viernes, 19 de octubre de 2012

10 MOTIVOS POR LOS QUE 'BLANCANIEVES' CONSEGUIRÁ LA NOMINACIÓN AL OSCAR



Cinoscar & Rarities confía plenamente en que Blancanieves puede conseguir la nominación al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Misión difícil pero no imposible que aquí detallamos en 10 puntos. Pueden leer la crítica del blog aquí.


1. MARCA LA DIFERENCIA: Puede parecer obvio pero también cuenta. Este año 71 películas compiten para ganar el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, la cifra más elevada que ha registrado hasta ahora los llamados Premios de la Academia. El visionado de esas cintas corre a cargo de un comité a parte. Imagínense que son uno de esos miembros y que en apenas dos meses tienen que ver como mínimo un 80 por ciento de ese cómputo, justo la estadística que pide la Academia para que el voto sea válido. Querrán que les sorprendan, que la película que pongan en el sobre les deje mirando a Cuenca, o mejor todavía, a la alfombra roja de los Oscar. Blancanieves es la propuesta que dejará a todos con la boca abierta, por su singularidad y por su capacidad de emocionar. Entre las propuestas en liza hay documentales, films experimentales, dramas de todo tipo y hasta propuestas de género fantástico... pues bien: Blancanieves es todo ello en poco más de hora y media. ¡Ah! Y es la única obra extranjera en blanco y negro y muda. Vaya, que será imposible que los académicos olviden a Carmencita, al gallo Pepe y a la madrastra Encarna.

2. ES ENTERAMENTE ESPAÑOLA: Muchos estamos cansados de ciertas trampas en la categoría de mejor película de habla no inglesa. La Academia pide que cada país sea representado por un film, pero una película no se circunscribe a un solo lugar y en muchas ocasiones es difícil delimitar la identidad y la representabilidad de un film para los Oscar. Esto sucede con cada obra de Haneke: Caché fue descalificada al no considerarse 'suficientemente austríaca', y este año también podríamos discutir si su Amour debe o no pelear otra vez por Austria. Blancanieves no solo no ofrece ningún atisbo de duda al respecto sino que además retrata algo muy español. ¿No debería servir para eso esta categoría, o sea, para dar cabida a ciertos regionalismos o personalidades locales? Muchos creemos que sí, y por eso pensamos que Blancanieves puede y debe acabar las injusticias en contra de España que se cometieron al considerar El laberinto del fauno y Biutiful, en esencia españolas, como producciones mexicanas. Al final eso es lo de menos: seguro que quienes votaron por Mar Adentro no pensaron en la realidad plurilingüe de la cinta. Se votan a las mejores películas, al menos en teoría. Pero Blancanieves contiene una españolidad intrínseca que la define y la realza. Nadie más podría haber hecho esta película. Vaya, que Amour bien podría concursar con la bandera de Austria, Alemania o Francia y nadie se rasgaría las vestiduras. En cambio Blancanieves es 'nuestra Blancanieves', y pensando en una mirada ajena o si se quiere 'turística' la película queda asociada a un país de una forma más intensa respecto el resto de propuestas europeas en juego. Los académicos solo necesitan pensar en las Blancanieves de Tarsem Singh y Rupert Sanders para defender esta idea.


3. EL 'OLÉ' GUSTA: Es casi una continuación del segundo apartado. Nos molesta que asocien España a la playa, la sangría, la siesta, la fiesta, los toros, la tortilla de patatas, el flamenco y poco más. Pero nosotros cuando salimos al exterior somos los primeros en no aplicarnos el cuento y defender o pregonar aquello que se supone es 'español'. Blancanieves retrata un carácter español, el de la envidia y la negrura, que nos atañe a todos. Al mismo tiempo refleja una España muy local, en este caso andaluza, que curiosamente desde Estados Unidos queda generalizado como 'lo español', en mayúsculas. Y al mismo tiempo ese retrato es tan alegre (floklórico, musical, ético, estético) como triste (crítico, gótico, poco complaciente). Con todo esto, no sería de extrañar que el exotismo que despierta Blancanieves en unos ojos foráneos sea su máximo estandarte. Votando a la película los académicos firmarán su carta de amor hacia España, algo que vienen haciendo desde hace muchísimo tiempo porque las relaciones entre la estatuilla y nuestro cine han sido fructíferas y se han intensificado en los últimos años. Y por no salirnos del ruedo: será casualidad o no pero Almodóvar salió por la puerta grande con Hable con ella, una película con un personaje que se dedica al toreo. ¿Ver películas de diferentes países no es asistir a las costumbres, tradiciones y realidades de otros lugares? Almodóvar fue premiado en parte por ser 'muy español' según una mente estadounidense: Blancanieves puede repetir proeza.

