lunes, 31 de diciembre de 2012

RESUMEN: EL CINE DE 2012


1. LOS OSCAR BAILAN AL RITMO DE THE ARTIST
La temporada de premios 2011-2012 fue un duelo entre dos películas que homenajeaban al cine volviendo a sus comienzos con una mirada entre melancólica y creativa: hablamos de La invención de Hugo y The Artist. Finalmente fue la película francesa de Hazanavicius, apellido que nadie supo pronunciar bien, la que se llevó el gato al agua, y la Academia volvió a premiar un cine mudo y en blanco y negro, el mismo que no subía al estrado desde sus tiernos inicios. Con todo, vivimos la gala de los Oscar más sosa en mucho tiempo, por la escasa calidad de las cintas en liza y por el poco glamour que destilaron sus estrellas en taquilla y en las alfombras rojas. No hubo suspense: los Globos de oro, los Bafta, los César, el SAG para Dujardin y los premios de las distintas asociaciones de críticos demostraron que ese año el gordo de la lotería del Oscar caería del bando de George Valentin y el perrito Uggie. La Academia, auspiciándose en el voto preferencial de sus miembros, solo tuvo espacio para dos excentricidades: las nominaciones a Tan fuerte, tan cerca, uno de los títulos más cuestionados del 2012, y El árbol de la vida, la polémica hecha celuloide de Terrence Malick. Por todo ello, no resulta difícil reivindicar Los descendientes y Criadas y señoras como las grandes películas del escaparate Oscar. Nader y Simin, una separación supuso ante el aplauso unánime el primer Oscar para Irán, Meryl Streep y su dama de hierro consiguieron tercer trofeo para la estantería, Rango ganó en un apartado animado donde también figuraba nuestra Chico y Rita, y las categorías técnicas se repartieron de forma casi salomónica entre las obras de Scorsese y Hazanavicius.


2. EL AÑO DEL APOCALIPSIS
Al fin supimos que los mayas se habían equivocado. De todas formas, el cine, que viene preparándonos para la debacle desde tiempos inmemoriables, se ha dejado llevar por la imperante sensación de crisis y apocalipsis mental de nuestros días. No es casualidad que algunas de las películas más interesantes del 2012 hayan sido crónicas de un fin de ciclo, los devenires de un personaje totalmente perdido o crónicas del todo impúdicas sobre la destrucción de todo lo que conocemos. Melancolía, Contagio y otras tantas películas del 2011 nos prepararon para el banquete de desgracias que hemos presenciado este año en los cines. Take Shelter nos hizo viajar a un apocalipsis físico y mental, seguramente el mejor retrato de los miedos del hombre moderno. Holy Motors, con su Monsieur Oscar interpretando varios papeles, proponía una bizarrada sobre la materia líquida del ser humano en un momento de absoluto desaliento. Margaret y Tan fuerte, tan cerca volvieron al escenario post-11S, todavía latente. El adicto al sexo de Shame fue la mejor muestra de las taras afectivas que afectan al hombre urbano de edad media. Clooney en Los descendientes saltaba de isla en isla caribeña igual de perdido. La rusa Elena filmaba la Rusia del 2012 con tintes apocalípticos mientras la española Fin, bajo un envoltorio comercial, nos sumergía en un apocalipsis del todo conceptual que muchos no supieron apreciar. La debacle económica siguió siendo el foco de atención de ficciones comprometidas como El capital y El fraude. Mátalos suavemente y Los idus de marzo, a caballo entre el indie estadounidense y el cine de gran consumo, se atrevieron en tiempos de elecciones a la Casablanca a hablar sobre los agujeros del sistema. Una negrura que también afectó al mundo Bond con Skyfall, su película más shakespeariana, y que siguió con el último Batman de Nolan. Martha Marcy May Marlene, en clave femenina, nos sumergía en las tinieblas de las sectas. Y De óxido y hueso se atrevía a contar a medio camino entre el cine social y el más poético la unión de dos seres desangelados, oscuros y hoscos, poco o nada amables que acaban ganándose la simpatía de la audiencia. Sin contar propuestas ancladas a un cine más austero que se atrevieron a hablar del aquí y del ahora: Profesor Lazhar, Polisse o Una vida mejor. En el cine de 2012, en definitiva, hubo poco espacio para la esperanza, el 'happy end' y el 'feel good'.


