jueves, 25 de febrero de 2010

¿ESTÁS EN CONTRA DE QUE HAYA 10 PELÍCULAS NOMINADAS AL OSCAR?

Hace unos meses, justo en el momento que se publicó la noticia, el blog repasaba sus opiniones en contra de tener diez títulos peleando por el Oscar más preciado. Ahora ya tenemos diez afortunadas y es necesario revisar esas impresiones, aportar nuevos matices, reafirmar algunos comentarios y dibujar el posible futuro de unos premios que están cambiando.

Lo que el cinéfilo sabía de antemano era que mayor cantidad no implicaba mayor calidad en la terna de nominados. Las bajas audiencias de las últimas galas demostraban que el planeta Oscar y las inquietudes de las masas iban por caminos distintos, aunque al final la afirmación no fue del todo cierta porque la gala de año pasado superó con creces las cifras de anteriores entregas, demostrando que un buen show siempre atrae a la audiencia y que los Oscar gozan de la misma fuerza y fama de antaño. La no nominación de El caballero oscuro marcó un punto de inflexión en la historia de las estatuillas y este año, casi a modo de lógica y necesaria antítesis, tenemos una gran producción entre los puestos de honor: Avatar, paradigma poco certero de muchas cosas. La salsa del próximo 7 de marzo será ver si Avatar logra o no el Oscar, algo que interesará a gran parte de los aficionados. Los meros seguidores, pese a esto, no saben que mayor cantidad no implica mayor calidad, y he aquí el gran problema. Que Avatar no esté nominada a mejor guión y que no tenga a ninguno de sus intérpretes en la carrera demuestra hasta qué punto la Academia se debate entre premiar lo conocido o valorar lo verdaderamente bueno. Si la cinta de Cameron gana, poco o nada podrán aportar estos premios en un futuro. La Academia lo sabe, y por eso no ganarán los bichos azules que todos conocemos.


Hay una tónica bastante peligrosa que parece dilapidar la esencia del séptimo arte. Parece que, para obtener nominación, previamente hay que haber realizado una buena taquilla, algo que no es justo. ¿Sería District 9 igual de buena sin sus millones de recaudación? ¿Malditos Bastardos no hubiera tenido menos candidaturas en caso de pocas entradas vendidas? El factor económico ha beneficiado a The blind side, la gran sorpresa del año: seguro que sus más de 200 millones de recaudación han animado a más de un votante a dar el campanazo. Todas las demás nominadas obedecen a una estrategia: An education viene a ocupar la cuota británica de siempre, Precious demuestra el affair de la Academia con las pequeñas producciones, Up cubre la presencia animada, The hurt locker y Up in the air son un lógico correlato de los gustos de los Sindicatos, y A serious man es la rebelde del año, la más independiente, la confirmación de que la Academia tiene sus autores fetiche. Mientras, se ha demostrado que la nueva regla no piensa en las películas extranjeras: ¿no se merece La cinta blanca estar nominada a mejor película y director? Con este sistema, La escafandra y la mariposa, por citar un ejemplo, hubiera tenido más nominaciones. Ya no se producirá aquello que tanto nos despistaba: que los cinco mejores directores no dirijan las mejores películas del año. ¿Cómo se quedan si les digo que Mulholland Drive, con Lynch nominado a mejor realizador, hubiera estado nominada al premio gordo de haberse estrenado ahora? Estamos hablando de una de las mejores películas de la década, o sea, de este debate tan intenso entre cine y premios, la pugna entre calidad y cantidad, la batalla entre dinero y medallas.

En definitiva, debe denostarse esta ampliación de nominados porque nada parece aportar al cine en mayúsculas, y sí a las carreras comerciales de títulos discutibles. Sería interesante jugar a adivinar qué cinco películas hubiesen tenido la nominación de seguir con el método de hace un año. ¿Es posible que gane un título que no está nominado a mejor director, antes algo imposible? Este mes que media entre nominaciones y gala final se me antoja un mero período de marketing, una maniobra para ver qué productor da más y quién consigue reunir a más amigos en las papeletas. La lucha está entre The hurt locker y Avatar, o sea, entre dos formas antónimas de ver y entender el cine. El próximo marzo no solo se decide el futuro de los Oscar o su credibilidad, sino también el futuro del cine, de ese cine que verdaderamente necesita nominaciones de este tipo para existir, subsistir y lograr distribución. La categoría a mejor película de habla no inglesa no debería ser la única ventana del cine que se mima en Berlín, Cannes, Venecia o San Sebastián. Llámenme europeísta, quizás antiamericano, pero algo indica que los Oscar no van por buen camino. Meses después, reafirmamos el post de junio: tener diez nominadas a mejor película es una locura. ¿Acaso merecía alguien la nominación el año pasado?

