hollywood está aprendiendo a pronunciar el nombre de la pequeña Wallis 'por si las moscas'. Aquí no podemos remitirnos al devenir de la temporada de premios porque Wallis, bien por ser una niña o bien por no cumplir las normas de algunas asociaciones como la de los SAG, no ha sido citada. Así que hay que ceñirse a lo conseguido en casa del tío Oscar. Que no es poco: cuatro nominaciones, todas ellas sorpresa, para un film diseñado para echar a perder la quiniela del más sabiondo. Solo en un año tan reñido como este la Academia podría marcarse la excentricidad de premiar a una niña de apenas 9 años. La película es ella, así que puestos a convertir alguno de sus ases en premio Wallis encaja a la perfección. ¿Hasta qué punto Wallis interpreta? ¿No nos seduce precisamente por la viveza, la energía y la fisicidad propia de cualquier niña inquieta de su edad? El trabajo de Wallis, en otras palabras, no puede valorarse con los mismos parámetros que sus compañeras, por lo que su nominación es una clara demostración de que tal vez 2013 sea el año de la excepción.
En contra: Sigue la senda de Lawrence en Winter's Bone o Leo en Frozen River: ninguna actriz ha ganado el Oscar con la película indie del grupo. La excepción la marca otra afroamericana, Halle Berry por Monster's Ball, pero si la Academia necesitó 70 años para premiar en esta categoría a una actriz de color parece imposible que ahora entregue el Oscar a una persona fuera de la industria y fuera de la profesión. Los Oscar no saben de edades, pero... ¿no sería demasiado precipitado galardonar una pequeña actriz en ciernes que puede que en el futuro no tenga continuidad dentro del pomposo Hollywood? ¿No supone la presencia de Wallis una intrusión, y su premio no se leería como que cualquiera puede lograr un Oscar? No estar ni en los SAG ni en los Bafta ni en los Globos de oro te deja fuera del Oscar: esa es la fórmula matemática, con un margen de error mínimo. Por estadística, Wallis tiene las de perder.


NAOMI WATTS, por Lo imposible
A favor: Watts logra su segunda candidatura. Los mismos números que Chastain o Lawrence. Pero estas no tienen obras tan sólidas a sus espaldas como Mulholland Drive, El velo pintado o Funny Games. Watts es una actriz con un estilo reconocible que cada año ha dado motivos para estar en todas las red carpets: su presencia nunca ha sido arrolladora pero nunca ha desaparecido de los focos, una constancia que en un 2013 con niña, anciana y actrices 'de moda' en la terna debería valorarse. Lo imposible es un papel físico que apela a la empatía del espectador. No interpreta a una 'mujer', sino a todas aquellas que vivieron en primera persona el terrible tsunami que asoló el sureste asiático: votándola evocarán la memoria de todas las víctimas, un bonito homenaje. Con otro quinteto las cosas serían distintas, pero en el que le ha tocado luchar, por edad e influencia, es la actriz con más peso en Hollywood. Es el papel más 'sufrido', el que entraña una transformación física más radical y una capacidad de expresar mucho con muy pocos recursos corporales a su alcance.
En contra: Hay que tener perspectiva y ser realistas. En España Lo imposible ha sido un exitazo, pero en Estados Unidos no deja de ser una película extranjera que se ha estrenado de forma limitada. Ha sido un éxito en países tan variados como Tailandia, Lituania, Francia, Bélgica, México, Reino Unido y recientemente Portugal, pero todo ello no cuenta: por la misma regla de tres, el Oscar a la mejor película sería para La vida de Pi al tener más de 500 millones de dólares de recaudación internacional, algo que sabemos no es así. Y Watts pelea sola: sus contrincantes luchan por cintas que están presentes en mejor película, y para colmo Watts no ha ganado nada todavía y esta es la única nominación de Lo imposible. Su entrada en la terna se debe a que Riva acabó con las posibilidades de Cotillard (dos francesas por dos papeles en francés hubiese sido demasiado en 'yanquilandia') y que el film de Weisz era demasiado 'especial'. Nada más. La nominación valora su trabajo en el film, algo maravilloso, y abre esperanzas de cara a un posible Oscar, pensando en una tercera nominación casi inminente, por su papel en el biopic de Diana de Gales.


QUINIELA DE LOS LECTORES (Votos: 173)
1. JENNIFER LAWRENCE, con 55 votos (31%)
2. JESSICA CHASTAIN, con 43 votos (24%)
3. NAOMI WATTS, con 36 votos (20%)
4. EMMANUELLE RIVA, con 33 votos (19%)
4. QUVENZHANÉ WALLIS, con 6 votos (3%)

QUINIELA DEL BLOG
1. JENNIFER LAWRENCE, por El lado bueno de las cosas
2. JESSICA CHASTAIN, por La noche más oscura
3. EMMANUELLE RIVA, por Amor (Amour)
4. QUVENZHANÉ WALLIS, por Bestias del sur salvaje
5. NAOMI WATTS, por Lo imposible


Y si el blog votase...
1. JESSICA CHASTAIN, por La noche más oscura
2. NAOMI WATTS, por Lo imposible
3. JENNIFER LAWRENCE, por El lado bueno de las cosas
4. EMMANUELLE RIVA, por Amor (Amour)
5. QUVENZHANÉ WALLIS, por Bestias del sur salvaje


6 comentarios:

Ismael Cruceta dijo...

Para mí quien debe ganar ese Oscar es Emmanuellle Riva.

Joserra dijo...

Ese oscar debería ser para Emmanuelle Riva, pero ganará la pepona de feria.

daniel dijo...

Mi apoyo es sin duda a Riva, aunque si lo gana Chastain no estaría nada mal tampoco ;)

¡Saludos!

Dualidad Alterna dijo...

La Chastain tiene todo para arrasar en proximos años es extremadamente talentosa. Si gana estaria perfectamente bien.
Pero este año deberia ser de Riva. Mencionas algo que cala mucho: "... o un mito (Riva) que nunca más podrá volver a luchar por el Oscar?" Lamentablemente cierto. Pero ojo que por eso no merece el Oscar, ni por su extensa y basta carrera "out of Hollywood" sino por su interpretación del año.

Congrats Xav buenisimo post!!
Saludos a todos desde www.dualidadalterna.com

Isadora Erre dijo...

Quien debiera ganar el Oscar es Riva y no por hacerle un homenaje. Ella debiera ganar porque su interpretacion enmudece. Si no es ella, debiera ser para Chastain, por ser una actriz versatil y porque la pelicula se sostiene en ella como el mundo sobre Atlas. Y Watts est{a extraordinaria, como siempre. Pero el oscar de hoy debe ser para Riva.

Alexia dijo...

E. Riva merece ese Oscar, pero no precisamente porque las demás no lo hayan hecho 'bien' o porque 'ya no pueda lucharla despuès'; simplemente porque su interpretación raya en la perfección, ¡y es que acaso se puede esperar menos con semejante papel! Ahora bien, cuando tienes semejante papel entre manos lo único que puedes cuestionarte es ¿podría superarme a mi misma al interpretarlo? Es obvio que Riva respondería con una contundente negativa a esta cuestión. Las demás... bueno! Chastain, en mi opinión, hizo un mejor trabajo en 'Take Shelter' y Lawrence todavía no lo merece. En el caso de Watts, creo que ya lo has dicho todo.

Saludos. :)