3. EL CINE INVISIBLE
En un momento de pérdida de espectadores, el cine ha dejado de ser una opción cultural y de ocio de primer orden. Por ello, la atención cinéfila está cada vez menos ligada a los estrenos de la cartelera y ha reconducido sus intereses y focos de atención a los festivales especializados, plataformas de visionado en streaming, iniciativas vía internet o todo tipo de actos, estrenos, sesiones especiales y muestras de lo más variopintas. Todo vale para encontrar esa joya perdida que nadie se atreve a lanzar por los cauces habituales de distribución. Títulos como Casa de tolerancia, Cairo Time, Las malas hierbas, The French Kissers, Un lugar donde quedarse, Los nombres del amor o Si quiero silbar, silbo, piezas angulares del último cine europeo con presencia en los certámenes de primer orden, llegaron a contadas salas con años de retraso. Directamente en dvd pudimos gozar de obras como A Better Life, Confessions, Usted está aquí, Cash o En sus manos. Ni tan siquiera pudimos ver en pantalla grande Footnote, Bullhead o la eternamente retrasada In Darkness pese a contar con el respaldo de la nominación al Oscar. Chained, Compliance, Maniac o American Mary, todas vistas en Sitges, todavía no tienen fecha de estreno. Y ante este panorama, cada miembro de la blogosfera ha buscado sus vías de escape más o menos legales. Este blog disfrutó muchísimo de Clip y L'âge atomique, todas ellas vistas en el REC de Tarragona. También de Violeta se fue a los cielos, La nostra vita, Tomboy, Patrick 1.5, Snowtown, Le fil, Michael o Atmen (Breathing), obras de lo más sólidas que por ser un cine invisible difícilmente llegan a copar los rankings. Una prueba del interés que suscita este cine de los márgenes lo presenta la reseña publicada en la web de Daisy Diamond, una de las más leídas de estos 365 días de cine no siempre reconocido y reconocible.


4. EL CINE ESPAÑOL SACA PECHO
El cine español siempre es motivo de alegrías y sufrimientos. En esta ocasión hay motivos para estar contentos: casi 110 millones de recaudación y un 17'9% de cuota de pantalla cierra la mejor temporada, los datos más animados desde hace 27 años. Lo imposible, éxito cocinado por Mediaset y refrendado por el apoyo incondicional del público, logró con más de 40 millones de euros en el saco el único fenómeno cinematográfico del año, muy lejos de Amanecer, parte 2 o Los vengadores, otras de las más taquilleras. Las aventuras de Tadeo Jones y sus 18 millones de caja dieron mucha vida al cine animado made in Spain, con la promesa de una secuela y un éxito sin precedentes. Tengo ganas de ti completó la nómina de bombazos al rozar los 12 millones recaudados. Y al otro lado de la balanza, films que funcionaron (Katmandú, un espejo en el cielo, Rec 3: Génesis, Luces rojas, El cuerpo, Promoción fantasma, Grupo 7, The Pelayos y XP: 3D: todos ellos por encima del millón y medio), otros que sorprendieron pese a un austero aparato promocional (Blancanieves logró un millón gracias al boca a boca y al entusiasmo de la crítica, Una pistola en cada mano se convirtió en un fenómeno indie con apenas 45 copias en circulación), y otros de los que se esperaba mayor rédito (Lo mejor de Eva, Todo es silencio, Invasor, Los niños salvajes, las coproducciones ¡Atraco! y la última parte de Astérix y Obélix). Y en términos puramente cualitativos, la película de Berger, la más original, creativa, festiva y reflexiva del año, centró irremediablemente toda la atención de los circuitos críticos, dejando espacio para la notable El artista y la modelo, lo nuevo de Rosales Sueño y silencio o la citada Grupo 7, tal vez la película que causó mayor consenso en su estreno. Un año sin Almodóvar (estará en 2013) y sin Amenábar (tal vez para 2014), pero con suficiente cuerda para seguir al pie del cañón, con apuestas tan variadas y de nombres tanto noveles como consagrados.