4. TIENE DISTRIBUIDORA EN EE. UU.: Estar nominado no es ni un milagro ni una casualidad. Los Oscar son una carrera de obstáculos y hay que trabajar y entrenar. ¿Cuántas veces hemos tenido la sensación desde España que los organismos o las personas de turno no estaban haciendo todo lo posible para luchar por la nominación? Con Blancanieves parece que estamos siguiendo el manual del alumno aplicado: primero, éxito en Toronto; luego, proyección en Los Ángeles; entre tanto, los Weinstein hablando de la película por los pasillos; y de momento en último lugar, su asegurada distribución en el país rey por parte del equipo que ya consiguió poner entre los candidatos al Oscar a la algeriana Outside The Law. Y a lo dicho se pueden sumar sus premios en el Festival de San Sebastián o las reseñas entusiastas que circulan por la red, tanto en español como en inglés. Hay que saber venderse y conseguir que te vean, y seguramente Blancanieves ya corre en el gallinero academicista. El elemento 'distribuidor' es muy importante si tenemos en cuenta que solo Amour e Intocable cuentan a día de hoy con un respaldo similar. Sin una distribuidora que trabaje por un marketing, una campaña de promoción, el ineludible envío de dvds a los académicos y la organización de proyecciones especiales para los miembros con derecho a voto la nominación es una meta muy difícil. Con También la lluvia y Pa negre se hizo un gran trabajo, no hay duda de que El deseo peleó con todo su arsenal para estar en los Oscar con Volver... pero Blancanieves huele a reconocimiento. El hecho de tener distribuidora quiere decir que muchos ven en ella un fuerte frente de cara a la taquilla de los Estados Unidos, algo que no se producía desde la citada Volver y que gana relevancia si pensamos que los Oscar valoran lo comercial, o como mínimo los productos con potencial comercial.


5. LO ESPAÑOL ESTÁ DE MODA: Hay años en los que parece que el viento siempre sopla en contra. Este 2012 la moneda cayó del lado bueno. Así es. Así lo queremos creer. Lo necesitamos, porque la crisis, la subida del IVA y la incompetencia y desdén del PP hacia la cultura se merecen un saco de manzanas envenenadas. Que el cine español copase el palmarés de San Sebastián fue un indicador de lo que puede estar por venir. La moral puede que esté por los suelos pero la industria española pasa un momento de gozo absoluto con los récords de recaudación de Las aventuras de Tadeo Jones y Lo imposible. Y no solo eso: Tengo ganas de ti triunfa en Rusia, ¡Atraco! ha gustado mucho en Argentina, el Indiana Jones ibérico ha desembarcado en Asia pisando fuerte, Copito de nieve ha sido vista por miles de espectadores en Polonia y nuestras producciones siguen dando buenas noticias en sus estrenos más allá de los Pirineos. Blancanieves suma y sigue en este ambiente de positividad sostenida: sin ser un film de éxito, sí ha conseguido mantener número de espectadores en sus primeras tres semanas de exhibición, ha llenado los dos teatros donde la película se ha proyectado con música en directo y ha aparecido en los titulares de muchos medios de comunicación. Sin ir más lejos, Camino y Pa negre nunca fueron éxitos a corto plazo pero sí elevaron la cuota de calidad, la que verdaderamente interesa. Si pensamos que Arrugas tiene el EFA a la mejor cinta de animación a solo un paso o que Lo imposible puede ser la primera película española nominada al Oscar a la mejor película solo podemos llegar a una conclusión: el cine español está en el centro de la noticia. Aprovechémoslo. Y en este 2012 todavía quedan films como Invasor, Fin, El cuerpo y Todo es silencio. Sin olvidar que los Goya producirán el restreno de muchos films y que lo nuevo de Coixet, los hermanos Pastor y Almodóvar se espera para principios de primavera.

6. FRANCIA FIGURA EN LA PRODUCCIÓN: ¡Sorpresa! Una productora independiente francesa está detrás de Blancanieves. Ni qué decir que nuestros vecinos también tienen intereses cruzados creados alrededor de la cinta de Berger. Los franceses quisieron la cinta para Cannes, pero seguro que no la hubiesen situado donde se merecía: en la sección oficial a concurso. Ahora que Intocable ya ha conseguido todo lo que tenía que conseguir (un Oscar para ellos sería una mera cuestión ornamental, de simple orgullo: pese a estar nominados casi siempre, Francia no se impone en casa de tío Oscar desde Indochina), pelear en el bando de Blancanieves no es una locura. Todo sobre mi madre tenía distribución francesa, y eso estuvo detrás de sus reconocimientos en Cannes y en los César además del Oscar. En ningún caso puede establecerse un paralelismo porque Blancanieves no se estrenará en Francia hasta después de la vorágine de los Oscar. Pero su meta pueden ser los EFA del año que viene. Y una nominación al Oscar puede ser su pistoletazo de salida, como sucedió con la belga Bullhead el año pasado. Si creen que el Oscar, como el Nobel u otros, obedece a una cuestión geográfica, Francia con Intocable y España con Blancanieves son los que parten mejor posicionados: la propuesta italiana será demasiado difícil para el paladar yanki, nunca han seleccionado una cinta portuguesa, Haneke puede ser un plato demasiado duro de digerir, el thriller sueco es demasiado comercial, el belga Lafosse no fue nominado anteriormente, Noruega apuesta por un producto de terror bastante extremo y volver a invitar a Dinamarca a la fiesta sería demasiado tras la mención de En un mundo mejor.


