miércoles, 9 de marzo de 2011

CARTA A SANTIAGO SEGURA


Querido Santiago Segura:

Siempre hemos sabido de tus artimañas para promocionar tus películas. Muchos hablan de tí como el salvador de nuestro cine. Quizás por esto te estamos viendo, y mucho, y en lugares insospechados, a propósito de Torrente 4, la enésima parte del rancio policía que hace trece años te sacaste de la chistera con bastante ingenio. Lo lógico sería criticarte porque tu película, seguramente, no tendrá ninguna c(u)alidad, nada reseñable. Pero me puede la admiración hacia tí, Santi, siempre tan simpático. Cuando en los momentos pre y postGoyas se hablaba de crisis, tú preferías 'hacer' a 'debatir', y estoy seguro que si todos los miembros del gremio cinematográfico de este país hiciesen lo mismo el barco no adolecería de goteras ni habría que lamentar naufragios. Ahora que la gente del cine parece más refinada que nunca, tú te atreves a conjugar en pantalla las caras de Ana Obregón, Kiko Matamoros o Paquirrín. Hay que tener huevos, y a tí te sobra valentía. Aplaudo tu aplomo por promocionar el film en El hormiguero, asumiendo que las preguntas, dile tonterías, del insoportable Motos son una parada obligatoria del vehículo promocional. Incluso te atreviste a subirte a La noria con la Esteban. Y un día después te vimos en esa lata de formol de tamaño industrial que es Qué tiempo tan feliz, para todos 'el programa de la Campos'. Te atreviste a definir ese espacio como 'un lugar donde puede ocurrir de todo y nada tiene sentido'. No se me ocurre mejor frase. Porque tú, Santi, que parecías el molesto tontolaba de la clase, has resultado ser el genio. Tal es mi simpatía por tí que incluso tengo ganas de ver Torrente 4, a sabiendas que sólo la uno valía y valdrá la pena. Pero qué más da... eres un mago, incluso Gasset cuando ejercía de alquimista retro, loco de la colina en Días de cine, te dedicaba halagos. Admiro también tu capacidad para adelgazar y engordar en cuestión de días. Respeto tu cinefilia, ecléctica y televisiva, y entiendo que a veces hay que dejar las manías a un lado: tú has salvado la cuenta bancaria del cine español en muchas ocasiones. Tu entrega va más allá de poner el logo de tu película en una camiseta: eres capaz de retratar la parte más 'cañí' y vomitiva de nuestro país, encarnando el espíritu de un cine español antiguo, una mentalidad que sigue viva en las calles y que forma parte de tu código cinematográfico. Fuera cachondeos: eres un cronista de la realidad española del 2011, pese a quien le pese. Creo que el público ya está un tanto cansado de Torrente: tú sabes mejor que nadie que segundas y sucesivas partes nunca fueron tan buenas ni tuvieron tanto éxito. Por eso te animo a seguir filmando el circo español y promocionar tu circo en otros tantos circos paralelos, satélites del tuyo. Contigo vuelven las pajillas, el Fary y la roña. También la lucidez del comerciante y el morro del artista popular que piensa en el populacho. 'Con dos cojones', y con cariño, 

Xavier

9 comentarios:

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Valiente planteamiento el tuyo, compa Xavier; ahora que a toda la crítica más exquisita le viene de perlas moler a palos al "torrentero" Segura por su osadía, bien está que también se le reivindique desde la perspectiva del reconocimiento de lo que aporta: visión comercial a ultranza y números garantizados. Su problema es que se apellida Segura, y no Apatow, y, por tanto, no hace NCE (Nueva Comedia Española) que se pueda "destripar" en profundidad a base de sesudos análisis epistemológicos y semióticos. En fin...

Un abrazo y seguimos trasteando.

P.S. dicho lo cual, lo cierto es que a mí el único Torrente que me hizo reir, y mucho, fue el primero. Los dos siguientes, perfectamente prescindibles (salvo para la cuenta corriente de sus productores, claro...).

domive dijo...

Como dice Manuel, muy valiente carta.

Porqué tal vez las pelis pequen de ordinarias o ya no sean lo que fueron, pero a día de hoy, y con almodovar como único referente internacional del cine español, aquí en casa, el que le pone más narices (por no decir otra cosa) a la cosa, es Santiago Segura.

Un saludo!^^

Miguel A.M dijo...

Comparto casi al 100% la opinión de este post. Santiago es un tipo muy inteligente, válido y con seguridad en sus posibilidades. Eso es lo que le ha llevado hasta aquí.

Respecto a la película, pues parodia desmedida, caricatura de brocha gorda que puede gustar más o menos. Respetable de cualquier modo.

Muy buena entrada, un saludo ;)

unpaisdecine dijo...

Considero que Torrente cumple con su cometido, una comedia es para "hacer reir" y por muy ridiúcula o simple que sea Torrente lo consigue con el público. Que me gustaría ver las salas del cine llena con más películas españolas que no sean Torrente, por supuesto. Segura ha comprendido lo que es una Industria, para ganar hay que hacer algo que venda.

Mònica dijo...

Me he reído bastante con tu carta! Más que con las pelis de Torrente. Lo siento, pero es que a mí, ni la primera, ni la segunda, ni la tercera, ni la quarta me quita el sueño...
No obstante, estoy de acuerdo: Santiago Segura es un tipo muy inteligente!
Saludos! :)

eric waits dijo...

Si es un tipo listo ... pero vamos leyendote glosar su capacidad de retratar la sociedad española, parece que estuviesemos ante el nuevo Galdós ... y no es para tanto. O no lo es para mi, vamos. Tal vez me pierdo algo en el modo en que sus personajes se hacen unas pajillas. Yo le veo mas cerca de Esteso que de Berlanga. Saludos.

Marcelo Cafferata dijo...

En el ultimo festival de Cine de Mar del Plata pude verlo en "El gran Vazquez" y realmente Segura salva y levanta completamente la pelicula.
Si, es una pena que algunos queden como encasillados a reiterar personajes cuando por otras creaciones dan sobrada muestra de su talento, pero evidentemente asi es el mundo del cine.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ricardo Baticón dijo...

pues sí, Santiago es un ejemplo a seguir en marketing, en recuperar viejas glorias... no sé, pero cae bien a todo el mundo, algo tendrá. Sludos