domingo, 11 de enero de 2009

ANÁLISIS DEL CINE ESPAÑOL

2008: LUCES Y SOMBRAS
Nadie puede negar que la cosecha española a lo largo del 2008 ha sido deficiente. No hemos tenido el estreno ni de grandes títulos ni de grandes autores, pero la cuota de pantalla se ha mantenido gracias a superproducciones de naturaleza híbrida como la nueva entrega de Astérix y Obélix y Mortadelo y Filemón, sin olvidar la agradable cita anual con sir Allen (Vicky Cristina Barcelona) o el insuficiente cambio de registro de De la Iglesia (Los crímenes de Oxford). Todos estos títulos han superado el millón de euros en un año dominado por el cine estadounidense, una tónica habitual que ha encumbrado a Indiana Jones como el producto más rentable de la temporada, por encima incluso del hit El caballero oscuro. Cuando la presidenta de nuestra academia recalque en los próximos Goya que el cine español sigue siendo la preferencia de un público cuantioso, todos olvidaremos que el éxito proviene de obras con financiación compartida con Francia y otros países de Europa. El cine rodado y financiado en España y hablado en español sigue siendo el pobre del vecindario. Ante este panorama desalentador, mi aprecio y afición hacia el cine patrio necesita una purgación, una reflexión en voz que no amaga cierta indignación y resignación. Disparo...

LOS GOYA: GLORIA Y ESPERPENTO
Que levanten la mano aquellos que esperen los próximos Goya con ganas e ilusión. Cualquier quiniela para adivinar las nominaciones y posteriores premios Goya parece inútil porque la Academia sigue premiando lo que le da la gana y como le da la gana. Solo partiendo de esta base podemos entender el ninguneo de Camino en los apartados técnicos, la nominación de El caballero oscuro a la mejor película europea o algunos menciones que directamente dan risa (la nominación de Martín Rivas o de films aún no estrenados como El truco del manco o Retorno a Hansala). La Academia, con sus elecciones y actitudes, da la espalda al público potencial de la gala. Luego oiremos los lamentos de TVE por la poca audiencia del pastiche, aunque TVE también actúa como el verdugo de nuestro cine financiando muchas películas que luego no se emiten por televisión. Craso error: los clásicos se erigen gracias al dvd y a sus pases televisivos. Ya es hora de que alguien diga que El orfanato no ganó el Goya porque estaba financiada por Telecinco. ¿Quién domina a quién: la Academia a TVE o TVE a la Academia?

Los girasoles ciegos se ha visto favorecida por la sequía de cantidad y calidad. Sus quince nominaciones parecen ser el aval más importante para convertirla en la hipotética triunfadora del año. Al otro lado encontramos Los crímenes de Oxford, cuya (injusta) presencia solo evidencía las ganas de los académicos por valorar lo rentable por encima de lo bueno. Solo quiero caminar es una película competente en todas sus nominaciones pero carente de fuerza para ganar. Díaz-Yanes debería aceptar la idea de una tercera derrota consecutiva tras Sin noticias de Diós y Alatriste. Y en último lugar encontramos a Camino, una cinta espinosa que para muchos ha sido la gran incomprendida del año. A Camino le robaron su presencia en los Oscar y los académicos no parecen acceder al campanazo de Javier Fésser. El duelo entre Camino y Los girasoles ciegos , entre el cine diferente y el correctismo eficaz de siempre, es evidente: revisen los resultados de la encuesta que realicé sobre el tema. Este año no hay nada, ni tan siquiera una película comoLa Soledad capaz de meter el gol segundos antes de finalizar el partido. La Soledad es una buena película, pero la Academia la utilizó vilmente para ensalzar un cine diferente que en el fondo ni mira ni admira ni nomina. Los tres goyas de La Soledad (el de actor revelación fue sonrojante) demuestran la hipocresía de nuestra Academia. Igual de tramposas son las nominaciones técnicas de Sangre de mayo o La conjura del escorial. Uno al final no sabe si la Academia detesta o ama a Garci.

La negatividad de mi discurso encuentra un aliado: Vicente Aranda. Aranda, un clásico sin reconocimiento, no pudo esconder su monumental cabreo porque Los Otros, una película en el fondo americana, competió y venció a su Juana la loca, un título cien por cien español. A Aranda le fallaron las formas y la Academia no parece olvidarlo: ni Tirant lo blanc ni Canciones de amor en Lolita's Club estuvieron nominadas. De Aranda, pero, cabe recuperar una idea importante: la Academia debería tomar parte y distingir entre el cine español y el cine extranjero con financiación española. ¿Hasta qué punto se debe valorar la calidad de la película o su contribución a la cultura de España? Cuando los premios cumplieron veinte años, la ganadora fue una obra maestra que (¡horror!) estaba rodada fuera de España y en inglés: La vida secreta de las palabras. No se en qué bando me encuentro, pero si se que Coixet ganó porque su propuesta era la mejor película de ese año. Si todos los Goyas fueran tan justos como ese...