5. UN AÑO DE FESTIVALES
Un año de festivales, si bien la crisis obligó a cerrar o reducir los días de competición y proyección de muchos certámenes pequeños. El Festival de Sevilla y de San Sebastián estrenaron director y todo el mundo salió sumamente contento. Es más: en Donosti el cine español brilló acaparando todo el palmarés y concediendo a En la casa de François Ozon una de las Conchas de oro más acertadas en años. Los principales buques insignia del calendario festivalero funcionaron viento en popa a toda vela. Berlín rescató a los Taviani y su César debe morir, pese a todo un título pequeño, menor y cuestionable. Cannes, el gran temómetro para analizar las constantes vitales del cine que se produce a lo largo y ancho del planeta, dio a Michael Haneke su segunda Palma de oro con Amour, posteriormente citada en los EFA y en la carrera a los Oscar. En la Croisette también asistimos al estreno mundial de lo nuevo de Anderson, Resnais, Audiard, Loach, Kiarostami, Carax, Vintenberg, Salles, Garrone o Cronenberg en una sección oficial que sin brillar a plena luz sí dejó contentos a los críticos asistentes. Venecia se puso del lado de la Pietà de Ki-Duk, cineasta coreano premiado el año pasado en Cannes por Arirang. Con todo, el lido veneciano tuvo un único protagonista, la ganadora moral de la última Mostra: The Master de Paul Thomas Anderson. Sitges puso remedio al error del jurado de Cannes y dieron preeminencia a Holy Motors, obra de culto instantánea que, aun proyectándose el segundo día de festival, centró toda la atención de los asistentes. Sundance cayó seducida por Bestias del sur salvaje, y por su parte Toronto hizo lo propio con El lado bueno de las cosas. Y más: Roma galardonó a Marfa Girl, Londres a De óxido y hueso, y Mar de Plata a la rumana Más allá de las colinas.


6. SOBREVIVIR ENTRE 'LO IMPOSIBLE'
En perspectiva, el título No habrá paz para los malvados, último ganador del Goya, puede leerse como un presagio o la amenaza que ha afectado al cine en España. El gobierno ha promovido una subida del IVA del 8 al 21% y ha dejado el cine en la categoría de 'ocio', y no como 'opción cultural'. Todo ello se ha traducido en un encarecimiento de las entradas, una pérdida del 6% de espectadores con respecto el 2011 y una sensación de pesimismo dentro y fuera del sector. El sistema de ayudas al cine español, que previsiblemente tendrá nueva ley en 2013, acabará con la dinámica de subvenciones y ayudas, incentivando en un plazo más bien corto la producción y financiación privada como única vía de escape de nuestra cinematografía. Una sentencia de muerte casi instantánea perpetrada por el PP y su nefasto ministro Wert. Por el momento, 2012 ha sido el año con menos rodajes, tanto cinematográficos como televisivos, un hecho que pronto tendrá sus consecuencias en la cartelera de 2013. Por todo esto, causas como la abanderada por Paco León, al estrenar con éxito Carmina o revienta de forma simultánea en los cines, en Filmin y en dvd, demuestran que otro tipo de distribución y consumo de películas es posible, por no decir necesario. Otro título andaluz, El mundo es nuestro, financiado enteramente con 100.000 euros obtenidos vía crowd funding, consiguió mantenerse 22 semanas en cartel con sesiones a 1 euro y el apoyo de gran parte de la crítica. Datos que contrastan con el tsunami de millones de Lo imposible. La industria cinematográfica española, de nuevo al borde del abismo pero capaz de protagonizar el evento del año. Como el enfermo terminal que vive y sobrevive a trancas y barrancas, pero siempre dispuesto a dar muchísima guerra.


7. EL CINE FRANCÉS, MÁS 'INTOCABLE' QUE NUNCA
El cine francés ha demostrado una vez más su fortaleza en la cartelera española. Aunque hacía muchísimo tiempo que no se producía una unanimidad de asistencia a las salas como la que ha motivado Intocable, cuarto film más taquillero de la temporada. Más allá del ultracitado y sobrevalorado trabajo del dúo Toledo y Nakache, otras comedias de corto alcance como La delicadeza, El chef o La felicidad nunca viene sola contaron con el apoyo de la audiencia, eso a pesar de que otras propuestas más pequeñas como Los nombres del amor, El nombre o Un feliz acontecimiento eran claramente superiores. Este 2012 pudimos ver gran parte de todo lo nominado en los César: Polisse, Declaración de guerra, De Nicolas a Sarkozy y Las nieves del Kilimanjaro entre otras. Las canadienses Café de Flore y Profesor Lazhar tuvieron su espacio en los circuitos de versión original subtitulada, al igual que la belga Hasta la vista. Y a finales de año estrenaron con atino dos grandes bazas del último cine galo: En la casa, el mayor éxito de François Ozon entre nosotros, y De óxido y hueso, aumentado por las posibilidades de Oscar de Marion Cotillard. Holy Motors con solo 15 copias fue la marcianada oficial del 2012 y logró ese raro honor de la modernidad que es convertirse en trendic topic. Menos movimiento causó la fallida Pollo con ciruelas. Y Las chicas de la 6ª planta alegraron la oferta veraniega. Hubo, en definitiva, mucho más que Intocable.