9 comentarios:

Pabela dijo...

El próximo marzo no solo se decide el futuro de los Oscar o su credibilidad
Bueno yo hace mucho que ya perdí mi fe en la Academia y el hecho de que ya sumen 10 títulos, 10!!! bueno me parece que lo dice todo.

Rick Blaine dijo...

El año pasado se quedo fuera la mejor película del año, Gran Torino.
De todas formas si hubieran sido cinco las nominadas, muy posiblemente hubiesen sido las mismas que en dirección. Eso hace que se lleven un premio especial las cinco que no tienen opciones. Una cinta británica (An aducation), una sudafricana (Distrito 9), un filme independiente (Precious) la película de los Coen y por ultimo The Blind side (que para mi era el sitio para Invictus). No creo que este año haya sido por taquilla, pero si abrirá las puertas a películas comerciales en los próximos años...

Leila... dijo...

El año pasado quedaron afuera muy buenas películas: Gran Torino, El Cabllero Oscuro, La Duda, Revolutionary Road (todavía no me explico cómo siendo ésta la película más Oscarizable del año la Academia la ignoró brutalmente), y hasta he oído voces en contra de que Wall-E no estuviera nominada (no es particularmente mi caso... Creo que las que mencioné antes merecían más la nominación). Quizás con la intención de saldar cuenta a ésa situación decidieron volver a el viejo sistema de 10 películas, pero es verdad que cantidad no es sinónio de calidad...

La verdad es que el año pasado fue mucho mejor en cuanto a calidad, y no veo nada muy interesante en los 10 títulos nominados esta ocación...

Realmente si tuviera que elegir la Mejor Película, me quedaría dudando..., simplemente porque ninguna capta mi atención... Espero que Avatar no gane, éso es seguro: es mucho ruido y pocas nueces, a mi parecer... Me inclino quizás a The Hurt Locker, pero aún así no me parece la gran cosa...

Sí, la verdad es que 10 significa nada para mí... Solamente 5 películas que hubieran sido nominadas y otras 5 elejidas por descarte...

Colegueo Productions dijo...

Bueno, es dificil decir si uno está a favor o no de esto, porque por un lado hay más posibilidades de que nominen películas que a uno le gustan, pero por otro lado pocos nominados da mas interes, hasta usted se contradice señor Vidal, por un lado le gusta la idea y por otro no.

De todos modos no ha sido un gran año para el cine, para mi lo han salvado Campanella y Tarantino.

Un saludo

Lara Tuyaret dijo...

Para mi está bueno que haya diez nominaciones, porque le da la posibilidad a más películas de obtener el premio. Al fin y al cabo, sólo es una la que la obtiene, así que ahi no está el problema. Sin embargo, la bara para medir cuál fue la mejor no debería ser la que obtuvo más recaudación, por supuesto. Van Gogh era un excelente pintor y en vida no vendió un cuadro.
Por otro lado, creo que todas los films del mundo deberían tener la posibilidad de acceder a este premio.
Saludos desde Argentina!! Pasate por mi blog Dulce Pururú

Pablo Martinez dijo...

Con todo respeto estimado Xavi, este posteo no tiene ni piez ni cabezas. Llamenme perdido o ignorante, pero a la mitad del artículo me perdí y me confundió: ¿Estas a favor o en contra?

Por otro lado, me es totalmente indiferente si son 10 o 5 las nominadas. La Academia es muy prestigiosa, pero en lo que a mi respecta, por obvias cuestiones de subjetividad y gusto (y no como muchos quieren creer ingenuamente, por ser "objetivo"), no me gustan sus decisiones.
Amigo, el arte es placer, vida, gusto, libertad y compromiso. Tal vez en ese orden. Por lo tanto, es el mejor aliado de la subjetividad.

A veces se dramatiza demasiado el hecho de quién gana el Oscar o quién gana el Golden Globe o lo que sea...
Los espectadores piensan que el mundo se termina si la Academia no premia al que ellos piensan que es el que "lo merece". Pero el 1% de de los que hablan hace algo referido al arte, y ahi es cuando esa minoría da el campanazo y dice "who cares?!"

