sábado, 24 de enero de 2009

SERIES 8: WEEDS



Tengo que volver a citar a Dirty Pretty Things para hablar de la hermana deslenguada de Mujeres Desesperadas. Weeds es una propuesta muy modesta que se ha convertido poco a poco en la serie más laureada y seguida de Showtime. Nadie reparó en su presencia porque tuvo la mala suerte de estrenarse al mismo tiempo que Perdidos y Mujeres Desesperadas. Los globos de oro, pero, decidieron premiar de forma inesperada (aunque muy justa) la labor de Mary-Louise Parker en una serie que, tal y como dijo una enrabietada Teri Hatcher, "carece de categoría". Hatcher debe ser inmune a la socarronería de una obra irreverente, original, plagada de un humor corrosivo que hiere y divierte a partes iguales. Weeds es más directa y menos sutil que Mujeres Desesperadas, serie con la que comparte escenarios y algún estereotipo de la acomodada burgesía estadounidense. Es aquí donde deslumbra un reparto excelente que encarna la locura y el caos de un gobierno incompetente (Kevin Nealon), una madre obsesiva con la imagen y el éxito (Elizabeth Perkins) o una juventud sin motivaciones educada en el seno de la MTV y el fast food (Hunter Parrish y Alexander Gould). Weeds es el gran espejo de una sociedad que, a base de creerse superior y avanzada, se convierte en el circo, en el esperpento, en la imitación alterada de sí misma.



En España se han emitido solamente dos temporadas, veintidós capítulos que empezaron como Little Children y acabaron como Reservoir Dogs. La trama de Weeds no contempla saltos en el tiempo pero la deshumanización de los personajes es evidente. En Weeds, el drama y la comedia se entremezclan, de forma que el espectador no sabe si reir, ruborizarse o simplemente llorar ante los contínuos improperios y barbaridades que dicen y cometen los personajes. Weeds es una sátira de la Norteamérica de Bush, una mirada hiperbólica a la realidad política y social de nuestra era. La dicotomía del mundo actual la representa Nancy Botwin, una viuda desesperada que se ve obligada a comerciar con marihuana en su impoluto barrio residencial. Tras la muerte de su marido, el impoluto microcosmos de Agrestic se desgaja y solo vemos dobles identidades, falsas apariencias, competitividad y maldad a raudales. El trabajo de Nancy es el eje de la acción, el centro de una historia tan amoral y desenfadada como el mejor Tarantino. Los seres de Weeds son entes tan absurdos como los de los hermanos Coen. La marihuana es aquí el gran mcguffin para sacar a la luz verdades como puños. Pero críticas y verdades aparte, Weeds es un gran divertimento; los veinte minutos de cada capítulo pasan volando, algo que no ocurría en años. La brevedad del formato puede hacernos creer que estamos ante una serie liviana, pero no es verdad: tras la comedia, existe una tragedia tan amarga como la de A dos metros bajo tierra.



Weeds vino sin hacer ruido y no parece tener fecha de caducidad. La serie va a más tanto en calidad como en audiencia. Lástima que en España se desconozcan las bondades de una serie fresca que va dirigida a un público juvenil y a la vez adulto. España, como es sabido por todos, no aprecia el humor de Weeds, el antónimo perfecto de Aída y demás vulgaridades. Los fans de Weeds somos pocos pero muy fieles. Espero que este escrito sirva para aumentar esta ascendente comunidad de fans. La mala hierba nunca muere, la buena tampoco.



PRÓXIMA ENTRADA: SÁBADO 31, CINCO HERMANOS

6 comentarios:

Sunne dijo...

buena entrada y grande Weeds. a ver si editan ya el tercer dvd y le dejo disfrutar 100% a mi madre de esta serie, lo tiene todo, engancha, tiene humor, argumento y sexo.
Y Nancy esta cada vez más espectacular, tanto como en la serie como atractivamente hablando.

albertaco dijo...

ESta noche gala premios Lienzo e picaso 22:30..saludos espero verte..jeee

Grinch dijo...

Me encanta Weeds, también le dediqué una entrada en mi blog (http://theotherfanboy.blogspot.com/2008/08/malas-hierbas.html). Aunque en abierto sólo han emitido las dos primeras temporadas en Canal+ ya emitieron la tercera y la cuarta no tardará en llegar.

Es una de esas series injustamente desconocidas para el gran público, pero eso tampoco le resta atractivo.
Un saludo!

Pablo dijo...

Hola amigo.
Dandome una vuelta me he encontrado con tu blog, el cual le he visto muy interesante.
Volveré por aquí más a menudo.
Recibe un saludo.
http://pablocine.blogia.com

Antonio López dijo...

Esta serie es buena, si señor. Eso si, menos mal que hay metodos alternativos, porque verla por televesión en España sería imposible entre el maltrato que hacen a las series y la marginación de todas aquellas que no sean para todos los publicos.
Pero lo dicho, excelente serie.

Moltisanti dijo...

Muy buena entrada sobre una de mis comedias favoritas aunque como has dicho, el drama está muy presente en todas partes. Me encantan la serie en general pero si hay que destacar algo, son sus secundariso, Doug y Andy son la creme de la creme. En definitva soy adicto a Weeds :P

Saludos!!!