7. ¿LA NUEVA THE ARTIST? ¡CLARO QUE NO!: Berger debe estar hasta lo indecible de que comparen su obra con The Artist. No entraremos en el debate de qué película es mejor. Pero sí vale la pena desmontar el prejuicio de que Blancanieves no tiene nada que hacer un año después de que la Academia premiase al film bicolor y silente francés. En primer lugar, The Artist fue vista y promocionada como una cinta norteamericana, y de hecho sus referentes y su cinefilia eran totalmente yankis: Blancanieves se sitúa en otra dimensión. Además, quienes tienen voz en 'película de habla no inglesa' son diferentes a los que deciden la 'mejor película': los que ahora deben votar a Blancanieves no votaron el año pasado a The Artist. En todo caso, la perjudicada directa por el fenómeno The Artist debería ser Intocable, la apuesta gala al Oscar: demasiada 'francofilia' seguida puede superar todos los límites de lo que la Academia considera 'tolerable'. A todo esto, muchos de los que dicen que Blancanieves es mejor que The Artist son precisamente periodistas estadounidenses que vieron el film en Toronto. En todo caso el Oscar se rige a veces por modas: el año pasado fue para Irán y este 2013 es casi evidente que la estatuilla se quedará en Occidente.

8. MARIBEL VERDÚ, MADRINA Y MADRASTRA: Ir a jugar fuera de casa da tanto vértigo que es habitual y comprensible que las diferentes plantillas se escuden en un nombre de importancia internacional. Suecia tiene a Hällstrom, cineasta nominado por Chocolat y Las normas de la casa de la sidra, e Islandia cuenta con Kormákur, responsable del peleado número uno en el ranking norteamericano de Contraband. De la misma forma, muchos países han dejado todas sus esperanzas en las películas que más alegrías les han reportado a nivel internacional: Rumanía ha echado mano de lo nuevo de Cristian Mingiu, Italia ha reciclado a los míticos Taviani, Corea del Sur no ha desapovechado la victoria de Ki-Duk en Venecia, Israel también concurre con su éxito en la Bienale, Hong Kong se basta con citar al mítico Johnnie To y Grecia y su Adikos Kosmos quieren revalidar el oro conseguido en Donosti hace un año. ¿Qué tenemos nosotros? A Maribel Verdú. Que no es poco. Los norteamericanos la descubrieron en Y tu mamá también y hasta el mismísimo Stephen King reivindicó una nominación para ella por El laberinto del fauno. No solo vivimos de Almodóvar y Penélope Cruz. Que Verdú se come con patatas a Roberts y a Theron, las otras malas del reino, es un hecho. Su papel es un caramelo para una actriz, y su interpretación, tan acorde con el tono esperpéntico y exagerado de la película, es premiable en todos los sentidos. A los estadounidenses les gusta tener un referente cercano y Verdú debería ser una vieja conocida: bien pensado, ya tuvieron ocasión de verla en blanco y negro en el Tetro bizarro de Coppola. El año pasado la beneficiada de estos 'lazos de afinidad' fue Polonia e In Darkness: ¿por qué no nosotros en el 2013?


9. SIN ENEMIGOS A LA VISTA: Démosle la vuelta a la tortilla. Confesemos que Blancanieves, siendo mejor o peor según el espectador o el crítico de turno, es un film difícil de vender dentro y fuera de España. Pues aún con esas, Blancanieves sigue teniendo la entidad de 'éxito de temporada'. Al no haber estado en el centro mediático tanto tiempo como las apuestas más cacareadas de otros países tendrá menos tiempo de labrarse enemigos acérrimos, y por lo tanto la sorpresa y el voto académico está casi garantizado. A Blancanieves puede beneficiarle una campaña en la sombra, sin prisa pero sin pausa, sin hacer ruido pero tocando las teclas que hay que tocar y llamando a las puertas que hay que llamar. Sí, son 71 aspirantes, pero por el típico tráfico de influencias ese número podemos reducirlo a unas 20 contendientes... y Blancanieves está en ese grupo selecto. Si pensamos en opciones arriesgadas, de arraigo más europeo que estadounidense, que consiguieron la nominación (la griega Canino o la peruana La teta asustada, esta última con producción española), tendremos ejemplos directos y recientes de hasta qué punto es eficaz 'estar en la carrera sin parecerlo'. Además, hay que tener en cuenta que en Estados Unidos no saben de geografía y que para ellos España es parte de la realidad 'latina'. En estos 8 años en los que España no ha estado nominada en film de habla no inglesa no es casualidad que otras películas hispanohablantes sí hayan logrado la candidatura, incluso directores (recuerden el año de Iñárritu, Del Toro y Cuarón), técnicos (los de El laberinto del fauno) y actores (Barraza y Bichir, más los premios de Cruz y Bardem). La conclusión es evidente: lo 'latino' siempre está en los Oscar, de una forma u otra. Este 2012 no hay ningún actor con posibilidades, Lo imposible centra las esperanzas técnicas y ninguna película suramericana parte como favorita (tal vez la mexicana Después de Lucía cuenta con mayor margen a favor). ¿Conclusión? Todo ello son datos que dan alas a Blancanieves.