Cada uno debería definir su opinión al respecto. Mientras, Benicio del Toro está nominado por Che: El argentino y Penélope Cruz está en la batalla por Vicky Cristina Barcelona. ¿Falta mucho para ver a un director extranjero recoger el Goya al mejor director? Soderbergh y Allen han estado a un solo paso de lograrlo.

2009: ALIMENTANDO LA UTOPÍA
La entrada del nuevo año nos da la escusa perfecta para olvidar un 2008 terrorífico. León de Aranoa, Gutiérrez Aragón y Gracia Querejeta están a punto de iniciar el rodaje de sus nuevas películas. A todos estos proyectos cabe sumar un cantado duelo Almodóvar-Amenábar (Los abrazos rotos contra Ágora) o las interesantes obras de Fernando Trueba, Julio Medem o Miguel Albadalejo. A riesgo de seguir con el cuento de la lechera, espero que el 2009 nos depare un año de buen cine, un cine que traspase los muros de festivales como los de Málaga y San Sebastián, sepa comercializarse dentro y fuera de la península y logre construir una nueva generación de autores, aquellas caras ahora invisibles que estudian en la ESCAC y demás escuelas. El cine español no puede utilizar la crisis como escusa porque siempre ha estado en crisis. Les animo a ver cine español sean cual sean sus preferencias cinematográficas. Solo viendo nuestro cine se puede hablar y reflexionar sobre él de forma concienzuda y, en el mejor de los casos, encontrar el antídoto a todo este caos.

4 comentarios:

albertaco dijo...

magnífico análisis..ma encantao...está muy bien..to soi de los únicos ke ve cine patrio, es una pena ke kaundo vas al cine hay cuatro o cinco personas, en todas las espñolas ke ido era así, menos al de VCB, es una pena...es un año flojo..aunke aki te dejo kual me hubiese gustado ke ganara:
2008:Las 13 rosas, me gusta muxo, aunque era seguro ke no iba a ganr.
2007:Volver
2006:La vida secreta de las palabras
2005:Mar adentro
2004:ufff dificl decisión, Te doy mis ojos o mi vida sin mi
2003:Hable con ella
2002:Juana la loca, aunek los otros me gusta muxo
2001: El bola
2000: Solas, aunke el manchego lo merecia tb
1999:El abuelo
1998:La buena estrella
1997:Tesis
1996:Nadie hablará de nosotras cuadndo hayamos muerto
1995:Días contados
1994:Sombras de una batalla
1993:Belle époque
1992:Amantes
1991:Ay Carmela!
1990:El niño de la luna
1989:Mujeres al borde de una ataque...
1988:El bosque animado
1987:El viaje a ninguna parte
y muy bien dixo ke para criticar cine español, primero hay ke verlo

Jota dijo...

Muy bien dicho, este año el cine español ha sido muy pobre. Yo sólo destacaría el debut de Vigalondo con "Los cronocrímenes".

En cuanto a los Goya, diré que me parecen una reunión de amigos en la que se premían entre ellos. La nominación de el Caballero oscuro a mejor película europea me parece bochornoso, supongo que asé pensarán que tendrán más audiencia. Al igual que Martin Rivas... En fin, esto es lo que hay.

Buen blog. ¡Un saludo!

Jose Barriga dijo...

Buen Articulo Xavier, aunque no se mucho del cine Español, afirmo que desde hace un par de años no se ven buenas producciones, tampoco entiendo a la critica española, película tras película que se estrena se le impartes las mejores criticas solo por el renombre de su director, esto es algo pésimo la verdad, lo que produce demasiadas expectativas en el espectador y finalmente no se cumplen (véase el caso de Volver). España tiene mucho talento pero debe desprenderse de la idea de querer ser reconocido por la academia para explotar mucho más este talento (si un año una película española no es nominada al oscar se dice que fue un pésimo año para el cine español). Los títulos españoles que según mis gustos brillan por la excelencia son: Princesas, Mi vida sin mi, Hable con ella, tesis, Barrio, La Soledad (me encanta), Todo sobre mi madre, te doy mis ojos, entre muchas otras que aun no recuerdo. Por cierto Xavier en mi blog he seleccionado las mejores 10 partituras del año, espero sean de tu agrado, un abrazo y feliz fin de semana

Grinch dijo...

Cuanta razón tienes, la academia de cine española se ha cavado su propia tumba haciendo lo que le da la real gana.
Esperemos que este año Carmen Machi haga una mejor labor como presentadora que el cansino Corbacho y aunque no he visto casi todas las nominadas espero que gane Camino, que tiene toda la pinta de ser la mejor.
Sigo sin comprender cómo es que Los crímenes de Oxford está nominada a mejor película, y lo de El caballero oscuro como mejor película ¡europea! es para partirse la caja.

Lo peor es que el discurso volverá a repetirse en que el cine español es mucho mejor que el americano y blablabla ¡menos quejarse y más hacer películas como 3 días, 8 citas o la aún por estrenar Planet 51 hombre!