lunes, 26 de noviembre de 2012

Crítica de DE JUEVES A DOMINGO, de Dominga Sotomayor

DE JUEVES A DOMINGO, de Dominga Sotomayor Castillo (Chile, 2012)
¿De qué va?: Una familia emprende un largo viaje en coche por las carreteras de Chile. Lucía, una niña de 12 años, juega con su hermano pequeño en la parte trasero del vehículo. El padre conduce. La madre ocupa al asiento del copiloto. Y puede que este sea el último viaje juntos.
El dato: La directora Dominga Sotomayor ha filmado su ópera prima con tan solo 27 años. La dirección de fotografía corre a cargo de Bàrbara Álvarez, conocida por su trabajo en la recordada Whisky.
Valoración: En su cortometraje Videojuego la joven realizadora Dominga Sotomayor filmaba en un plano único a un niño jugando con su consola mientras a su alrededor despuntaba la realidad familiar del pequeño. De jueves a domingo sigue una coherencia similar: pasamos de una larga escena sin cortes a una historia que sucede casi por entero en los pocos metros cuadrados de un coche, elemento que da personalidad y aporta claustrofobia a la historia. E igual que en esa pequeña ficción, en el film quedan muy bien delimitadas dos realidades: la de los niños, descrita desde la curiosidad, la hiperactividad, la imaginación y los juegos típicos de la edad; y la de los adultos, cuya relación va oscureciéndose poco a poco hasta estallar en conflicto. La obra de Sotomayor retrata la inocencia de la infancia en un contexto de desencanto: aunque nunca se nos explican con pelos y señales los motivos y el destino del viaje, la directora se acoge al silencio y apela a la intuición del espectador para acercarnos esos dos mundos que conviven y que colisionan, de forma que la magia de uno y el drama del otro se integran de forma enigmática. Tal vez al film le puede demasiado la carga simbólica de la historia y termina descompensándose: la parte luminosa protagonizada por los niños siempre funciona, pero las tiranteces de los padres no acaban de estar bien explicadas. Al final de la cinta Sotomayor viene a decirnos que su road movie es más el retrato de un instante (el lapso temporal del título) con sus posibles consecuencias (cuesta creer que tras lo visto 'todo seguirá igual') que la crónica de una ruptura, a la contra de lo que podría esperarse (en todo momento intuímos que 'algo va a suceder'). En De jueves a domingo podemos tocar la grieta y la mezcla de paisajes humanos y físicos deja cierto poso en la audiencia. Como la mirada de los niños interrogándose qué sucede en el cercano pero inaccesible mundo de los adultos, la película necesita espectadores pacientes dispuestos a espiar y seguir hasta el final a cuatro actores que irradian naturalidad. Sin duda, Dominga Sotomayor es una de las cineastas latinoamericanas más prometedoras.
Palmarés: Tiger Award del Festival de Rotterdam a la mejor película. Alhambra de oro a la mejor película de Festival Cines del Sur Granada.


Si te gusta esta reseña, vótala en Filmaffinity

Nota: 6'5

1 comentario:

Sturm und drang dijo...

Muy buena recomendación. No sabía nada sobre está película. Un blog muy interesante, enhorabuena. Pásate por el mío si quieres.

Un saludo!