10. ¿POLÉMICA? MÁS PUNTOS A FAVOR: No será este escrito el que avive el debate sobre si los responsables de Blancanieves incurrieron en algún delito en relación a los toros utilizados durante el rodaje del film. Blancanieves, en este sentido, gustará a seguidores y a no iniciados en el mundo taurino, e incluso la película puede leerse en clave antitaurina (contar más detalles sería desvelarles partes importantes de la trama que deben descubrir ustedes mismos en la sala de cine). De todas formas, la polémica, tan aguada como la pequeña trifulca que organizó el Opus Dei alrededor de Camino, ha demostrado ser positiva en taquilla y será un aliciente más para descubrirla. En Estados Unidos y en Latinoamérica el mundo taurino es conocido por todos y Blancanieves no tiene las dimensiones de una Brokeback Mountain para ser el centro de una campaña en contra tan feroz como para dejar el film fuera del ruedo del Oscar. Si Blancanieves llega a las pantallas de los académicos con el sello de la polémica tendrán un aliciente más para verla. Y lo más seguro es que tras verla todo ello quede en un plano terciario.


¡MUCHA SUERTE, BLANCANIEVES!

5 comentarios:

Christian dijo...

Ojo, te olvidas completamente de "No". La película chilena tiene un gancho potente al tener de protagonista a Gael García Bernal, además Diego Luna está en labores de producción; ganó premio en Cannes y fue bien recibida en Toronto y San Sebastián; Sony Pictures distriubuirá al filme en Estados Unidos así que tiene una compañía de peso; es hispanoparlante así que en teoría es competencia para los filmes mexicano y español; y lo más importante, está teniendo excelentes críticas, mientras en sitios como Incontention e Idiewire la dan entre las cinco nominadas, por sobre Blancanieves. Así que está bien que resaltes el filme español, que por lo que he visto, parece que es excepcional, pero también falta un poco de investigación para hablar con propiedad sobre los filmes que están en competencia. No solo España está pisando fuerte, Chile lo hace también.

Saludos

Anónimo dijo...

Me mataste con tu artículo...jajaja . Lo bueno es que verás a "No" de Chile o a "Después de Lucía" de México entre las nominadas...Blancanieves se quedará fuera y el declive español en el Oscar extranjero aumentará un año. Ya quiero que sean las nominaciones para echártelo en cara!

Xavier Vidal dijo...

Gracias por comentar!
Christian: Investigué, eso no lo dudes. Ya cuento con que No parte con posibilidades, pero de eso no trataba el artículo.

Anónimo: 'para echármelo en cara'... ¿ahora el diálogo de cine se convierte en una cuestión personal? ¿'declive'? ¿qué declive? Pon tu nombre, por favor, y rebaja los ánimos.

Saludos!

Anónimo dijo...

Claro Xavier!

En todo caso sería injusto que dejaran fuera a "Después de Lucía y a "No". "Después de Lucía después de ganar en Cannes la semana de la crítica ha ganado el premio del jurado de Chicago (empezando a hacer ruido en USA) y en Londres.

Blancanieves de buenas críticas no pasa. A mi la verdad se me hace una quimera ridícula, pero recordemos que el cine es subjetivo. No te esponjes : )

Xavier Vidal dijo...

A Anónimo (que sigue sin dar su nombre):
El texto apunta diez apartados que pueden beneficiar a la apuesta española. Nada más. Si quieres utilizar el texto de pretexto para hablar de otras cosas, hazlo, pero especificándolo.
Y no me esponjo... signifique lo que signifique eso.
Visto que hay mucho interés por el Oscar en habla no inglesa, les prometo nuevos posts que hablen largo y tendido del tema, sin focalizar en Blancanieves. Ahí sí que podremos debatir largo y tendido sobre qué film cuenta o no con más apoyos.
Gracias de nuevo!