Que te premien debe ser bellísimo, nadie puede negarlo. Pero no por eso voy a pensar que este año, segun si gana "Avatar" o "The hurt locker" la historia del cine va a dar un cambio de 360°. Al día siguiente todo seguirá igual. Habrán más películas por ver, y el mundo del arte continuará su funcionamiento. Y los únicos que sentirán el "cambio" serán los que tengan o no la estatuilla colocada en su repisa.

Creo que si debo responder a la supuesta pregunta principal del artículo: "si estoy de acuerdo o no", diría, "sí estoy de acuerdo". Por qué?: porque se presta más a una decisión subjetiva y con menos miras a la búsqueda de la "excelencia", cuando ésta solo recide en las opiniónes de cada uno de los seres del mundo. Podrá haber consenso, pero no por eso si mi prima piensa que Haneke "aburre" es una ignorante, o si mi mamá piensa que Up "emociona" es una melancólica.
Ahora, de ahí a decir que esto cambiará la historia del cine.... perdón Xavi, pero en esa no me prendo amigo.

Un fuerte abrazo!

Saludos!

Dialoguista dijo...

Vamos por partes:
Por un lado, los premios, y sobre todo los OScar, son un juego, hay que tomarlo asi, o nos dará bronca. Nunca reflejarán la calidad del cine mundial, de eso ya es momento de que nos enteremos. Tampoco, como ya he comentado en otro lado, nosotros podriamos decir objetivamente qué peli lo mereceria y cual no, ya que nadie a visto todaaaaaaaaaaaaaas las peliculas hechas en el planeta.

Por otro lado, si estoy de acuerdo con que sean 10, siiiiii. Pero no justamente solo 10 nominadas a mejor película, sino 10 nominaciones en todas las categorias. Asi se beneficiaria un poco más, la categoria y por ende, la distribución de películas de otros lares (de todos modos, jamás será lo suficientemenete abarcativo).
Siguiendo lo que decia, que se nominen 10 a mejor películas y 5 a mejor director es una incongruencia, ¿como las 5 películas que no fueron nominados sus directores, pueden ser mejores películas si no lo se considera mejores a su director? ¿Quién hizo la película entonces? ¿yo? ¿el vecino?
Bueno, si fueran 10 las nominadas en todas las areas, estaría de acuerdo, de todas formas, repito, esto es un juego!!!!!!!! Y hay que tomarlo así!!!!!!
Saludos!!!
P.D.: El cine no cambia por esto, hayt mucho cine, enhorabuena, aún alejado de los Oscar, y lo mejor, es que cada vez más gente se esta dando cuenta de eso ;-)

locodelacuadra dijo...

Es increíble como lo único que les importa a la gente de la Academia es el espectáculo que harán en una noche y lo miden según el númerO de espectadores que se atreven a aguantar tal babosada.
El año anterior una película extremadamente sobrevalorada (El caballero de la noche) no fue nominada al premio gordo de la noche sus adeptos se quejaron como nunca a pesar de que se le dió el Oscar al difunto Ledger y ahora gracias al berrinche de estos pubertos tenemos este año 10 nominaciones para evitar perder a los pseudointelectuales como espectadores.

Marcelo dijo...

El problema no es si eligen 5, 10 o 15. El tema es QUÉ eligen.

Vamos, que si eran 15 entraban Invictus, Nine, Crazy Heart, Star Trek y alguna otra.

El problema es que siempre eligen lo norteamericano, y entre lo norteamericano, casi siempre lo peor. The Blind Side no puede ser mejor película ni acá ni en otro plantea y no es cuestión de gustos sino de saber apreciar el cine que está hecho con una mínima noción del arte detrás y el que sólo pretende llenarse los bolsillos.

Pienso en películas americanas como Magnolia, Fight Club, The Matrix, Memento, Mulholland Drive, Adaptation, Big Fish, Eternal Sunshine of the Spotless Mind, Ratatouille o Wall-E, y no puedo creer que no hayan sido ni NOMINADAS.

Y justo se les ocurre meter 10 nominadas en el peor año del cine americano en mucho tiempo. Sin ir más lejos, dos de las tres mejores son Adventureland y Zombieland (junto con Inglourious Basterds).