8. 2012: IN MEMORIAM
Este 2012 nos dijeron adiós grandes personalidades del séptimo arte. Se apagó la estrella de Nora Ephron, quien fuera reina de la comedia romántica taquillera con Algo para recordar o Cuando Harry encontró a Sally. La pérdida de Tony Scott, quintaesencia del blockbuster de acción, pilló a todos por sorpresa. Nos despedimos de los eternos Ben Gazzara y Celeste Holm, el oscarizado Ernest Borgnine, los televisivos Kathryn Joosten y Larry Hagman, y el entrañable preso de La milla verde Michael Clarke Duncan. Whitney Houston protagonizó la noticia del año, solo comparable al adiós de otra diva de la canción: Donna Summer. Y ha sido un año negro para gran parte de los nombres fundacionales del mejor cine español. Tony Leblanc nos abandonó casi el mismo día que lo hacía José Luis Borau, director de cine, académico de la RAE y antiguo presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Perdimos galanes de la talla de Sancho Gracia, Juan Luis Galiardo y Carlos Larrañaga. También nos despedimos de Aurora Bautista o Miliki. Un In Memoriam por desgracia muy extenso.


9. 2012: ¿EL PRINCIPIO DEL FIN DEL 3D?
Un mensaje puede que no tan agorero que ya lanzábamos en 2011. El 3D ha confirmado en 2012 su tendencia a la baja. El motivo es fácil de explicar: los jóvenes, principales consumidores de ese formato, han desertado de las salas por la subida de precios y por la fuerza de otras ofertas de ocio. Además, la incansable maquinaria de estrenos obliga a los distintos multicines a reconducir las proyecciones en 3D a sesiones del todo surrealistas, con horarios intempestivos y no siempre en las salas que cuentan con la platea más grande y el mejor ángulo de visión. El estreno simultáneo en digital y en 3D, por lo tanto, no ha producido ni un aumento de cifras ni un cambio a la hora de concebir el cine. Con todo, es muy significativo que dos autores como Scorsese con La invención de Hugo y Lee con La vida de Pi hayan apostado por ese formato. El cine de animación ha sido el que más ha apostado por la imagen tridimensional: Frankenweenie tuvo una incidencia mínima en 3D, y por extensión todas sus compañeras de animación terrorífica como Hotel Transylvania o El alucinante mundo de Norman. El estreno a finales de año de El hobbit: un viaje inesperado con un nuevo sistema de 48 frammes por segundo abre un nuevo debate: ¿quedará el 3D como una opción única para determinadas películas capaces de centrar en momentos puntuales del año la atención de la audiencia, como sucede con Jackson, o bien estamos ante el inicio de un cambio? Con todo, teniendo en cuenta que España sigue a la cola de número de salas digitalizadas, hay que ir con cautela. El 3D, digan lo que digan, está más muerto que vivo, es más minoritario que masivo. Veremos cómo evoluciona en el próximo 2013.


10. CINOSCAR & RARITIES SIGUE CRECIENDO
Este es el último post del año del blog. El número 366. Con lo que salimos a relación de un artículo por día. Una dinámica que con la carrera universitaria a cuestas, conexiones a internet que no siempre funcionan y ciertas dificultades para acceder a todos los estrenos no puede más que leerse en clave positiva. Aunque este espacio sigue siendo muy modesto, sin acceso a preestrenos o al número de lectores de otras webs, quiere seguir siendo un cajón de sastre, cada día esperemos que más ordenado, donde se dé cabida al cine que no siempre es noticia ni genera visitas a tutiplén. El gran seguimiento de los especiales de cine nórdico y de temática queer, la alta participación del concurso Oscar Ranking, el interés que despierta el Cineranking y vuestras muestras de apoyo en el blog y redes sociales son una gran alegría para la web. Cinoscar & Rarities inicia el 2013 muy esperanzado, con muchos proyectos en mente y con la intención de crecer a todos los niveles. Muchas gracias a todos los que este 2013 se han acercado a este espacio para leer, votar en las encuestas o simplemente chafardear las locuras de este administrador. El blog da mucho trabajo, pero gracias a vosotros cada minuto invertido es un absoluto gustazo. A todos vosotros os deseo...


3 comentarios:

Rafa Jimenez dijo...

Buenisimo el resumen del año, desde luego no fallas tio!.
No sera el blog con mas entradas por dia, ni el de mas seguidores... pero desde luego siempre eres de los que mas calidad en las criticas aportas, este o no de acuerdo contigo en muchas, pero es un gustazo leerte.
Y feliz año para ti tambien!

Descubrepelis dijo...

Estupendo resumen del año y gran reflexión sobre el 3D. Feliz año a ti también y un abrazo bien fuerte!

Xavier Vidal dijo...

Muchas gracias a los dos! FELIZ 2013! :)